Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • October 2017
    M T W T F S S
    « Sep    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Inclasificable’ Categora

‘Distorsionar’ la realidad

Friday, February 27th, 2015

No hay World Press Photo (WPP) sin polémica. Con el cacareado 20% de descalificados en la ronda final por manipulación y trampas digitales que se saltaron las normas del concurso, el debate se sitúa ahora en la otra manipulación: la del fotógrafo que coloca la realidad para construir una historia. Su historia. Este extremo es más serio que la de da por subir o bajar de forma exagerada las luces y las sombras para darle dramatismo a una foto plana.

Giovanni Troilo se alzó con el primer premio en la categoría de temas contemporáneos con un reportaje sobre Charleroi, titulado nada más y nada menos que ‘El corazón negro de Europa‘. Charleroi es un pueblo situado a unos cuantos kilómetros de Bruselas y que conocemos de paso todos los que hemos ido a la capital de Europa Ryanair mediante. Fue uno de esos trabajos del WPP que a mí no me llamó nada la atención.

La polémica salta ahora a la palestra porque el alcalde, ejerciendo de alcalde, se ha sentido ofendido. Dice que el reportaje no representa para nada la realidad del pueblo. ”El sujeto fotográfico construido por el fotógrafo es una seria distorsión de la realidad que mina la ciudad y a sus habitantes, así como la profesión de fotoperiodista”, escribe el ofendido regidor al miembro del jurado de los WPP Michele McNally, del NYT. Si cada alcalde marcara lo que es fotoperiodismo en función de cómo se retrata a su pueblo íbamos aviados.

El señor alcalde (“Alcalde, todos somos contingentes, pero usted es necesario“) se agarra un argumento sólido: el propio Troilo, sobre una de sus fotografías en la que se ve un coche mientras unos brazos, piernas y cabezas se contorsionan, admite que uno de los contorsionistas es su primo contorsionando con su novia en el vehículo aparcado, algo que según él es todo muy normal en el postindustrialmente deprimido pueblo de Charleroi. Y de esto infiere el alcalde que si ha puesto a su primo a fornicar en un coche, que el resto a saber si es ‘verdad’ o es también fingido [Hasta el momento no sabemos hasta dónde llega el fingimiento del contorsionismo].

¿Y el fotógrafo que ha dicho? Se preguntarán a hasta altura de la historia. Al principio guardó silencio y luego pensó que lo mejor era pasar al ataque: ”Ma non è un reportage investigativo. È storytelling…“. Lo que viene a ser que no era un reportaje sino una historieta…Y añade: “Mi reportaje no es un reportaje clásico, es un historia, es mi historia de lo que he visto, que conozco, que sé que ha sucedido”. También se le pregunta por la suerte de bodegón con armas y dinero, algo que él asegura que es muy frecuente en el postindustrialmente deprimido, perverso y oscuro Charleroi. “Nadie va a la cárcel por una foto mía”.

WPP ha anunciado que abre una investigación.  El jurado y la organización han alardeado este año de ser implacables con la manipulación digital y parece ser que se les ha colado la manipulación de toda la vida: la de colocar frente al objetivo la realidad recreada.

Unos premios de fotografía, pero más en concreto de fotoperiodismo, no se puede permitirse el lujo de tener a un ganador que alardee de que su trabajo no es un “reportaje clásico”, sino una recreación de una realidad presumiblemente vivida por él. [Podrían optar también por abrir una nueva sección llamada 'falso documental' y todos tan contentos].

Pero también hay que añadir que es algo normal que sucedan estas cosas, cuando al fotoperiodista se le dice que es ante todo un artista, que tiene que sacar de sus entrañas todo su ser y plasmarlo en su fotografía, que tiene que ser una fotografía conceptual, recreada, que lo de la realidad es lo de menos, que todo es ficción, que todo es pose, que todo son efectos especiales, que el reportaje tiene que ser ficción basada en hechos reales… y que encima todo el elenco de críticos, galeristas y medios de comunicación aplaudan fuerte ante el género del falso documental.

Pues no. El fotoperiodismo es real.  Llámenme clásico.

Actualización, 2 de marzo 2015. Los WPP han decidido mantener el premio a Giovanni Troilo: 

“The conclusion of this investigation is that World Press Photo finds no grounds for doubting the photographer’s integrity in carrying out his work. No misleading facts have been uncovered in the caption information that was made available for the jury. As a result Giovanni Troilo’s award stands in the 2015 Photo Contest”. 

