Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • June 2024
    M T W T F S S
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Irak’ Categora

Un soldado de marcha por Bagdad

Monday, March 2nd, 2009

Fotogalería de Washington Post, con el trabajo realizado por Andrea Bruce en una noche de marcha por la calles de Bagdad. Mujeres, taboco, bebida, música… “Bagdad se parece más a Saigon estos días”.

Impagable el baile del soldado con casco armado con visión nocturna

Retirada de Irak

Saturday, February 28th, 2009

Si el calendario que anunció ayer Barak Obama se cumple, EE UU habrá dejado de tener tropas en Irak a finales de 2011, ocho años después de que el presidente anterior decidiera invadir el país árabe. La retirada, como ya se había filtrado, reducirá los 145.000 efectivos desplegados hasta 50.000 soldados para el verano de 2010. Ésta “fuerza residual” se encargará de operaciones especiales y de entrenamiento de tropas iraquíes. Cuando irrumpa el 2012 — quién sabe si con la reelección de Obama en el bolsillo — EE UU habrá dejado de tener una tropa de invasión en Irak. La noticia ha sido bien recibida por los republicanos — McCain dice que es razonable –, por el Gobierno iraquí, y sobre todo por la administración anterior, que asegura que esto solo ha podido ser posible gracias al aumento de tropas a principios de 2007 — the surge — y al establecimiento de un principio de acuerdo de retirada que Bush firmó el día del zapatazo. Como deferencia hacia el ex presidente, Obama le llamó antes de dar el discurso para comunicarle las cifras y fechas definitivas.Las críticas al plan de retirada llegaron — antes del discurso — de las filas demócratas: consideran que esa fuerza residual es demasiado numerosa, y que Obama se ha plegado a las peticiones de los militares, a la largar unos meses su promesa electoral de retirada. Mucho habrá tenido que ver la opinión de Robert Gates, único secretario que ha heredado Obama de la administración Bush, y alto mando. Durante el discurso Obama mencionó en siete ocasiones Afganistán. Hay un párrafo significativo: 

Hemos tenido también en cuenta la simple realidad de que América no puede permitirse ver Irak aislado de otras prioridades: nos enfrentamos al desafío de volver a centrarnos en Afganistán y Pakistán; [nos enfrentamos] a aliviar la carga en nuestros militares; y a reconstruir nuestra economía en apuros — y estos son los desafíos que tenemos que enfrentar. 

Y es significativo por dos razones: Obama reconoce el coste que supone tener a 145.000 efectivos en Irak; que si los tiene en Irak, no puede atender a Afganistán, donde el terreno se está perdiendo; y finalmente pone el foco militar ya no solo en Afganistán, sino también en Pakistán.El discurso de retirada fue acompañado de una entrevista en la PBS (televisión pública) en la que quiso enfatizar:

“Una de las cosas que tenemos que comunicar en Afganistán es que no tenemos interés o aspiraciones para estar allí en un largo término (…) Hay una larga historia, como usted sabe, en Afganistán de rechazar lo que es visto como una fuerza de ocupación y tenemos que ser conscientes de esta historia cuando pensamos en nuestra estrategia”. 

IraK: retirada, violencia e insurgencia

Wednesday, February 25th, 2009

Retirada: Obama había planteado una retirada de Irak en 16 meses; los militares aseguraban que hacía falta 23 meses; al final serán 19 meses. Quedará en Irak una “fuerza residual” de 50.000 efectivos. La nueva administración tiene prisa: la retirada de Irak es necesaria para aumentar el número de efectivos en Afganistán. 

Violencia: Los ataques – atentados se han reducido un 90% desde que se aumentara en febrero de 2007 el número de tropas en Irak (surge), según datos del Ejército de EE UU. La medalla se la ponen por el día de las elecciones locales y provinciales, en el que no se registró ninguna víctima en la estadística de la USS Army. En los comicios de 2005 murieron en atentados 44 personas. 

