Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • November 2014
    M T W T F S S
    « Oct    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Twitter

Un editor gráfico llamado Immanuel Kant

Moeh Atitar de la Fuente - Sunday 12 de October de 2014

Las fotos de Teresa Romero en la habitación del hospital de Carlos III, donde está aislada recibiendo tratamiento para hacer frente al ébola ha abierto, de nuevo, la polémica sobre la idoneidad de la publicación de unas fotos.

Las imágenes son obra de la fotógrafa Andrea Comas de la agencia Reuters. Ayer esta agencia internacional las distribuyó y la mayoría de medios, decidió publicarlas en sus webs, en grande, bien destacadas e incluso en forma de galería dando toda la secuencia. Mención especial merecen ‘El País’ y ‘El Periódico’, que decidieron retirarla y, al menos en el primer caso, pedir públicamente disculpas por su publicación. Esto último difícilmente se hubiera producido de no tener a las redes sociales echando humo. Queramos o no, las redes sociales se convierten en ese susurro, ruido o jaleo que marca en muchos casos el devenir de la publicación de una información: no es muy bonito que te saquen los colores públicamente.

Criterios para no publicarla. Cuando vi ayer la foto, avisado por dos amigas periodistas (coincide en que ambas tienen sentido común afilado)  que me la mandaron casi al unísono por WhatsApp acompañada de mensajes de indignación [periodística], no tuve ninguna duda: la foto no era publicable porque no añadía nada significativo a la información. La imagen viola, además, el derecho a la intimidad, consagrado en la Constitución y que solo puede ser violentado en caso de ser información de pública relevancia. Hay muchas sentencias del TC al respecto, donde limita expresamente el ámbito privado, incluso estamos en un sitio tan ‘público’ como un hospital, que es sobre todo privado. Y lo de saltarse las leyes está un poco feo. [Por cierto, que un olé a las autoridades por no cuidar la intimidad del paciente y que haya sido tan fácil saltarse todas las barreras]

También hay un punto que no es ligero: la foto está tomada con un teleobjetivo largo, lo implica cierto esfuerzo por vulnerar esas barreras de privacidad. ¿Qué diferencia hay en, por ejemplo, haber cogido un dron y haberse colocado frente a la ventana para tomar un vídeo o unas fotos más cerca y con más calidad?

Kant sirve para todo. Más allá de mi criterio de no publicarlas busqué el libro de estilo de la propia agencia Reuters y que tenía que decir sobre el derecho a la intimidad (privacy). La agencia viene a decir que si hay leyes sobre la intimidad – como el caso español – hay que ser escrupuloso en su cumplimiento, con la puerta siempre abierta del ‘interés informativo’. De no haber leyes o de tener serias dudas la agencia escribe:

It is difficult to lay down any specific guideline in this instance. A good rule of thumb may be to put yourself in the shoes of the subject of the image and consider whether you would feel your privacy was invaded if the image were to be published, and whether you would be able to defend publication on the ground of public interest if we were to publish the image.

En román paladino, en caso de duda, hay que ponerse en la piel del fotografiado: ¿nos hubiera gustado vernos en la cama de un hospital mientras luchamos contra una enfermedad? Creo que todos tenemos la respuesta.

Conecta este criterio con el imperativo categórico de Kant: “Obra solo de forma que puedas desear que la máxima de tu acción se convierta en una ley universal”, que es otra manera de formular la regla de oro de la ética: “Trata a los demás como querrías que te trataran a ti (en su forma positiva) o no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti (en su forma negativa)”.

La lejanía de las fotos. La conexión entre las fotos de la infectada española y los infectados en África es clara. Hemos visto innumerables fotos de africanos agonizando en algún hospital o en la calle, donde ya no solo nos da igual sacarlos, sino que no nos interesamos en ni en cómo se llaman. Pueden suscitar dudar, pero entiendo el argumento fundamental para publicarlas: esas fotos ponen encima de la mesa la falta de medios y las condiciones con las que afrontan la enfermedad en esos países. Aunque Kant nos tiraría de las orejas y creo que tampoco nos dejaría publicarlas, porque pasamos a usar a las personas como medios para un fin (el de la denuncia, que ayudaría al colectivo frente al individuo) y dejaríamos de ser ‘legisladores universales’ (lo que nos vale para el caso de Teresa, no nos vale para el caso de un africano).  Yo en todo caso publicaría siempre las menos escabrosas.