Queda admitido el posado de un primo y las historietas que uno se monta a partir de la realidad.

PS: La banda sonora del post la propone Lara Hermoso.

Ausentes y otros vencedores de los World Press Photo

Sunday, February 15th, 2015

Los grandes ausentes. Llama la atención que este año ni un solo fotógrafo de las agencias Associated Press o Reuters se hayan llevado algún reconocimiento en los WPP. Y ha sido un año con mucha información de carácter internacional, principalmente Ucrania, la crisis del ébola en África o el Mundial de Fútbol en Brasil, donde estas agencias reinan. AFP se ha alzado con dos, los mismos que la European Press Agency (EPA); Gettyimages, otras de las grandes, solo se ha llevado un premio en la categoría de deportes. En este caso es sangrante la ausencia de John Moore, el fotógrafo que bajo mi criterio ha cubierto como nadie la crisis del ébola.

Si este es el análisis entre las grandes, la de información generalizada, la del fotoperiodista que cubre lo que mande su agencia, también nos tenemos que parar en las agencias más de autor, donde prima más los proyectos personales del fotógrafo que el encargo de la propia agencia. En esta clasificación está Magnum Photos, VU o Contrasto. Las tres agencias se han alzado con dos premios cada una. En el caso de Magnum, los dos premios se los lleva el fotógrafo Jérôme Sessini por dos temas realizados en Ucrania (en la plaza Maidan y sobre el derribo del avión malasio).

Los otros vencedores. WPP son también una oportunidad para husmear entre los trabajos de las agencias premiadas:

- La italiana agencia Contrasto, con sus dos premios (con una foto de un emigrante escondido bajo un coche en Melilla y un reportaje en Mongolia)

- Prime Collective, que se lleva el único premio a un tema relacionado con el ébola.
Panos, que se ha llevado el premio gordo.

- VIIphoto, con un solo premio, es una de las agencias que tiene proyectos fotográficos más interesantes.

- Moment Agency, con un premio, es más bien un colectivo de fotografía sueca. Y se nota su aire nórdico [desconocida por servidor hasta ahora].

- Oculi, agencia australiana [desconocida por servidor hasta ahora] con un premio.

- Luz Photo, otra agencia italiana que se ha llevado un premio con un trabajo bastante potente en la sección de retratos [desconocida por servidor hasta ahora]

¿Qué pasa con los periódicos y las revistas de toda la vida? Hay una escasa presencia de trabajos comisionados o encargados por medios tradicionales. The New York Times, con una de sus jefas de fotografía como presidenta del jurado, se ha llevado dos premios, ambos realizados durante el bombardeo israelí sobre Gaza (una foto del bombardeo a niños mientras jugaban en una playa y este excelente reportaje del día a día durante el bombardeo) . San Antonio Express News, el Clewinston News y los chinos ‘Chengdu Economic Diary y City Express son los otros periódicos con un trabajo fotográfico premiado. National Geographic sigue reinando en temas de bichitos con tres galardones.

Puede haber varias razones para explicar esto: la primera, más obvia, es que los medios, las publicaciones, tiran más de los trabajos de agencias que de sus propios fotógrafos ¿Por qué? Básicamente porque donde primero se ha recortado en la estructura de las publicaciones para ahorrar durante la crisis ha sido en correctores y en fotógrafos. También algo tendrá que ver la falta de talento en la dirección fotográfica de los medios, que no apuestan por trabajos propios netamente fotográficos o multimedia.

Se impone, así, dos tipos de manera de trabajo: comisionado a través de una agencia, con más o menos libertad en el tema, y ‘a lo loco’ y por libre, sin encargo ni estructura alrededor. Tanto para lo primero como para lo segundo, además de ser bueno, no vendría mal trazarse una estrategia: se sorprenderían de cómo hay fotógrafos que trabajan principalmente pensando en qué premios pueden obtener.

