Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • September 2017
    M T W T F S S
    « Sep    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘EE.UU’ Categora

Aquel 28 de agosto de 1963

Wednesday, August 28th, 2013

En el lugar más alejado del memorial, donde la gente estaba menos apretujada, encontré a una vieja negra de pelo grisáceo. Se apoyaba contra un árbol mientras tapaba sus ojos con una mano y lloraba silenciosamente. Me acerqué para interesarme por lo que le sucedía. Se llamaba Hazel Mangle Rivers, nacida en Athens, Goergia, en el sur profundo. Crió en Birmingham seis hijas y dos hijos.
– Es la primera vez que salgo de Birmingham, Alabama, tengo ochenta años y hace un momento, un hombre blanco que iba con prisa me ha pegado un empujón…

–¿Le ha hecho daño? — pregunté creyéndola herida.

– ¡Oh, noooo!- pero me dijo: “Excuse me Madam!” (perdón señora). “He called me…Madam” (Me llamó señora). Nunca me había pedido perdón un blanco y me habían empujado muchas veces. El largo viaje ha valido la pena.

Le ofrecí mi brazo para acompañarla hacia donde iba la marabunta. Lo aceptó y, tras secarse las lágrimas con el revés de su mano, me sonrió con la gracia y coquetería de una Dama del Sur. Quise borrar siglos de afrenta y me despedí de ella con un beso en la mejilla. “Good luck…Madam“.

Extracto de las memorias de Enrique Meneses ‘Hasta aquí hemos llegado’. Tuve la suerte de oír a Enrique contar con todo lujo de detalles aquella jornada histórica en le que Luther King pronunció su famoso discurso. Para mí ese día lo asociaré siempre a las palabras y las fotos de Enrique.

Las caras del terror

Saturday, July 20th, 2013

La portada de Rolling Stone del 2 de agosto traía ya la polémica antes de que llegará ni siquiera el mes de agosto.

 

Rolling Stone Cover

 

Podría ser un cantante indie cualquiera, de esos que mezclan las guitarras con la pandereta. El de la foto es Dzhokhar Tsarnaev, uno de los dos hermanos que causó la matanza del maratón de Boston.

No se ha leído aún el reportaje de ‘The bomber’, pero la portada ha generado una gran indignación en EEUU. Uno de los indignados con la imagen tierna de este adolescente terrorista es el sargento Sean Murphy, fotógrafo del departamento de policía de Boston que participó en su captura y tomó imágenes de la detención. Su reacción ante la portada de Rolling Stone ha sido publicar esas fotografías en el Boston Magazine. El titular no quiere dejar lugar a dudas: La cara real del terror.

Fotografía publicada por el fotógrafo de la Policía de Boston para contrarrestar la portada de Rollig Stone

Fotografía de Dzhokhar Tsarnaev publicada por el fotógrafo de la Policía de Boston para contrarrestar la portada de Rollig Stone

El sargento Murphy se justifica así:

“Como profesional de la ley durante 25 años creo que la imagen de portada de la revista Rolling Stone fue un insulto para cualquier persona que haya vestido el uniforme de cualquier color o organización policial o rama militar, y los sus familiares que han perdido a sus seres queridos en el cumplimiento de su deber (…) Lo que hizo Rolling Stone fue un error. Este chico es el mal. Este es el real ‘Boston bomber’”

Otra de las imágenes publicadas por el sargento Murphy

Otra de las imágenes publicadas por el sargento Murphy

El sargento Murphy ha sido relevado de su puesto tras la publicación de estas imágenes en Boston Magazine, según cuenta el editor de la revista.

Sobre la portada de Rolling Stone, Iñigo Sáenz de Ugarte escribe en su blog:

Las críticas tienen que ver más con un sentimiento muy extendido entre la población. No queremos saber sobre los motivos que llevan a una persona a matar a sus vecinos por razones políticas, no queremos ver su imagen, excepto en los primeros días cuando es inevitable, no queremos que nadie intente explicar, no justificar, sus acciones, no queremos saber cuándo todo se empezó a torcer en la vida de esa persona.
Si cerramos los ojos, podremos imaginar que nada de eso volverá a suceder.