‘Me too’ . En el ámbito anglosajón se llama el efecto ‘me too’ (yo también) cuando en el ámbito empresarial uno quiere hacer lo mismo que la competencia. Este efecto queda patente en los medios digitales: ¿cómo puedo yo dejar de publicar una fotografía que lleva la competencia? Hemos caído en andar como pollos sin cabeza, en tener que dar información a cada minuto antes que el otro y si no tenemos información vale de todo, sobre todo la especulación y el sensacionalismo.

Al final la responsabilidad de la publicación de estas fotografías está en cada uno de los medios. “La crisis del periodismo”, leía ayer en twitter, “no es solo del papel”.  Quizá nos hemos olvidado para qué estamos.

A veces se gana

Moeh Atitar de la Fuente - Monday 29 de September de 2014

Hace unos días contaba como la fotógrafa iraní, Newsha Tavakolian, rechazó el premio de la fundación Carmignac porque el patrón de la misma había decidido entrometerse en su proyecto, cambiando hasta el título del mismo. La fotoperiodista renunciaba a los 50.000 € con los que se le había premiado.

Hoy, en su Facebook, Tavakolian comunica que vuelve a aceptar el premio, porque la Fundación Carmignac ha decidido cambiar las reglas del juego, quizá por la mala imagen que ha generado este caso. Así, cada año el fotógrafo tendrá un ‘curador’ que le guíe su trabajo, que será el presidente del jurado, compuesto por gente que entiende de fotografía, y no por el propio banquero Carmignac, que de acuerdo con estas bases, no volverá a entrometerse en el trabajo de un fotógrafo premiado. Escribe Newsha Tavakolian:

Este fin de semana la Fundación Carmignac volvió al tema, con la promesa de que a partir de ahora no habrá más injerencia en mi proyecto y que dos miembros clave del jurado se encargarán de la curaduría de mi trabajo , exposiciones y libros.

“He decidido aceptar estas nuevas condiciones, porque para mí se trataba de una sola cosa, poder como fotógrafo elegir el título, las ediciones y los textos de mi obra .

Esto nunca hubiera sido posible sin el profundo compromiso mostrado por los miembros del jurado que se han levantado por el principio fundamental que hace que todos amemos la fotografía , el periodismo y el arte : la libertad de expresión

Txetxo Yoldi tiene memoria

Moeh Atitar de la Fuente - Tuesday 23 de September de 2014

Conocí primero a Txetxo Yoldi por su firma. Era una de esas firmas que se repetían en la páginas de ‘El País’, el periódico del que he sido lector siempre lector.

Solo he hecho una vez en mi vida una cobertura de un juicio: el de los atentados del 11-M, para 20 Minutos. Yo no tenía prácticamente ni idea de qué iba un juicio, y la idea general que tenía se remitía a las películas americanas. Me sirvió de ayuda la letrada (y además amiga) Paloma Llaneza, que me proporcionó el teléfono de Txetxo. “Para lo que quieras y necesites”, me dijo Txetxo en una breve llamada. “Ya nos veremos en la sala”, añadió. Hubo un silencio incómodo cuando le dije que lo iba a cubrir desde la redacción. Años después Txetxo no se acordaba de esa llamada.

Esta breve anécdota resume quién es Yoldi: un tipo que siempre está dispuesta a ayudar y nunca con la boca pequeña.

Hoy escribo de él porque estrena memorias periodísticas: Peor habría sido tener que trabajar, editado por libros.com . Las memorias se leen en 2.40, lo que dura un vuelo entre Madrid y Bruselas, sin levantar la vista, porque engancha. Se agradecen los capítulos someros, al grano, muy a su estilo, pero añadiendo sus expresiones y citas de otros, que tanto le gusta colar. Además es elegante, porque en su larga trayectoria no sale mal parado casi nadie, salvo los que salen mal parados por acción propia.

Yo he sido un privilegiado por ver trabajar a Yoldi de cerca en la redacción de ‘El País’. Los lunes no tenía que leer su columna en las hojas del periódico porque siempre tenía el privilegio de leerlas los jueves o los viernes, impresas en un Din-3 y precedido de un “¿a ver qué te parece la columna?”, dejándola sobre mi teclado. Tras su lectura se establecía un diálogo donde yo preguntaba sobre alguna cosa que deslizaba en el texto. “¡Pero por cómo no sabes eso! ¡Qué joven eres!”, me soltaba (y me sigue soltado). También le vi manejar la bomba de relojería que era el ‘Caso Divar’, del que da cuenta en las memorias en su capítulo final. Hoy me tengo que esperar, como todos, a que lo publique en su blog ‘El último recurso.