La cacareada manipulación. Estos premios son la máxima distinción en lo que a fotoperiodismo se refiere. Casi uno de los primeros datos que se hicieron públicos fue que el 20% de las fotografías que había llegado a la criba final habían sido descalificadas por “manipulación”. Dicho así podríamos pensar que la ‘trampa’, la ‘fechoría’ está extendida en la profesión. La respuesta es muy ambigua: depende. Y en este caso solo depende de las normas estrictas que se han ido imponiendo a base de que se les fueran colando en otros años caraduras y grandes falseadores de la realidad. La cuestión es muy recurrente y el debate se hace cansino, pero la duda nos asalta cuando vemos una fotografía ganadora tan perfectita que se nos hace imposible no pensar en un posado. ¿Esa manipulación vale? Para mí sí, pero entonces ya deberíamos empezar a pensar en saltarnos otros canones del fotoperiodismo y no olvidarnos que la fotografía es manipulación en sí misma. Tanto como la de un titular o el arranque melodramático de una crónica. Lo malo es cuando nos pasamos de frenada y plasmamos una realidad que no existe.

EN ANTERIORES CAPÍTULOS DE LOS WORLD PRESS PHOTO…

World Press Photo 2015

Reflexiones sobre el World Press Photo 2014

World Press Photo o la polémica que no debió de existir

-  Reflexión sobre el World Press Photo 2013

-  World Press Photo 2009

Robert Frank al desnudo y a golpe de click

Wednesday, January 14th, 2015

Robert Frank (Zurich, 1924)  es el fotógrafo que cambió la fotografía. Su libro ‘Les Américanes’ (‘Los Amercinos’) supone un antes y un después del documentalismo. Es tan bueno el libro que Frank tuvo que acudir a un editor francés para publicarlo, porque a los americanos no les hizo mucha gracia el resultado de un trabajo que fue posible gracias a una beca de la fundación Guggenheim.

Contactos de 'Los Americanos'

Contactos de ‘Los Americanos’

Ese libro, esas 83 fotografías seleccionadas de entre las 27.000 fotos que tomó en un año de viaje por carretera a lo largo de EEUU, han podido influir, sin me permiten la osadía, más que todo el archivo fotográfico de la agencia Magnum. El atrevimiento no es gratuito, ya que el propio Frank ha negado en varias ocasiones la existencia del cacareado ‘Momento Decisivo‘, paradigma filosófico-fotográfico de Cartier-Bresson, fundador y algo ideólogo de la gran agencia. Si bien tender a una rama u otra denota cierta postura en el hecho fotográfico,  confrontar a estas dos ramas suena a un ’¿quién quieres más, a papá o mamá?’.

Gracias al blog Lens del NYT descubro que desde el pasado mes de noviembre La National Gallery of Art posee una sección dedicada íntegramente al fotógrafo suizo, que incluye parte de su material digitalizado, mucho del cual ha sido hasta ahora raramente accesible para el público en general.

Detalle del libro Perú, de Robert Frank

Detalle del libro Perú, de Robert Frank

 

Podemos bucear en el libro Perú, que el mismo confeccionó a mano con su trabajo realizado en 1924, entre las fotografías que tomó en Europa (entre ellas Valencia), en la sensacional serie ‘From the bus‘ (Desde el autobús) o entre algunos de los contactos  de diferentes trabajos, entre ellos el de ‘Los Americanos’.

Pasearse por estas fotografías es uno de los mejores ejercicios que uno puede hacer si le gusta esto de las cámaras, el negativo, la copia, la edición y selección… pero les advierto que es adictivo. Prepárense para pasar un buen rato y conocer a un Robert Frank más allá de su Quijote ‘Les Americans’.

Getty Images, un gran y atrevido movimiento

Thursday, March 6th, 2014

La agencia y banco de imágenes Getty Images ha anunciado que a partir de ahora permitirá ‘embeber’ gran parte de su archivo fotográfico de manera gratuita. Es un movimiento audaz y atrevido.

El negocio no está en la web. Getty Images ha entendido perfectamente que el negocio de la fotografía no está en la web. “Mira, si quieres tener una foto de Getty Images hoy, la puedes encontrar sin marca de agua (…) nuestros contenidos estaban ya en cualquier sitio “, explicaba Craig Peters, desarrollador de negocio de la empresa. El contenido circulaba y Getty Images no cobraba por él ni se benefeciaba

El negocio de Getty Images  está en otras licencias, en las que tiene con medios de comunicación y con empresas para uso comercial. Que un tuitero o un bloguero use una foto de su archivo no le supone ningún descosido. Es más, al permitir su uso, Getty Images gana millones de propagadores de sus fotos. Está por ver qué tipo de fotos se pone a disposición de los internautas.