Insurgencia: Dice el sentido común y demuestra la historia que cuando un grupo (o grupos) insurgentes son acosados — relación directa con el aumento del número de efectivos, la operaciones masivas en provincias como Al Anbar  y la compra de lealtades (los hijos de Irak) — se echan al monte. En el caso de Irak, parece que Al Qaeda se ha trasladado a los pueblos en el desierto.

Ataúdes con banderas

Thursday, February 12th, 2009

La decisión de prohibir las fotografías de ataúdes con las banderas no fue una decisión de la administración Bush. La censura provenía de la era Clinton, si bien fue la pasada administración la que la llevo casi a raja tabla: en las instalaciones militares no se podían tomar fotografías de los feretros. Se intentaba que no llegar a la opinión pública la percepción de que en la guerra había muchos muertos. Es distinto ver un ataúd con la bandera en un pueblo de Utah que ver muchos de ellos puestos en fila. Divide y venceras. Divide, y evitas un efecto Vietnam, cuando los telediarios y la prensa se nutieron de imágenes con los ataúdes.

Durante la guerra de Irak ha habido desde luego infracciones y filtraciones a la prensa. El caso más sonado sucedió en 2004 cuando la contratista Tami Silicio envío unas fotografías al The Seatle Times. Las instantáneas habían sido tomadas en la panza de un avión estacionado en una base kuwaití. Silicio fue evidentemente despedidaPero el Pentágono se vió obligado a pasarle a la prensa imágenes, por la presión fundamental de una organización llamada The Memory Hole

Cinco años más tarde, el secretario de Defensa, Robert Gates — mantenido en el puesto por la administración Obama — ha asegurado que EE UU  va a revisar la política medíatica — censura — sobre las víctimas.

Blackwater hace las maletas en Irak

Saturday, January 31st, 2009

El pasado jueves llegaba una noticia cantada: el Gobierno iraquí decidía no renovar el contrato  que heredó de EE UU con Blackwater, la empresa de seguridad que ha simbolizado la cara visible de la privatización de las guerras actuales. La firma proporcionaba parte de la seguridad de la Zona Verde, que volvió a ser territorio soberano iraquí en 2009. La decisión estaba cantada porque la imagen de los mercenarios había quedado ya del todo hundida cuando protagonizaron un tiroteo en el que murieron 19 personas en septiembre de 2007. Entonces, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, había calificado el hecho de “masacre”, y había pedido la salida de los chicos de Blackwater de su territorio. Cinco de los mercenarios implicados en el tiroteo serán juzgados en enero de 2010 por un tribunal en EE UU. Uno de ellos ya ha reconocido su culpabilidad.

El anuncio de Al Maliki llegó a tres días de unas elecciones provinciales (que se celebran hoy) donde se va a ver qué formación cuenta con más apoyo, más que del reparto de poder local. El Gobierno iraquí no podía mantener esa herencia con una empresa que simboliza parte de la invasión de su propio país, y la percepción de expolio, con los contratos millonarios que se había suscrito, no solo con Blackwater, sino con una rista de otra empresas.

En éste panorama faltaba por ver cual iba a ser la decisión del Gobierno de EE UU con relación a Blackwater en Irak. La firma de seguridad privada se encargaba de la custodia de funcionarios del Departamento de Estado en sus traslados por Irak. Se vanagloriaba de su saber hacer al repetir hasta la insistencia que ninguno de sus custodiados había sido asesinado bajo su paraguas. Blackwater  ya no tendrá ningún contrato de seguridad con EE UU en Irak. Queda por ver aún cuándo será efectiva la decisión, aunque se estipula que habrá un periodo de transición.

Pero la administración Obama no rompe con los contratistas en general, ni tampoco con Blackwater en particular. Estas firmas — Blackwater incluida — seguirán trabajando para EE UU en otras partes del mundo, especialmente en Afganistán, donde la nueva administración parece haber puesto el foco. Queda por ver quién se encargará de la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en Irak una vez Blackwater se haya marchado.