Txetxo Yoldi, retratado por un servidor.

Txetxo Yoldi, retratado por un servidor.

Por su culpa, además, me compré un Smart. Quería una moto. Le pregunté cual sería la idónea, porque es un motorista de primer nivel. “¿Has llevado alguna vez moto? ¿No? Pues entonces cómprate un Smart”, me soltó. Cuando unos meses más tarde me vio con el casco de la bici me vino a decir que no tenía remedio: “Si te dije que no te compraras una moto no era para que te subieras a una bici, que es muchísimo más peligroso”.

En resumen, compren y lean el libro. Les divertirá y les reconciliará con el oficio de periodista, tanto si son lectores como ejercientes.

No creo en los maestros, pero sí en los ejemplos. Para mí, Txetxo Yoldi es todo un ejemplo.

Queda pendiente que me diga qué moto me tengo comprar.

 

Newsha Tavakolian o el precio de ser libre

Moeh Atitar de la Fuente - Monday 22 de September de 2014

Cuando ves al día alrededor de 10.000 fotografías procedentes de agencias y de fotógrafos varios, además de bucear en foros buscando estimulo (fotográfico) visual, el umbral de que algo te sorprenda lo tienes muy alto. Por eso cuando chocas con la obra de un fotógrafo muy potente haces todo lo posible para no perderle la pista.

Mi primer contacto con el trabajo Newsha Tavakolian fue a raíz de la llamada ‘Revolución Verde’, en algún reportaje sobre jóvenes iraníes más que por sus propias fotos sobre el tema. Me quedé enganchado a su trabajo porque cumplía una función básica en el fotoperiodismo: acercar una realidad, la iraní, alejada de la nuestra, pero con la apariencia de no alterar esa realidad. O dicho de otro modo: autenticidad. Buceen por sus reportajes.

Hoy me he conectado a Facebook después de varios días sin hacerlo en el ordenador y me encuentro con la noticia de que ha renunciado a 50.000 euros que con el que le había premiado la Carmignac Gestion photojournalism, un premio concedido por la fundación del banquero francés Edouard Carmignac. Según explica la propia fotógrafo en un extenso comunicado colgado en su página de Facebook, la desavenencias comenzaron cuando el propio Carmignac quiso editar el trabajo de la fotógrafa y cambiarle hasta el título de todo el proyecto:

“Mi aceptación de los términos del premios de la Carmignac Gestion Foundation estaba basada en el entendimiento que tendría la plena libertad como fotógrafa para crear un trabajo que es fiel a mi visión como una fotoperiodista y fotógrafa artística establecida. Desafortunadamente, sin embargo, desde el momento que mandé mi trabajo, el señor Carmignac insistió en editar personalmente mis fotografías así como alterar los textos que acompañaban a mis fotografías. La interferencia del señor Carmignac en mi trabajo culminó en la elección totalmente inaceptable del título de mi trabajo que minaba mi proyecto irremediablemente.

La insistencia del señor Carmignac en aspectos esenciales de mi trabajo hubiera cambiado completamente la naturaleza de mi proyecto desde un sutil intento de llevar a través de las realidades de la vida de mi generación en Irán una visión estereotipada burda y horrible de Irán. Su insistencia en cambiar el nombre del proyecto de ‘Páginas en blanco de una álbum de fotos iraní’ al manido y cargante ‘La generación perdida’ era directamente inaceptable”

Los que pagan creen que mandan y creen que la libertad periodística-artísica tiene que pasar por su tamiz. Uno se queda anonadado cuando ve a todo un banquero metido a mecenas y queriendo cambiar los aspectos fundamentales de una obra no solo artística – siempre subjetiva – sino también periodística – menos subjetiva.

Newsha Tavakolian explica en el comunicado cómo le explicó en un correo al propio banquero las dificultades que tiene un fotoperiodista iraní como ella, que vive y trabaja en Irán, y que sabe hasta donde se la quiere jugar por decisión propia, pero no por decisión ajena. Este detalle fue usado por la fundación para explicar el rechazo del premio, diciendo que la fotógrafa y su familia había sido presionados por el Gobierno iraní. Tavakolian niega tal extremo en el comunicado: “Todas las presunciones en esta declaración son absolutamente falsas y risible. Yo no estoy de ninguna manera en peligro, no al menos más que otros periodistas que están en Irán.