Muere el pez mediano Este movimiento solo lo puede hacer una gran agencia, que tiene en plantilla a cerca de 2.000 personas. Le vaticino mala salida a los bancos de imágenes que han proliferado en los últimos años gracias a Internet, porque van a ser arrasados por este movimiento. Sobrevivirán algunas, pero el negocio de la marca de agua sobre una foto para que no te la roben tiene poco futuro.

Ballenas en peligro. Getty Images registra una importante deuda, por movimientos más relacionados con la adquisición de otra empresa de banco de imágenes, que de mera gestión. No soy experto en asuntos económicos, pero aquí les dejo un artículo que analiza su situación financiera y este otro con gráficos y números que yo no me atrevo a interpretar.

¿Y las otras agencias de información. Las agencias estrictamente informativas no tienen que temer a corto plazo. Getty Images había apostado mucho por comercializar su archivo. Cualquiera, sin registrarse, podría bucear por sus fotos, aunque tuviera marca de agua. Sin embargo, el resto de las grandes agencias (Reuters, AFP y AP), han seguido con un sistema tradicional de proporcionar sus fotos sobre todo a sus abonados. La fotografía informativa de última hora dudo que esté incluida en este movimiento, pero de facto lo está, ya que todo el mundo usa las fotos en webs y redes sociales sin citar ni tan siquiera la procedencia. ¿Dónde estará, entonces, el negocio de las agencias informativas? En quien pueda y esté obligado a pagar una licencia por el uso de una foto. A largo plazo, ya están preocupadas.

¿Y el fotógrafo? Siguiendo con el símil marino, el fotógrafo es el plancton en todo esto. Sin él, la ballena no come, pero de forma aislada no hace nada de nada. Es posible que el negocio vaya hacia la máxima personalización, que tus fotografías sean únicas, ya no solo para bancos de imágenes y fotos comerciales, sino también para las informativas. Este movimiento de Getty Images puede ser visto por mucho profesionales como una amenaza. Quien sepa leerlo como una oportunidad (difícil es), tendrá su hueco. Y ese hueco se ganará a base de mucha profesionalidad. No cualquiera vale y la cámara no lo es todo.

Aquí un ejemplo de cómo quedaría una foto ‘embebida’

Muchas de las fotos del día tienen deshabilitada esta posibilidad, pero se pueden encontrar fotos de días pasados como esta.

Un fallo que le veo es que no aparece el nombre del fotógrafo por ningún lado, al menos en las que he intentado meter. Si es así, mal hecho. Y mira que el nombre del fotógrafo estaba en grande y no lo veía…

Otro ejemplo, un poco más remoto: “September 1965: An elderly resident in the Spanish village of Berge, situated between Madrid and Tarragona. (Photo by Keystone Features/Getty Images)”

No podía falta ella:

Unos versos y un agradecimiento

Tuesday, October 1st, 2013

Las cámaras:
fotografiar es una muerta obscena
y tampoco de esas somos inocentes

Mira los espejos
Si dañados
No muerdo tus hombros
Los describo
Tu lengua mi tintero
Sobre ti escribo

Estos versos pertenecen a ‘Fracaso de Tánger’, poemario escrito por Alfonso Armada en 1982 y que recoge la crónica de un desamor: ella tenía que viajar con él a esa ciudad, mi cuidad, pero lo plantó al otro lado del Estrecho.

Cuando hace unos meses Alfonso me conoció (yo a él lo conocí antes, porque no hay nada como leer a alguien para conocerlo y ‘Cuadernos africanos‘ me acercó mucho a él) salió enseguida en la conversación Tánger y esta historia de frustración. Me hizo llegar enseguida, por correo ordinario (que cada vez es menos ordinario) una copia escrita a maquina y la única edición publicada hasta la fecha en rumano. Me propuso que le enseñara mis fotos de Tánger, y así fue como una de ellas acabó siendo la portada de la primera edición de este poemario (Valparaíso Ediciones). Para mi ha sido un honor que el primer libro que usa una foto mía para una portada sea este, sea de Alfonso. Gracias, maestro.