Las compañías de seguridad privada existían antes de la administración Bush, pero con ella se han hecho más visibles y sobre todo se ha instalado la percepción de que son imprescindibles en los conflictos actuales. La privatización de la guerra ya no se disimula.

Artículos relacionados en Guerra y Paz:

Cómo Blackwater sirve a América
El Gustav es también un negocio
Seguridad privada para Obama y los pesqueros
Documentando un golpe de estado en Guinea Ecuatorial
Las acusaciones de Simon Mann
No somos nadie sin Blackwater
Vender posters, el nuevo negocio de Blackwater
Las rubias rescatadas por Blackwater en Kenia
Logos alternativos para Blackwater
Cambio de logo en Blackwater
Blackwater contrata a una firma de relaciones públicas para que le limpie la imagen
¿Retirada de más de 30 batallones de Irak?
Baghdad Bonanza: el top 100 de las empresas contratistas en Irak y Afganistán
La responsabilidad social corporativa de Blackwater
Poco dinero para cubrir las guerras
Mercenarios, el segundo ejército en Irak

Enric González, 1991

Tuesday, December 30th, 2008

Casi todos los días empiezo leyendo la columna que Enric González escribe en Pantallas, sección de El País. Hoy escribe una columna sobre el ERE de RTVE, que ha terminado con la jubilación de Rosa María Calaf : “Conviene recordar, sin embargo, que no es lo mismo un televisor coreano que una crónica coreana”, concluye su columna”Y no es lo mismo la voz de Rosa María Calaf que una broma del Follonero. La broma del Follonero, necesaria, divertida y más rentable que cualquier noticia, sólo es saludable cuando disponemos de alguien que nos cuenta lo que no es broma. No estoy seguro de que los empresarios quieran distinguir entre una cosa y la otra”.

Hoy — por recomendación insistente de Alicia Rivera, otra veterana de contar noticias — me he puesto a navegar por las crónicas que Enric González mandaba desde Arabia Saudí en 1991, donde fue enviado por la entonces redactora jefa de Internacional (Mariló Ruiz de Elvira) para cubrir la guerra del Golfo. Os dejo alguna de estas perlas periodísticas:

— Crónica del 7 de enero de 1991, La prensa se prepara para ir a la guerra:

Una máscara antigás, un traje hermético de plástico, guantes y botas especiales, un chaleco antibalas, una caja con medicamentos y jeringuillas y un voluminoso casco. Cada día, 69 periodistas se ponen todo este equipo y pasean como marcianos mareados por los alrededores de la piscina del hotel Internacional de Dahran. Son los 69 integrantes del pool periodístisco que cubrirán la información desde el frente saudí si estalla la guerra en el golfo Pérsico.Todos los periodistas admitidos en el pool por la Oficina Unificada de Información de la fuerza multinacional pertenecen a medios de comunicación norteamericanos. Antes de integrarse en este equipo han debido superar varias pruebas críticas. La más temida, la de resistencia en carrera, consistió en correr milla y media (casi 2,5 kilómetros) en menos de 15 minutos. Todos los candidatos la superaron, cosa explicable si se tiene en cuenta que las frugales comidas de campaña y la forzosa abstinencia de alcohol impuesta por el régimen saudí han provocado un generalizado adelgazamiento entre los periodistas desplazados a la zona. Los habituales viajes al frente a bordo de vehículos especialmente incómodos y las inclemencias climáticas han contribuido a endurecer las carnes de los periodistas. (continuar leyendo la crónica)

— Crónica del 10 de enero de 1991: La incredulidad saudí va a la guerra:

Nunca una guerra -si algún día la hay- se había preparado con tanta calma y entre tanta incredulidad. Los programas de protección civil en Arabla Saudí, cuidadosamente planificados para culminar el 15 de enero, cuando se cumple el plazo de la ONU se desarrollan paso a paso y se han integrado ya en una rutina diaria que pasa francamente inadvertida.
La cuestión es que los ciudadanos de la provine a oriental, donde está el grueso de la fuerza multinacional, nunca han acabado de creerse que vaya a haber guerra.
Una encuesta realizada entre profesores, políticos y periodistas saudíes, publicada ayer, llegaba a una conclusión monosilábica: no. (continuar leyendo la crónica)

— Crónica del 18 de enero de 1991, primeros días de guerra, “La guerra, señor, la guerra”:

“¿Qué?”. “La guerra, señor, la guerra”, decía un marciano envuelto en una resplandeciente sudadera plateada. La voz sonaba lejana, apenas un eco desde el interior de una máscara negra con un largo filtro antigás alzado allí donde los humanos suelen tener la barbilla. Tocado con una vistosa capucha de plástico azul eléctrico, el marciano recibía conuna leve inclinación de cabeza a los clientes del hotel en cuanto hacían su aparición, somnolientos, en el vestíbulo del hotel AlKhozaba de Riad. “Siga las flechas fosforescentes, sefior, al refugio, al refugio”, indicaba con premura el marciano plateado a todo el que llegaba (Continuar leyendo)

— Crónica del 21 de enero, sencillamente inmejorable, una obra de arte: La guerra en la Luna:

Cuanto más cerca está uno de la guerra, menos comprende lo que ocurre en ella, por aquello de los árboles que no dejan ver el bosque. En este caso, además, se nos había advertido que todas las imágenes y todas las informaciones sobre el desarrollo de los combates serían minuciosamente revisadas y censuradas por los militares. Pero en Arabia Saudí la falta de información excede ya las previsiones más pesimistas. Es como si la guerra se librara en la Luna y de vez en cuando se les cayera un misil por aquí.
A los ciudadanos de este país les resulta difícil entender la guerra en que están metidos: el frente está en algún lugar de la galaxia -no se puede decir dónde y no se puede llegar a él-, el enemigo, a su vez, es un fantasma mudo -ni se le ve ni dice nada-, pero se sabe que le gusta disparar misiles contra Ucronia, un país inexistente, al que los más suspicaces identifican con Israel.Generalmente, los periodistas conectan con su redacción y cuentan lo que sucede sobre el terreno. Aquí y ahora, sucede lo contrario: los periodistas tienen que telefonear a su oficina central -o escuchar la BBC- para saber qué está ocurriendo delante de sus narices. No pueden desplazarse al frente -excepto un grupo de norteamericanos y británicos a los que llevan de excursión exactamente allí donde no pasa nada-, ni tomar imágenes en la retaguardia, ni hablar con los soldados, excepto los oficialmente autorizados. (Continuar leyendo)

— Crónica del 22 de enero, El mando aliado investiga si el misil que cayó sobre Riad fue un Scud o un Patriot:

Dice la celebrada ley de Murphy que cuando algo puede ir mal, va mal. En Murphy debió pensar el domingo por la noche el general Norman Schwarkopf cuando algo que cayó del cielo -hasta ahora no se ha podido concretar el qué- abrió un enorme cráter junto a la base aérea militar de Riad. El impacto se produjo apenas a 100 metros de uno de los avanzados aviones AWACS con que las fuerzas de EE UU controlan desde el aire. Teniendo en cuenta que nunca hasta ahora había caído algo sobre Riad, hay que admitir que Sadam Husein estuvo a punto de acertar los 14 en su primera apuesta.
El algo que cayó junto a la base aérea pudo ser un misil Scud iraquí muy bien apuntado, un antimisil Patriot norteamericano muy mal apuntado o un meteorito. La tercera posibilidad parece estadísticamente descartable, así que o Scud o Patriot. (Continuar leyendo)

— Crónica del 24 de enero, desternillante: La condición humana:

Esta guerra que viene librándose en Irak, Kuwait, ciertas calles desafortunadas de Israel y “algún lugar del desierto saudí”, es considerada como la máxima expresión de la alta tecnología bélica. Artilugios como el misil de crucero Tomahawk y el antimisil Patriot, que se presentan por primera vez en público, son el acabose en materia de perfeccionamiento y modernidad informática. El ser humano que maneja todo este material apenas difiere, sin embargo, del que cruzó los Alpes con Aníbal hace 22 siglos. En la tensa espera de la batalla que se librará en este inhóspito desierto, la variopinta -y difícilmente coordinable- condición humana de las fuerzas multinacionales tiene poco que ver con la infalible modernidad de su armamento. (Continuar leyendo La condición humana)

Como me ha sabido a poco hoy me he comprado Historias de Nueva York y Historias del Calcio. Prometen…

Al Zaidi, el héroe

Wednesday, December 17th, 2008

Un héroe no nace, se hace. Más bien lo hacen. Es lo que le ha pasado al periodista iraquí Muntadhar Al Zaidi que el domingo le tiró dos zapatos a la cara a Bush. Ese gesto ha sido intepretado en todo el mundo como un auténtico gesto de valentía, heroismo, ya no solo en el mundo árabe.

La heroicidad se mide por el reconocimiento, y el reconocimiento por la reacción de los otros. Los iraquíes han salido a la calle para protestar por la detención del héroe. Pero lo han hecho con zapatos en la mano y pidiendo de paso la salida de las tropas estadounidenses.  Ya hablan de que el incidente del zapato a derivado en la revuelta del zapato. Esta tesis señala que los iraquíes — anestesiados o más bien desesperados por la situación — han vuelto a salir a la calle. El gesto del héroe solo ha sido el disparador de todo el nacionalismo que tenían dentro contra los ocupantes.

El reconocimiento ya no solo se mide en las manifestaciones carnales. Ahora, cualquier gesto heróico tiene que ser reconocido en la Red. Pásense por cualquier red social, empezando por Facebook, o Flickr donde puedes mandar la foto con los zapatos que te gustaría tirarle a la cara a Bush . Le podemos añadir también la cantidad de videojuegos en el que puedes tomar partido por la parte que más te resulte simpática: tirarle a Bush unos zapatos, o convertirte en el mismo presidente de los EE UU y ponerte a sortear la lluvia de calzado.

El reconocimiento reclama conocimiento. El periodista héroe ya tiene entradas en distintos idiomas en la Wikipedia. Porque hoy no eres un héroe sino tienes una entrada en la Wikipedia.

El caso de Al Zaidi no es desde luego el primero, ni el último. Además, lo mejor de esta virtualidad es que hasta los anti héroes tienen su reconocimiento: el presunto chorizo francés Jérôme Kerviel, se convirtió en una estrella en miles de grupos por Internet que jaleaban su acción: birarle a su banco unos 5.000 millones de euros.

Pero ¿sirve de algo ser héroe? No lo parece. El hermano del lanzador de zapatos ha denunciado que está ingresado en un hospital tras recibir una buena tunda. Dice que tienen una pierna partida. No podía ser otra parte del cuerpo sino de la que procedía el arma del crimen. Y sigue detenido, pese a la presión de una asociación de abogados árabes que le han recordado al gobierno iraquí y al estadounidense que son los responsables de la salud de detenido.

Las armas del héroe fueron dos zapatos. Son las pruebas del hecho. Pero hay quien las quiere, que espera adorar al fetiche. El ex seleccionador de fútbol iraquí Adnan Hamad ha puesto encima de la mesa 100.000 dólares para quedarse con el calzado. Hamad es otro héroe: llevó a su selección al estrellato al ganar el campeonato de Asia. El héroe pasado quiere el arma del héroe presente, por si tuviera un poder mágico. Suena mitológico. Pero a Hamad le ha salido un duro competidor: dicen que un multimillonario saudi ha ofrecido 10 millones de dólares por los zapatos. De fraguarse la venta, serían los zapatos más caros de la historia.