Tavakolian es un ejemplo, en un momento donde es difícil encontrar gente que lo parezca. Ya lo es por la contundencia de su trabajo, que insisto en que se acerquen a verlo. Pero lo es, además, en la trastienda. Eso es ser independiente: mandar a la porra a un banquero y su dinero por tu libertad. Que cunda el ejemplo.

Platon fotografía a Snowden

Moeh Atitar de la Fuente - Thursday 14 de August de 2014

Platon es uno de los mejores retratistas de fotografía editorial actual. La revista Wired lo eligió para que firmara el reportaje y la portada sobre el fugitivo número de EEUU, el exagente de la NSA Edward Snowden, huido de su Gobierno y refugiado en Moscú.

La fotografía de portada ha levantado cierta polémica en EEUU: el exagente, para muchos un traidor, para otros muchos un héroe de la libertad de expresión, sale abrazando una bandera de su país, el símbolo que tanto les une. Allí el primer acierto del fotógrafo o/y de la revista, al no hacer solo un buen retrato, sino un retrato con mucho significado.

Portada de Wired

Portada de Wired, firmada por Platon.

El estilo de Platon, tan característico, deja marca en el retrato: el viñeteado es una de sus principales marcas, muy acentuada en esta ocasión. Para gustos colores, pero en mi opinión demasiado acentauda.

EL reportaje también incluye otras fotografías realizadas por Platon. Como podemos ver en el vídeo ‘making of’ de la sesión-entrevista, las fotografías del más reportaje (no del retrato) están tomadas con una Leica (no consigue acertar el cuerpo, podría ser una Leica M9, o la Leica M.Monocromo o otra de la serie M).

Platon fotografía a Snowden con una Leica.

Platon fotografía a Snowden con una Leica.

El tratamiento de la fotografía está muy bien logrado. Si no es analógico, lo parece, con un grano potente y uniforme.

Del vídeo también podemos sacar el esquema de luz que usa para el retrato, tan sencillo como eficaz: fondo blanco, un flash con paraguas en picado, y una ventana al techo para rebotar. Sencillo sí, pero además bien medido.

Esquema de luz de Platon durante al sesión a Snowden

Esquema de luz de Platon durante al sesión a Snowden

Si algo sabe hacer Platon (además de excelentes fotos) es contar la historia que envuelve a los retratos. Dicho en otras palabras: sabe venderse. Allí está la delicia de libro ‘Platon Republic’, con un apéndice donde cuenta la sesiones a personajes de primera magnitud con su puño y letra. Pero también está como contó la sesión a Putin (con los Beatles como estrategia para entrarle al presidente ruso) o a la líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, con supuesta persecución de la policía secreta birmana.

Los niños pixelados

Moeh Atitar de la Fuente - Thursday 14 de August de 2014

La ley en España en relación a la protección de menores es bastante restrictiva: casi no deja lugar a los medios de comunicación a publicar las fotografías de menores si se les puede identificar. Incluso si se tiene  el consentimiento del tutor legal, la Fiscalía puede entrar de oficio si se considera menoscabado el honor del menor. Y hay un miedo instalado a publicar la foto de un niño. Fíjense en la vuelta al cole, en esas noticias en los periódicos, y casi siempre verán a los menores, de espaldas, entrando de la mano de uno de sus padres hacia su centro educativo, mochila arrastras. Todo menos sacarle la cara. Ya ven, en algo tan inocente y tan de niños como ir al cole.

Luego está la coherencia. Si un medio decide  pixelar la cara de los menores, lo debe hacer en todos los casos donde no obre el consentimiento.

Empecemos por un caso de ayer mismo. Una niña llega en una embarcación de plástico a Tarifa.  Llega sin padres, según relato de sus compañeros de travesía. La apodaron ‘Princesa’, para hacer más redonda la historia.  La foto ha recorrido las redes sociales y los medios de comunicación.  Nadie la ha pixelado, ni siquiera en los perfiles de organizaciones de prestigio. No había consentimiento alguno, como marca la ley.  Se podrá argumentar que alguien en su familia la podría reconocer. Un servicio público. A mi me parece un argumento aceptable, pero endeble: los padres de la criatura sabrán que su hija ha llegado con pixeles y sin pixeles mediante.