 

 

Una mierda en el metro

Wednesday, September 18th, 2013

Podría ser solo una anécdota. Me topé con la mierda antes de verla: la olí. Un tremendo pestazo llegaba por el pasillo, y se hacía mayor conforme me iba acercando a la defecación humana. Estaba al borde de la escalera, justo en un recoveco, en una esquina, de tal manera que lo más fácil era pisarla. Pero allí estaba, intacta y desafiante.

Subí hasta el vestíbulo del metro de Ruben Darío, salida Serrano / Castellana. No había nadie: de un tiempo a esta parte los recortes han hecho que sea hasta difícil encontrarse con un trabajador del metro en las taquillas. Irá a peor: ayer los sindicatos (defensores del empleo) llegaron a un acuerdo con la empresa para que se vayan a su casa 673 personas, eso si de manera voluntaria, que para echarles a la fuerza siempre hay tiempo. Así que usé el interfono amarillo, que hace unos años era solo para emergencias, y ahora sirve hasta para ‘explicaciones’. Apreté y salió la voz de una mujer de la caverna para avisarme, retumbando en todo el vestíbulo, que no me oía. No funciona y nadie lo arregla.

Pensé en largarme y no avisar. Me vino a la cabeza una pobre señora, anciana, con bastón, que pisaba sobre la plasta y resbalaba. O en ese niño con zapatos nuevos, recién estrenados para el inicio de curso, llegando a casa con ellos hechos mierda. O en esos tacones de aquella pija con la que me había cruzado esta mañana y que iba a toda prisa porque llegaba tarde. Me imaginé el disgusto al ver su Manolos de palo teniendo por fin algo humanamente original. Pero subí, salí a la superficie, dejé que el sol me cegara, y me dirigí al otro vestíbulo, este en la glorieta de Ruben Darío, donde suele estar el trabajador de la estación que aún no han recortado. Le indicó el problema y la localización. “¿Otra vez? Nos pasa mucho. Es que los indigentes que viven debajo del puente [de Castellana] entran a hacer sus cosas aquí. Pero ahora mismo avisamos”.

Sería una sola anécdota si uno no se hubiera fijado en que en Madrid hay basuras por todos lados. Vivo en esta ciudad desde hace 13 años, y visitándolo con frecuencia desde que no tengo memoria. En esencia esta ciudad hay mucho guarro: gente que mea sin rubor en una esquina, que tira un papelito al suelo, que pega con un periódico a su perro en el hocico si se le escapa una gotita de pepí en casa, pero que no recoge la mierda en la calle, que deja una litrona apoyada sobre una papelera o que hace mudanza y deja toda la porquería que no quiere en un contenedor reservado para cartón y vidrio. No creo que el número de puercos haya aumentado en esencia: pienso que su rastro es más visible.

Los recortes de este Ayuntamiento en recogida de basuras y mantenimiento de la ciudad la hace más sucia cada día. Lo normal era antes encontrarse a barrenderos, camiones cisterna, que limpiaban con bastante regularidad las calles. Aún así tenías que sufrir la horda de meadores y vomitadores en las calles del centro, especialmente los fines de semana. Queda patente que gastamos mucho menos que antes echando un vistazo a los contenedores de cartón, llenos a rebosar, porque se retiran poco. Sucede lo mismo con las papeleras. De las mierdas, en todas las formas y procedencias, ya hemos hablado suficiente.

Es muy sencillo: más recortes, menos dinero, menos limpieza, más mierda. Ríanse porque desde hace un par de años los vecinos de la villa con casa en propiedad pagan un nuevo impuesto de basuras (Tasa por prestación del servicio de gestión de Residuos Urbanos, para ser precisos) creado por Gallardón.

Pero no todo queda reducido a la calle. Veo esta noticia en La Sexta: ambulatorios llenos de basura por la nueva adjudicación del servicio de limpieza. ¡Ratas en un centro médico!

Así que Madrid empieza a apestar. A todos los niveles.

Las caras del terror

Saturday, July 20th, 2013

La portada de Rolling Stone del 2 de agosto traía ya la polémica antes de que llegará ni siquiera el mes de agosto.

 

Rolling Stone Cover

 

Podría ser un cantante indie cualquiera, de esos que mezclan las guitarras con la pandereta. El de la foto es Dzhokhar Tsarnaev, uno de los dos hermanos que causó la matanza del maratón de Boston.