Pero casi nunca un héroe lo es por unanimidad. Siempre hay alguno que saca la postilla, que cree que el hecho que ha convertido al hombre en héroe es un gesto vil, rastrero, y por tanto que nada tiene que ver con la heroicidad. En este caso quiero resaltar una crítica que viene de cerca: Tariq Alhomayed es editor del periódico saudí Sharq Al Awsat. Por tanto no es un tertuliano de la Fox o del New York Post. Su tesis se la he oído a otros: un periodista no debe de actuar así. Sus armas no son unos zapatos sino la palabra, la pregunta cabrona, pero nunca la violencia. La democracia iraquí le da la posiblidad de usar la palabra, señala. La profesionalidad queda por lo suelos con estos comportamientos se lamenta Alhomayed. Pero se olvida de algo importante: en la democracia iraquí han muerto unos 300 periodistas iraquíes en estos últimos años. Por abrir la boca, nada más y nada menos. Ni una línea en las palabras de Alhomayed para esos héroes tan anónimos como muertos.

A los héroes les persigue el castigo por su acción. Dicen que Al Zaidi le pueden caer entre siete y 15 años de prisión por el gesto heróico. Propongo un post para alguien experto en derecho comparado: ¿qué pena de cárcel le puede caer a un periodista por tirarle unos zapatos a su presidente en una rueda de prensa en España, Francia, EE UU, Reino Unido, Rusia…? Sería divertido ver a los líderes aparecer con casco ante los periodistas, ante la ameneza de una lluvia de zapatos. A veces se lo merecen, pero reconozcamos que no son las formas [Por cierto, la única lesionada por el incidente ha sido Dana Perino, la portavoz de la Casa Blanca, a la cual golpeó en un ojo un micrófono que salió propulsado al recibir el impacto de uno de los zapatos. Ella — que se ve mujer de potingues — no ha usado esta vez maquillaje para taparse el moratón. Que se note la herida de guerra].

Esta construcción del héroe actual no ha acabado. Falta el culmen: una entrevista televisada en la que explique todos los detalles. Espero que no sea tonto y que cobre una buena suma. Después de todo el héroe también tiene que generar algo de envidia.

No tan al margen:

Dan Perino — la portavoz de la Casa Blanca con el ojo morado — se las tuvo que ver con los periodistas sobre el inicidente del zapato. A los periodistas de la Casa Blanca no les hace falta zapatos para hacer daño…

Como Blackwater sirve a América

Tuesday, December 16th, 2008

Extraigo fragmentos de un Artículo de opinión pubicado en el Wall Street Journal:

El Gobierno vio la necesidad de americanos altamente experimentados y entrenados para proteger a sus civiles en el exterior y seleccionó a Blackwater.
Cada individuo que ha trabajado en Irak para Blackwater ha servido previamente en el ejército de EE UU o como oficial de policía. Muchos fueron altamente condecorados. Y desde el principio, estos individuos han estado obligados por contratos detallados que aseguran un control y dirección intensiva del gobierno.
(…)
En unas declaraciones públicas esta semana, Jeffrey A. Taylor, Fiscal de los Estados Unidos en el Distrito de Columbia dijo: Hay que indicar que las acusaciones de hoy son muy limitadas en sus alegaciones. Seis guardias de Blackwater han sido acusados por un injustificado tiroteo el 16 de septiembre de 2007, no toda la organización de Blackwater en Bagdad. Había 19 guardias en el equipo Raven 23 ese día en la Plaza Nisour. Muchos actuaron profesionalmente, responsablemente y honorablemente. De hecho estas acusaciones no tienen que ser leídas como una acusación contras estos bravos hombres y mujeres que arriesgan su vida como contratistas de seguridad de Blackwater”.
(…)
Nuestros equipos no están cocinando o llevando abastecimiento. Llevan balas. Son veteranos militares que han elegido servir otra vez a su país. Muy poca gente conoce a alguien que quiera ir voluntariamente a una zona de guerra a proteger a gente que no conoce. Yo conozco a 1000 de ellos, y estoy orgulloso de que formen parte de nuestro equipo.”