La portada de Rolling Stone da ‘normalidad’  a un terrorista. No es la imagen que todos tenemos asociada a un monstruo: “Cómo un estudiante popular y prometedor fue decepcionado por su familia, se vio atrapado por el Islam radical y se convirtió en un monstruo”, podemos leer en la portada. No hemos leído nada más del reportaje. Pero no queremos ver más. Los monstruos no son normales, no tienen pinta de normales. No alcanzamos a entender que todas estas imágenes son las caras de la misma persona, porque quizá lo que más nos perturba es su normalidad.

Irak, se van los militares, volverán los mercenarios

Thursday, December 15th, 2011

EE UU se retira hoy de Irak ocho años después sin haber alcanzado una clara victoria. Es posible que hayamos asistido a la última gran invasión por parte de un ejército regular en mucho tiempo.

La guerra de Irak ha dejado patente que la victoria en las guerras es fácil de declarar, pero difícil de demostrar. Es paradójico que 8 años después, Obama, que se opuso a esta guerra, acudiera ayer al mismo argumento que Bush: los iraquíes están ahora mejor que en tiempos del execrable dictador Sadam Hussein. Solo un dato: en el año 2000 la esperanza de vida era de 70,74 años; en 2009, de 68,09, según datos del Banco Mundial. Irak sin Sadam es desde luego un mejor Irak, pero no es una disyuntiva ante los ocho años de invasión.

También Obama le copió a Bush en el discurso de ayer otra laguna: Hizo referencia a los soldados heridos — más de 30.000 — y sobre todo a los cerca de 4.500 muertos que ha dejado esta guerra entre sus filas, y ninguna referencia a los más de 100.000 muertos iraquíes.

La invasión de Irak y posterior ocupación ha sido un buen paradigma de las nuevas guerras (acudir siempre en estos casos al libro de referencia de Herfried Münlker): un ejército regular es incapaz de cubrir todos los frentes de una guerra y acude a la contratación de empresas privadas, para dar abastecimiento a sus tropas y sobre todo hacer funciones de seguridad. El ejemplo más mediatico ha sido Blackwater, pero fueron muchas las protagonistas de esta privatización de la guerra, de este negocio ya intrínseco de los nuevos conflictos, cuya presencia se incrementó aún más bajo la administración del premio Nobel de la Paz Barak Obama.

EE UU retira hoy a sus soldados de Irak, pero en enero siguiente habrá una fuerza similar a una brigada (entre 3.000 y 5.000 efectivos) compuesta por empleados de empresas privadas para proveer de seguridad a todo el cuerpo diplomático estadounidense acreditado en Bagdad.

Los protagonistas, ocho años después, siguen siendo los mismos. Blackwater, tras cambiarse el nombre por Xe Service (todo por el tiroteo de la plaza Nisour) y ahora pasar a llamarse Academi, pretende volver a Irak, para dar entrenamiento a las fuerzas de seguridad iraquí, y quizá de nuevo arrancar algún tipo de contrato de seguridad, pese a que el Gobierno iraquí vetó a todos estos mercenarios de su territorio. Sin las fuerzas de EE UU, veremos cuanto tiempo tarda Irak en echar mano de estas compañías — ¿quizá con empleados iraquíes? — para dar seguridad.

La guerra, nunca ha dejado de ser un gran negocio.

Después de Bin Laden

Monday, May 9th, 2011

Ha pasado una semana desde que EE UU liquidará a su enemigo número 1. Quedan y quedarán muchas partes oscuras que resolver; algunas no se aclararán nunca, y seguirán dando pábulo a teorías de la conspiración, entretenimiento sesudo de muchos. Entre las hipótesis sobre la suerte de Bin Laden estos últimos doce años (el terrorista más buscado lo es desde sus atentados patrocinados en Kenia contra las embajadas de EE UU ) pocos imaginaba un final parecido. La mayoría manejaba la hipótesis, tal vez la leyenda de que Bin Laden estaba en una recóndita cueva, en la zona fronteriza entre Afganistán y Pakistán, pero nunca a un centenar de metros de la base militar donde se forma la oficialidad paquistaní.