En ‘El País’ leo la historia de la familia del senegalés Mboca, que consiguieron llegar ayer a Tarifa. La pequeña, de 13 meses, sale sonriente y sin pixelar.  No me llamaría la atención si en ese mismo periódico no hubiera leído el periplo de los dos parejas españolas que han ido a adoptar a Etiopía y se han encontrado con todo tipo de trabas para traerse a los niños asignados. Allí sí, allí el menor sale con la cara pixelada. ¿Unos sí y otros no? ¿Unos han consentido y otros no? Puede, pero también solo puede ser una falta de criterio, como en esta fotogalería de hace unos días, donde el pixel viene dado de agencias y a correr.

No es un debate fácil. A veces hasta caemos en la psicosis del pixel para proteger la imagen de menores. Pero es un debate que está constreñido por lo que dice la ley.

PS: Una anécdota: Hace unos años desapareció una menor. La familia distribuyó la fotografía, que los medios, en un afán legítimo decidieron reproducir. Servicio público, lo llaman. La menor apareció un par de días después. Se había fugado con un tipo mayor de edad. Recuerdo cómo un subdirector me llamó a su despacho: “Quita todas la fotos de la menor y ni pixeles ni hostias”, me dijo, para luego dirigirse a la redactora: “En la noticia decimos que la menor ha aparecido, que está sana y con sus padres. Nada más.”. Es un tipo con criterio.

(*) Los comentarios están cerrados por cuestiones técnicas. Podéis comentar en mi twitter @guerraypaz. Disculpad las molestias.

Un olivo y fotos con pocas ganas de paz

Moeh Atitar de la Fuente - Monday 9 de June de 2014

Me ha llamado la atención que los tres medios de referencia en España hayan tirado los tres por la misma escena del acto celebrado hoy en El Vaticano, donde el papa Francisco ha sido el anfitrión para un encuentro entre Abbas, líder de la Autoridad Nacional Palestina, y Simon Peres, presidente de Israel.

foto1

foto2

foto3

Por curiosidad (y/o defecto profesional) me he puesto a buscar fotos que ha servido por ejemplo Getty Images. Yo hubiera optado por otros momentos:

 

Estos son solos dos ejemplos donde con otras fotos se podía haber contado otra cosa. La elección de la fotografía en una noticia es tan editorializante como un titular. En las fotos publicados vemos a tres personas ancianas con cara de aburrimiento y con gesto de ‘esto no sirve para nada’. Mientras que en las dos fotos de Getty vemos hasta un acercamiento. Es la opción que ha elegido el NYT:

fotopapa

Historia de una fotografía: Taxi al infierno

Moeh Atitar de la Fuente - Friday 6 de June de 2014

Amanecer del 6 de junio de 1944. Soldados estadounidenses de la Compañía E, de la 16º DE infantería, perteneciente a la Primera División de Infantería, desembarcan en la playa de Omaha, Normandía. Empezaba la ofensiva terrestre de los aliados contra las tropas nazis. El suboficial de los Guarda Costas, el jefe de fotografía Robert F. Sargent, toma con su cámara imágenes del desembarco. El cuerpo de Guarda Costas de EEUU tuvo el papel crucial de conducir los buques anfibios desde los buques donde embarcaban los soldados, fondeados a unas millas de la costa, hasta la misma playa.

La fotografía.  Se ha hablado mucho de las 8 fotografías del desembarco de Robert Capa que sobrevivieron al mal hacer de un becario que las reveló mal [en la página de la agencia Mangum se puede ver una selección de las fotos de Capa en Normandia] . Pero pocas veces se menciona a Robert F. Sargent. El mismo Capa  le menciona con cierto desdén propio de su ego en sus deliciosas memorias sobre la II GM: “[Al llegar de vuelta a Wetmouth, Inglaterra] supe que el otro fotógrafo asignado a Omaha beach había vuelto hacía dos horas y que no pisó la playa: ni siquiera llegó a dejar el buque. Y ya iba camino de Londres con su impresionante triunfo”.

Los dos Robert había compartido el buque U.S.S Chase. Era lógico que el Robert F. Sargent corriera hasta Londres para hacer llegar las fotos del desembarco: la propaganda de guerra de los aliados requería fotos de la gesta.