Éste artículo ha sido escrito por Erik D. Prince, fundador y cabeza de la empresa Blackwater, a raíz de las acusaciones contra seis empleados de la compañía la semana por la muerte de 17 civiles iraquíes en la Plaza Nisour .

Prince no hace mención en éste artículo de los emulumentos que reciben ya no sus empleados sino el mismo por prestar un servicio de seguridad. Prince, como muchos otros, ha visto un negocio en la presunta escasa capacidad de respuesta que tienen los ejércitos de hoy en día para determinadas labores de seguridad en zonas de guerra. Es paradigmático que además, quienes busquen este lucro procedan del ejército, de la policía, donde directamente no se pudieron forrar. Y justifican su lucro como un servicio a su nación, como una acción patriótica.

Artículos relacionados en Guerra y Paz:

El Gustav es también un negocio
Seguridad privada para Obama y los pesqueros
Documentando un golpe de estado en Guinea Ecuatorial
Las acusaciones de Simon Mann
No somos nadie sin Blackwater
Vender posters, el nuevo negocio de Blackwater
Las rubias rescatadas por Blackwater en Kenia
Logos alternativos para Blackwater
Cambio de logo en Blackwater
Blackwater contrata a una firma de relaciones públicas para que le limpie la imagen
¿Retirada de más de 30 batallones de Irak?
Baghdad Bonanza: el top 100 de las empresas contratistas en Irak y Afganistán
La responsabilidad social corporativa de Blackwater
Poco dinero para cubrir las guerras
Mercenarios, el segundo ejército en Irak

El gesto que resume la presidencia de Bush

Sunday, December 14th, 2008

Un periodista iraquí ha lanzado hoy a la cara del presidente Bush sus zapatos y le ha llamado perro durante la rueda de prensa conjunta que celebraba con el primer ministro iraquí Al Malaki, quien ha actuado de guardaespaldas. La fotografía, de AFP, habla por si sola:

Vía | ELPAÍS.com 

Actualización: El vídeo con la secuencia: “¡Toma tu beso de despedida, pedazo de perro!”, le dice el reportero mientras le tira cada uno de los dos zapatos, el peor gesto y el peor insulto para el peor presidente. Pero hay que reconocer que George W. Bush tiene reflejos…y el periodista, mala puntería

El precio de la lealtad en Irak

Saturday, December 13th, 2008

50 dólares por poner una bomba, reportaje de Ramón Lobo, en El País:

El capitán Ibrahim Munther, responsable de la seguridad de Wajihiyah, es optimista: “La gente se hartó de violencia y están perdiendo el miedo. Cada vez tenemos más y mejor información”. Uno de los canales en los que fluyen nombres de sospechosos son los Hijos de Irak, que en Diyala pertenecían en un 90% a Al Qaeda. “No todos eran militantes convencidos, muchos lo hacían por dinero. A veces pienso que si llegase otro con 400 dólares en vez de 300 se pasarían otra vez al enemigo”, explica el capitán norteamericano.

Esa es la fragilidad que debe de tener en cuenta EE UU: el aumento de tropas — the surge — y la compra de voluntad de los iraquíes — los hijos de Irak — ha sido efectivo, pero puede resultar efímero: ¿qué alternativa tienen preparada cuando se vayan reduciendo el número de tropas estadounidense? ¿Darán 500 dólares cuando la insurgencia ofrezca 400 al iraquí? ¿Qué capacidad tiene el Gobierno iraquí para mantener el sueldo a los miembros de cuerpos de seguridad? Demasiadas incógnitas.