El futuro de Al Qaeda. Desde el 11 de septiembre se describía a la red terrorista como una estructura descentralizada, nada jerarquizada y por ello más difícil de terminar con ella. La teoría que imperaba era que si se acababa con Bin Laden, Al Qaeda no iba a desaparecer. La red se ha adaptado y cambiado en estos 10 años de acoso en Afganistán, y menos en Pakistán. Perdió su papel operativo, o al menos eso se decía (ahora, según EEUU, la mansión de Abbottabad era el centro de planificación de atentados terroristas). Ganó más su papel como ‘vanguardia’, difusora de ‘ideología’ y si se quiere como franquicia de otros grupúsculos, como los de Irak (el primero en escenificar que se unía a Al Qaeda), o en el Magreb. El nuevo liderazgo, tal vez en manos del egipcio Al Zawahiri, puede generar ciertas disputas entre la central y estos satélites.

Una versión. Hemos tenido una única versión de todo lo ocurrido: la de EE UU. Información empaquetada y lista para consumir. Incluso hemos visto como se vivía desde dentro de la Casa Blanca la ejecución del ‘enemigo número 1′. Con el tiempo, las versiones y ciertas certidumbres irán saliendo a la luz. De momento nos queda, al periodismo, advertir que todo lo que ofrecemos se “según EE UU” y ver los videos de cómo Bin Laden hacía zapping.

La fotografía. La pasada madrugada se emitió la entrevista de Obama en el programa 60 minutes. Fue un adelanto de esta entrevista la que comunicó al mundo que no se iba a difundir la prueba de la ejecución: una imagen de Bin Laden con varios tiros en la cabeza, según la han descrito algunos senadores estadounidenses que han tenido acceso a ella. No parece que nadie cuestione la decisión: casi dos tercios de los estadounidenses están de acuerdo con esta decisión. Tardaremos en ver esta imagen, pero tarde o temprano será exhibida, quizá cuando hayan pasado años y la imagen no tenga réditos ni para Al Qaeda ni sea una amenaza para EE UU que suscite más dudas sobre una operación que poco se sabe.

El primer acto de campaña de Obama. Tras la ejecución de Bin Laden, la popularidad de Obama se ha disparado. Sin embargo le puede perseguir el mantea que acabó con Bush padre: “No es la guerra, es la economía idiota”. Fue Bush I el que perdió la reelección tras haber salido victorioso de la guerra del Golfo. La economía sigue siendo hoy el principal problema percibido por los electores estadounidenses.

Ilegalidades. La ejecución de Bin Laden es todo menos legal: violar la soberanía de un país, condena sin juicio y obtención de pruebas mediante torturas. “En la lucha contra el terrorismo no hay atajos”, dijo un día, subido a una atalaya de moralidad, el entonces jefe de la oposición José María Aznar ante el caso Gal, que ayudó a acabar con el Gobierno de Felipe González. La lucha contra el terrorismo que emprendió EE UU después del 11-S ha estado llena de atajos. Se decidió suprimir la libertad de sus propios ciudadanos en pro de la seguridad; se puso en marcha un sistema de detención ilegal en Guantánamo, donde se aplicó sin ambages la tortura y donde los sospechosos tenían pocas posibilidades de un juicio justo; los drones (aviones no tripulados) de EE UU ha actuado sin impunidad sobre territorio paquistaní, en muchas ocasiones liquidando a simples civiles, operaciones que empezaron con Bush, pero que sobre todo continuaron con Obama. Guerra irregular, respuesta irregular: así ha actuado EE UU sin que nadie se lo haya cuestionado, y con todas las felicitaciones habidas y por haber, incluida la de Consejo de Seguridad de la ONU y la del Gobierno español. Escribe José Yoldi en El País un excelente análisis sobre esta operación: “En ningún momento se trató de hacer justicia sino de escenificar una venganza”. Pasen y lean.

Gerónimo. Se ha escrito mucho sobre el origen del nombre que se dio a la operación. Me quedo con una leyenda urbana: Prescott Bush, padre de Bush I y abuelo del Bush II, sirvió durante la I Guerra Mundial en el fuerte donde estaba enterrado el jefe indio Gerónimo. Se dice, no hay certeza, que robó su calavera, y que está en manos de la hermandad secreta de Yale  Skull & Bones, a la que pertenecieron su hijo y su nieto. Enredemos más el rizo: elegir un nombre así puede ser un guiño a esta hermandad. Las teorías conspiratorias son, sobre todo, entretenidas.