Taxis to Hell – and Back – Into the Jaws of Death

Taxis to Hell – and Back – Into the Jaws of Death

 

Robert F.Sargent titulo la fotografía: “Las fauces de la muerte”. En el pie original se puede leer: “Invasores americanos corren por la rampa de una barcaza de desembarco de la Guarda Costera para vadear las últimas peligrosas yardas de la playa de Normandía. El fuego enemigo derribará a algunos de ellos. Su ‘taxi’ se alejará de la arena para volver a traer más pasajeros del buque de transporte de los Guarda Costas”.

El fotógrafo. Nada, salvo estas fotos, se sabe de Robert F. Sargent. Ni de antes ni de después del Día-D. Es extraño, en una sociedad como la estadounidense que rebusca en su historia reciente, no haya (o yo al menos o he encontrado) ningún rastro de este protagonista y notario directo de un momento histórico.

 

Heridos

Un soldado desembarca en el USS Chase, tras haber sido herido en la playa de Omaha.

 

Para mí, más allá de la historia, esta fotografía tiene un valor especial por esta portada. Cosa de editores gráficos.

Babelia

Fotografías para una abdicación

Moeh Atitar de la Fuente - Tuesday 3 de June de 2014

Un rey suele abdicar una sola vez en su vida. Por eso lo vivido ayer fue un hecho histórico y periodístico sin precedentes. Pero es un hecho controlado, y por tanto podía haber sido algo mejor escenificado, al menos desde el punto de vista fotográfico.

Esta fue la secuencia, en tres fotos, que publicó la Casa Real, a través de su cuenta en Twitter y de su página web:

20140602_Rey_3

 

El rey Juan Carlos abdica la corona

El rey Juan Carlos abdica la corona

 

El rey Juan Carlos abdica la corona

El rey Juan Carlos abdica la corona

El despacho del rey debe de ser uno de los lugares más difícil para sacar una foto decente, porque está todo cubierto de madera barnizada con un brillo que rebota cualquier luz artificial . El autor de la foto ha optado por tirar con un flash, sin rebotarlo al techo ¿Cómo saberlo? En la segunda foto, sobre la columna, se ve claramente el destello.

Las fotos son técnicamente muy malas. Los gestos, tanto del rey Juan Carlos como del presidente Rajoy, son más que mejorables. Parece que el fotógrafo solo tuvo la opción de captar el momento tal cual sucedió. Y optó por la solución del flash, sin medir la luz y me jugaría 300 maravedis que con la opción automática de TTL. Con ello se garantizó que no se le escapará la instantánea, seguramente tras haber tirado ráfagas y ráfagas.

Hubo un tiempo en el que los monarcas se rodeaban de los mejores artistas. Repasen la lista de pintores de la corte. Hoy la fotografía en la Casa Real es, sencillamente, vapuleada. Ayer era un día histórico, que hubiera requerido imágenes históricas y bien hechas, y no esta improvisación.

Las fotos del discurso siguen esa línea de desastre técnico. La iluminación, realizada para el vídeo, es directamente nefasta, con un viñeteado sobre el monarca que no tiene ningún sentido:

 

Discurso del rey Juan Carlos.

Discurso del rey Juan Carlos.

Y esa improvisación se ve latente en todas las fotos que  hace la propia Casa Real. El día del aniversario de los príncipes de Asturias, la cuenta de la Casa Real en Twitter hacía públicas estas dos fotos:

 

Las fotos hablan por sí solas. Son malas, improvisadas y mal editadas. Da la impresión de que cualquiera, sin el mínimo conocimiento básico de fotografía, haya cogido la cámara y se haya marcado unas fotos. Y no son posados que se hacen ante miles de fotógrafos, sino uno, de la Casa, con lo cual los príncipes de Asturias y las infantas podían haber posado y habérselo tomado con cierta calma. Cuando ves la fotos que se hacen desde la Casa Real te da la impresión de que no les interesa, de que tienen mucha prisa y que todo está improvisado y sin control.

La prensa fue ayer y hoy la primera perjudicada porque el material fotográfico era malísimo. Solo hay que ver las ediciones especiales, con las fotos antes citadas. Pero añadamos que ninguna portada arriesgó, en cuanto a diseño, lo más mínimo. Dentro de 30 años nadie se acordará de estas portadas. Sirva como ejemplo estas dos portadas de hoy, de El País y El Mundo:

El País opta por una foto del día, de Juanjo Martín servida por EFE, y la coloca a cinco columnas. Es una foto bastante mala, con un verde de fondo que la mata y donde el rey Juan Carlos no es que salga muy favorecido. Mientras, El Mundo , opta por la fotografía facilona y obvia, también firmada por Juanjo Martín. El rey se va: lo sacamos tomando la puerta.