No se ha leído aún el reportaje de ‘The bomber’, pero la portada ha generado una gran indignación en EEUU. Uno de los indignados con la imagen tierna de este adolescente terrorista es el sargento Sean Murphy, fotógrafo del departamento de policía de Boston que participó en su captura y tomó imágenes de la detención. Su reacción ante la portada de Rolling Stone ha sido publicar esas fotografías en el Boston Magazine. El titular no quiere dejar lugar a dudas: La cara real del terror.

Fotografía publicada por el fotógrafo de la Policía de Boston para contrarrestar la portada de Rollig Stone

Fotografía de Dzhokhar Tsarnaev publicada por el fotógrafo de la Policía de Boston para contrarrestar la portada de Rollig Stone

El sargento Murphy se justifica así:

“Como profesional de la ley durante 25 años creo que la imagen de portada de la revista Rolling Stone fue un insulto para cualquier persona que haya vestido el uniforme de cualquier color o organización policial o rama militar, y los sus familiares que han perdido a sus seres queridos en el cumplimiento de su deber (…) Lo que hizo Rolling Stone fue un error. Este chico es el mal. Este es el real ‘Boston bomber’”

Otra de las imágenes publicadas por el sargento Murphy

Otra de las imágenes publicadas por el sargento Murphy

El sargento Murphy ha sido relevado de su puesto tras la publicación de estas imágenes en Boston Magazine, según cuenta el editor de la revista.

Sobre la portada de Rolling Stone, Iñigo Sáenz de Ugarte escribe en su blog:

Las críticas tienen que ver más con un sentimiento muy extendido entre la población. No queremos saber sobre los motivos que llevan a una persona a matar a sus vecinos por razones políticas, no queremos ver su imagen, excepto en los primeros días cuando es inevitable, no queremos que nadie intente explicar, no justificar, sus acciones, no queremos saber cuándo todo se empezó a torcer en la vida de esa persona.
Si cerramos los ojos, podremos imaginar que nada de eso volverá a suceder.

La portada de Rolling Stone da ‘normalidad’  a un terrorista. No es la imagen que todos tenemos asociada a un monstruo: “Cómo un estudiante popular y prometedor fue decepcionado por su familia, se vio atrapado por el Islam radical y se convirtió en un monstruo”, podemos leer en la portada. No hemos leído nada más del reportaje. Pero no queremos ver más. Los monstruos no son normales, no tienen pinta de normales. No alcanzamos a entender que todas estas imágenes son las caras de la misma persona, porque quizá lo que más nos perturba es su normalidad.

El arte de titular: Los chinches invaden Nueva York

Friday, October 22nd, 2010

En la portada de The Guardian mandan los chinches. No. No estoy hablando de ningún político que le ha amputado (y casi liquidad) el Estado del bienestar en el Reino Unido. Hablo de los bichos que están invadiendo la ciudad de Nueva York, y que fastidian el sueño de más de uno. Y para que quede claro que son autóctonos le han plantado la bandera estadounidense.

En el socarrón reportaje, el corresponsal de The Guardian cuenta como ni los de Google han quedado inmunes a la invasión. Lo mejor es que el mundo de los cotillas se ha enterado al soltar uno de sus empleados en Twitter (lugar del cotilleo, patio de vecinos sin rulos) que la sede central del gigante tiene una plaga de estos molestos bichos.

Viñeta: Kim Jong-il designa heredero a Kim Jong-un

Tuesday, October 19th, 2010

Kim Jong-il señala a su heredero

Kim Jong-il señala a Kim Jong-un como heredero de la dictadura norcoreana

Viñeta de Afiches

Afiches publicará, con relativa cierta frecuencia, viñetas sobre temas de actualidad.

El día que Zapatero dejó de parecer Zapatero

Thursday, May 27th, 2010

Fotografía de Uly Martin, de El País:

Las caras hablan por si solas, el día en el que Zapatero congela las pensiones, baja el sueldo a los funcionarios, recorta las inversiones públicas (incluidas las de ayudas al desarrollo) y, además, anuncia que no asiste al III foro de la Alianza de Civilizaciones, de la que es uno de sus padres y predicadores.

PS: Albert Meldrán analiza la expresión no verbal de los sujetos de la foto.