…To the shores of Tripoli

Wednesday, March 2nd, 2011

From the Halls of Montezuma,To the shores of Tripoli (desde los Salones de Montezuma, a las costas de Tripoli): Así arranca el himno de Marines de EE UU, haciendo referencia a las dos primeras misiones en las que se vio implicado este cuerpo de infantería de los EE UU.

La de Tripoli fue la historia de un fracaso. El siglo XVIII acababa, con una nueva nación emancipada de su colonia. EE UU emergía recomponiéndose de su propia guerra de la Independencia. No tenía ni siquiera una Armada capaz de garantizar la seguridad de sus buques comerciales. Fue primero Francia la que le brindó el apoyo naval, defendiendo a los mercantes estadounidenses y de paso meterle el dedo en el ojo a Inglaterra. Los piratas surcaban casi sin problemas el lado sur del Mediterráneo. Tenían como refugio los actuales Marruecos, Argelia, Libia y Túnez. Con Marruecos la cosa se solucionó con un tratado y algunas monedas. Los otros países siguieron siendo bases para ataques a piratas. Todo se solucionaba con dinero, pero al contrario que ahora en Somalia, los secuestros duraban años, a veces décadas, y los capturados pasaban a ser directa y llanamente esclavos.

Corría el año 1801 cuando el Gadafi de turno, Yusuf Karamanli, a la sazón pachá de Tripoli, decidió pedir 250.000 dólares para dejar de atacar a los buques con la bandera estadounidense, cuando el presupuesto de todo EE UU ascendía a unos míseros 22 millones (eran pobres, pero pujantes). EE UU no cedió, y Thomas Jefferson, tercer presidente de la nueva nación, decidió enviar dos fragatas con infantes de marinas (marines), un cuerpo de proyección nacido de un cuerpo creado en la guerra de la Independencia, y cuya misión era proteger buques y realizar desembarcos.

La guerra duró poco más de cuatro años. EE UU no cesó de mandar buques de guerra. Era un empeño personal de Jefferson hacer notar que no era fácil atacar a un buque estadounidense. La nueva nación no podía tolerar que se le amenazara el comercio internacional, ya desde entonces su gran baza. EE UU llegó a desembarcar en tierras libias, y tomó el control de la localidad de Derna. Fue la primera vez en la que la bandera de EE UU hondeó tras una victoria militar fuera de su territorio. Acosado por el avance hacia Tripoli, el pachá firmó un tratado de paz en el que se ponía fin al chantaje de los secuestros.

Más de dos siglos después, otro USS Entreprise, esta vez un portaviones, se ha dirigido a las mismas aguas; también ha enviado al buque anfibio USS Kearsarge; de nuevo, a bordo unos 2.000 marines.  EE UU ha decido subir un escalón más la presión contra el régimen dictatorial de Gadafi, tomando la delantera en el patio trasero de la Unión Europea, esa suerte de unión comercial, monetaria y poquito más cuya capacidad diplomática es nula (la responsable es la siempre inútil Baronesa Lady Ashton) y de poder militar ni hablemos. La UE ha salido en espantada en un país donde tenía presencia comercial y donde no había disimulado lo más mínimo en hacer negocios con el que ahora llaman dictador. EE UU gana el terreno a la UE. Los europeos somos tan lúcidos que hemos convocado una “reunión de urgencia” para tratar el tema para el ¡11 de marzo!

La duda es la de siempre: ¿está justificada la intervención militar por la injerencia humanitaria? EE UU no tiene una buena experiencia que digamos en la zona (el desastre de Somalia) y su imagen de invasor sigue pesando en el mundo árabe tras la guerra de Irak. Pero si no hace nada, unos le señalarán por haberse quedado parado; si hace algo, el resto le recordará su imagen de invasor.

Viendo a los nuevos reclutas del ejército de los insurrectos a Gadafi la injerencia estaría más que justificada:

Reclutas del nuevo Ejército. Fotos de: Kevin Frayer (AP) y las otros dos de Marco Longari (AFP)

¿Va a poder este ejército, con un armamento anticuado, imponerse a las fuerzas fieles a Gadafi? Hoy, el Ejército leal al dictador ha recuperado el control de varios enclaves en el este, después de varios días de ineficiencia en la ofensiva, lo que algunos nos ha hecho dudar de las fuerzas reales con las que cuenta el dictador. Los rebeldes saben bien que sin la ayuda exterior resistir será cuestión de mucha voluntad. Se enfrentan a un ejército bien armado, que concentra fuerzas acorazadas y de elite, muy fieles al dictador. Por eso estudian ya pedir directamente a la ONU que ordene bombardeo sobre la fuerzas leales a Gadafi.