[ver nota al final del artículo sobre un párrafo suprimido]

En la edición gráfica, no siempre las fotos del día son las mejores. Por eso fue más acertada la elección de ABC o de La Vanguardia: 

 


La Casa Real es consciente de que se abre un nuevo tiempo de cambio, donde la comunicación va a ser fundamental. La fotografía, la imagen, es un punto clave. Se trata de encontrar el equilibrio entre la naturalidad y la justa exposición de los nuevos monarcas. Y sobre todo tratar la imagen, la fotografía, con profesionalidad e intencionalidad en las fotografías producidas y controladas desde la Casa Real. Y últimamente esto no ha sucedido.

Pero también es fundamental abrir, en este nuevo tiempo, el acceso a los profesionales de la fotografía que trabajan para agencias y periódicos, creando un ambiente propicio para hacer buenas fotografías, sin miedo a que te saquen una mala foto. Porque al final, cuantas más fotos dejes hacer, más probabilidad tienes de proyectarte en los medios. Si optaran por dar solo sus fotos, o las de EFE, desde su cuenta de Twitter o de Flickr (sangrante que aún no tengan uno abierto) o a través de su web, solo perpetuaríamos el mismo error. No solo el medio es el mensaje.

Podrían empezar por pasearse por los archivos de Getty Images, y ver las primeras fotos publicadas del futuro Felipe VI, hechas por fotógrafos profesionales a los que se les daba un mayor acceso que ahora. Salían fotos como esta ¿A qué no está mal?

 

Esperemos que el cambio en La Zarzuela también llegue a su fotografía. Porque su futuro dependerá de la imagen que proyecten.

Fe de errores: en una primera versión de este post sostenía que La Casa Real había optado por dejar entrar en la recepción de la tarde solo a un fotógrafo de EFE. Gracias a un comentario de Antonio Villareal, pude comprobar que realmente no fue así, y esta vez se dejó entrar a más fotógrafos que a los de la agencia EFE. Si que mantengo que es un error apostar por un pool solo de EFE, o de tu propio fotógrafo, porque te juegas la visión de un acto, de una situación, a una sola mirada. Soy poco partidario de los pool, pero cuando son necesarios tienen que ser abiertos a más de un fotógrafo, para garantizarte una variedad interpretativa de lo fotografiado.

Decálogo para una final

Moeh Atitar de la Fuente - Saturday 24 de May de 2014

1.- El Real Madrid es favorito. Empezamos así. Tienen mejor plantilla y unas ganas tremendas. Pero a ganas es a lo único que empatamos.

2.- Quiero que gane el Atlético de Madrid. Mi sentimiento colchonero es indiscutible:

Yo tengo el mismo número de glóbulos rojos que de blancos, soy fan de los colchones a rayas y en las pelis de vaqueros voy siempre con los indios.

3.- Disfrutaré del partido. Es curioso, no tengo la inquietud esa que me acompañaba el sábado pasado cuando nos jugábamos la Liga, que por cierto, ganamos. “Disfrutar sí, pero siempre, ganar”.

4.- Llegar hasta una final de la Champions es ya un gran éxito para el Atlético de Madrid.

5.- Pero eso suena a tirita. No. Hay que ganar. Ganar, ganar  y volver a ganar, don Luis. Porque a estas llegamos cada 40 años.

6.- La décima copa de Europa llegará a Madrid. Por eso ya me alegro y lo celebraré.

7.- De perder, me alegraré mucho por mis amigos madridistas, que alguno bueno tengo, porque tengo el defecto de no preguntar de qué equipo es la gente hasta muy tarde.

8.- Prometo ser un caballero en la victoria y desde luego no pienso llorar en la derrota. Y espero lo mismo. Llámenme iluso.

9.- Soy cholista. No sé si ilustrado. Pero cholista.

 

10.- En cuanto al resultado, el que sea, espero que no sea humillante para ninguno de los dos equipos. Que sea todo muy duro y competitivo. No me importaría llegar hasta los penaltis.

11. Y que gane el mejor, y que gane mi equipo: El Atlético de Madrid.