Está por ver si finalmente EE UU interviene y, a remolque, los países europeos decidan, tras cincuenta reuniones, que cada país haga lo que quiera a modo individual. Aunque hoy parece remoto ver a marines desembarcar de nuevo en tierras libias, yo no le recomendaría a nadie apostar su fortuna en contra.”Primero luchamos por lo justo y la libertad”, dice otra de las estrofas del himno de Marines de EE UU.

PS: La viñeta de El Roto de hoy:

Sospechas confirmadas

Saturday, October 23rd, 2010

Alguien que haya seguido la guerra de Irak no le puede sorprender las revelaciones de los papeles de Wikileaks. No le resta, desde luego, valor. Pero se consta lo que ya se había denunciado y, sobre todo, se le da un halo de oficialidad, al proceder los documentos del Ejército estadounidense: a la superioridad les importaba poco reducir las bajas civiles y atajar las torturas.

Los ejércitos modernos tienen la manía de documentarlo casi todo. Por eso ha quedado blanco sobre negro que las atrocidades cometidas por EE UU, casi siempre enmascaradas como ‘errores’, ‘daños colaterales’, o cómo se miró para otro lado cuando otros torturaban a su favor. Es escalofriante ver como cada uno de esos ‘errores’ quedó minuciosamente documentado e impune. Se da una estimación oficial de víctimas (109.000, de las cuales 66.000 son civiles), que no se aleja demasiado de las  cifras dadas por la organización Iraq Body Account (122.000).  Se constata que los estadounidenses tenían sospechas, más allá del discurso oficial, sobre la ayuda de Irán a las milicias chíies de su país vecino.Y que la presencia de mercenarios en Irak, ya por si elevada, era mucho mayor de lo que oficialmente ser reconocía hasta ahora.

El exceso se produjo durante la era Bush, desde luego. Pero la administración Obama también tiene su responsabilidad: algunas de las torturas de estos informes se produjeron ya bajo su mandato, y sobre todo es con Obama cuando se produce la cesión de unos 9.000 presos a la policía iraquí, sin ningún control sobre su estado ni trato recibido una vez entregados.

Dos frases que se repiten en los informes dejan patente la impunidad y la permisividad hacia los abusos: “No se requiere investigación posterión” y “ningún soldado estadounidense estuvo implicado en el incidente”.  Estos informes, recogen, además, la versión oficial de los errores. En muchos casos las escenas descritas asépticamente en esos informes, pueden haber sido en la realidad mucho más escalofriantes. ¿Quién oficial no va a maquillar un hecho que puede acabar con su carrera? A todos estos hechos documentados por el Ejército de EE UU hay que añadir las violaciones de derechos humanos de las que no mediaron informe alguno.

Wikileaks ha sabido tocar la mejor tecla para difundir su trabajo: acudir a los mejores medios anglosajones (salvo el francés Le Monde) e incluyendo a Aljazeera para compartir los informes y que ellos saquen sus conclusiones.The Guardian marca la diferencia con The War Logs, con hasta un gráfico que documento un día de muerte en Irak.  También es muy recomendable el especial de The Bureau of Investigate Journalism.

PS: Un vaticinio: La próxima gran guerra en la que esté implicado EE UU  estará militarmente documentada de manera distinta.

EE UU amplía una base militar en Bahrein

Thursday, May 27th, 2010


“El vicealmirante William Gortney, comandante en jefe de la V Flota estadounidense, y el embajador estadounidense en Bahrein, Adam Ereli, junto a militares estadounidenses y oficiales de Bahrein, excavan durante la ceremonia de colocación de la primera piedra de un nuevo proyecto de expansión de la base en Manamá (Bahrein) para la Marina estadounidense, (Bahrein). La construcción tendrá un coste final de 580 millones de dólares“, según el pie de foto que acompaña a esta fotografía de EFE. Las palas con las que escavan aparentan (sino lo son)  de oro.

Manamá es la base de la V flota de la Armada estadounidense. Desde allí se controla puntos estratégicos, como el estrecho de Hormuz, el Canal de Suez y el Golfo Pérsico. Es, además, un punto  clave para las guerras de Irak y Afganistán, sin olvidar que EE UU tiene que mostrar más capacidad de reacción frente a Irán. La primera fase de la obra terminará en 2012, y las obras quedarán conclusas en 2015. La Armada EE UU está presente en el emirato árabe desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y en la base de Manamá desde 1971. Algunos la llaman ‘Little America‘.

Ahmadineyad: “Bin Laden se esconde en Washington”

Thursday, May 6th, 2010

Entrevista al presidente de Irán en la ABC estadounidense:

P: Si hubiese sabido que Osama Bin Laden estuvo en Teherán, le hubiese brindado su hospitalidad? ¿Le hubiese expulsado?¿Le hubiese arrestado?

Ahmadineyad: He escuchado que Obama  bin Laden está n en Washington DC.

P: No puede haberlo escuchado.

Ahmadineyad: Sí, lo he escuchado. Está aquí. Porque previamente ha sido un socio del señor Bush. Eran de heco colegas en días pasados. Usted sabe esto. Tenían negocios del petróleo juntos. El señor Bin Laden nunca ha cooperado con Irán pero sí cooperó con el señor Bush.

(…)

P: ¿Pero niega categóricamente que esté en Teherán hoy?¿No está Osama Bin Laden en Teherán hoy?

Ahmadineyad: Quédese usted seguro de que está aquí en Washington. Hay una gran probabilidad de que esté aquí.

P: No estoy de acuerdo. Gracias por su tiempo, señor presidente.

La insistencia por parte del periodista de que Bin Laden pueda o haya podido estar en Teherán es respondida por el presidente iraní con un sarcasmo absoluto y aparente.  La teoría conspiranóica de la presencia de Bin Laden en Irán tiene ya adeptos.  Ahmadineyad es uno de los personajes con declaraciones más estridentes. Una más, ante una pregunta también algo estridente.

Vía| The Guardian

Animales muertos de una catástrofe

Tuesday, May 4th, 2010

Cada catástrofe petrolífera en forma de marea negra tiene su fauna, sus animales muertes. Es posible que visualmente sea más impactante ver a una tortuga muerta en las costas de Luisiana que a un pescador de gambas (cómo Forrest Gump) deprimido frente a un mar que solo arroja negro o un accionista mayoritario del BP acordándose de la válvula que falló y de toda la estadísitica de los ingieneros que aseguraban que solo había una probabilidad entre millones de que se concatenaran tantos fallos seguidos (o eso dicen ahora) que puede acabar con la compañía petrolera si Obama le pasa finalmente  toda la factura.

 Portada de The Guardian

Portada de The Guardian

Fauna aparte, siempre hay alguien que sostiene que podría ser aún peor: Gulf Oil Spill Is Bad, but How Bad?

El arte de titular: Un regalo para Obama

Wednesday, January 20th, 2010

El mismo día que Obama cumple un año en la Casa Blanca, recibe una noticia pésima: el republicano Scott Brown se ha hecho con el escaño que dejó vacante la muerte de Ted Kennedy. Los republicanos recuperan así la mayoría en el Senado, con lo que el bloqueo de reformas como la sanitaria está casi garantizado. Un buen regalo para este primer aniversario.

Daily Mail, de acuerdo a su estilo, titula: “Feliz cumpleaños, Sr. Presidente – aquí hay una nariz sangrante- La victoria republicana da el soplo devastador a Obama en su primer aniversario” Y el Mail, de acuerdo con su estilo, no podía dejar pasar por alto que Mr Brown, en su época moza, posó desnudo (con la mano colocada estratégimante) para la revista Cosmopolitan.

Con el nuevo senador al desnudo, seguido de un Obama en pleno discurso, el titular cobra todo el significado que le quiere dar el Daily Mail, de acuerdo con su estilo.

No tan al margen: La llegada de Obama ha supuesto un cambio radical en la concepción de la comunicación política. Los tímidos avances en el uso de Internet, no solo como herramienta sino también en su lenguaje, han quedado atrás. La administración Obama innova en comunicación, pero ya no sorprende: el otro regalo de este primer aniversario es una aplicación para Iphone de la Casa Blanca.