Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • October 2017
    M T W T F S S
    « Sep    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Guerras Pasadas’ Categora

Historia de una fotografía: Taxi al infierno

Friday, June 6th, 2014

Amanecer del 6 de junio de 1944. Soldados estadounidenses de la Compañía E, de la 16º DE infantería, perteneciente a la Primera División de Infantería, desembarcan en la playa de Omaha, Normandía. Empezaba la ofensiva terrestre de los aliados contra las tropas nazis. El suboficial de los Guarda Costas, el jefe de fotografía Robert F. Sargent, toma con su cámara imágenes del desembarco. El cuerpo de Guarda Costas de EEUU tuvo el papel crucial de conducir los buques anfibios desde los buques donde embarcaban los soldados, fondeados a unas millas de la costa, hasta la misma playa.

La fotografía.  Se ha hablado mucho de las 8 fotografías del desembarco de Robert Capa que sobrevivieron al mal hacer de un becario que las reveló mal [en la página de la agencia Mangum se puede ver una selección de las fotos de Capa en Normandia] . Pero pocas veces se menciona a Robert F. Sargent. El mismo Capa  le menciona con cierto desdén propio de su ego en sus deliciosas memorias sobre la II GM: “[Al llegar de vuelta a Wetmouth, Inglaterra] supe que el otro fotógrafo asignado a Omaha beach había vuelto hacía dos horas y que no pisó la playa: ni siquiera llegó a dejar el buque. Y ya iba camino de Londres con su impresionante triunfo”.

Los dos Robert había compartido el buque U.S.S Chase. Era lógico que el Robert F. Sargent corriera hasta Londres para hacer llegar las fotos del desembarco: la propaganda de guerra de los aliados requería fotos de la gesta.

Taxis to Hell – and Back – Into the Jaws of Death

Taxis to Hell – and Back – Into the Jaws of Death

 

Robert F.Sargent titulo la fotografía: “Las fauces de la muerte”. En el pie original se puede leer: “Invasores americanos corren por la rampa de una barcaza de desembarco de la Guarda Costera para vadear las últimas peligrosas yardas de la playa de Normandía. El fuego enemigo derribará a algunos de ellos. Su ‘taxi’ se alejará de la arena para volver a traer más pasajeros del buque de transporte de los Guarda Costas”.

El fotógrafo. Nada, salvo estas fotos, se sabe de Robert F. Sargent. Ni de antes ni de después del Día-D. Es extraño, en una sociedad como la estadounidense que rebusca en su historia reciente, no haya (o yo al menos o he encontrado) ningún rastro de este protagonista y notario directo de un momento histórico.

 

Heridos

Un soldado desembarca en el USS Chase, tras haber sido herido en la playa de Omaha.

 

Para mí, más allá de la historia, esta fotografía tiene un valor especial por esta portada. Cosa de editores gráficos.

Babelia

El País, 3 de mayo de 1808

Friday, May 2nd, 2008

Me he entretenido mucho con el número especial de EL PAÍS, en el que simula cómo habría sido de haber existido aquel 2 de mayo de 1808.

En el número no falta ni siquiera el editorial: “Contra la invasión francesa todos estamos llamados a actuar como españoles. Pero, como españoles, no debemos perder de vista que el sentimiento indestructible que nos une es el rechazo de la invasión, o el acuerdo sobre el régimen político que queremos para nuestra patria na vez libre del invasor. La condena de quienes desean la reforma de España, aumentando su libertad y su progreso, parte de un equívoco monstruoso que teníamos que haber desterrado hace demasiado tiempo, pero mucho más en circunstancias tan dramáticas como las actuales. No nos hace españoles el hecho de profesar una religión ni tampoco la defensa de la monarquía absoluta; nos hace españoles el haber nacido en España y también el amor que le profesamos, cada cual desde nuestras creencias religiosas, cada cual desde nuestras ideas políticas.”  Tampoco falta la viñeta de Forges.

Por cierto, ¿celebraremos dentro de cinco años la vuelta de Fernando VII  y el tratado de Valençay? ¿Gritarán el calle nuestros políticos “¡viva las cadenas!”?

PS: Una recomendación para éste día patriítco: Un día de colera, de Arturo Pérez Reverte.

El sobrino de Hitler

Tuesday, April 1st, 2008

Un interesante post de Daniel Finkelstein publicado en THE TIMES sobre qué fue de los niños de los nazis. Y de todo hay, con lo cual muchos que fueron niños de nazis no fueron niños nazis.

Llama la atención la historia de Paddy Hitler, sobrino de Adolf. Hijo de Alois Hitler y una irlandesa, William Patrick Hitler nació en Irlanda, hasta que pronto el matrimonio se trasladó a Liverpool. Luego Alois marchó a Alemania, y en unos años, cuando su tío llegó al poder, Paddy le siguió para beneficiarse. Tito Adolf lo colocó en un banco primero, luego en La Opel, pero Paddy quería más, y como el tito no se lo dio deshizo sus pasos, volvió en el 38 a Londres, y escribió un sonado artículo: “Porqué odio a mi tío”.

Paddy, o Willy, marchó luego con su madre por EE UU, en una gira para dar conferencias, organizadas muchas de ellas por Hearst, el magnate de la prensa sensacionalista que en el 33 había entrevistado al propio Hitler. La rebelión contra su tío — por negarle un enchufe mayor — le llevo a enrolarse en el Ejército estadounidense. Cuando se presentó en la oficina de reclutamiento con su propio nombre, el oficial le contestó con sorna: “Encantado de verle, Hilter. Mi nombre es Hess”.

Poco se supo más de Paddy – Willy, salvó que se licenció del Ejército en 1947, al parecer por heridas de guerra. Su historia fue luego retomada en 1998 por David Gardner, que descubrió que el sobrino de Adolf Hitler se había casado, y había tenido cuatro vástagos. Ninguno de ellos ha perpetuado hasta el momento el apellido de uno de los mayores asesinos y dictadores de la historia. Paradojas de la historia: el apellido Hitler se extinguirá en Estados Unidos.

PS: Si alguien le interesa más la historia de William Patrick Hitler, puede consultar los archivos del FBI, que como es lógico, le miraron hasta la última muela.

PS2: Premio para el que averigüe que le pasa a esta foto manipulada de la Wikipedia.

Frase del día: “Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”

Saturday, March 15th, 2008

“Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”, frase pronunciada por el alemán Horst Rippert, de 88 años, y que el 31 de julio de 1944 abatió el Lightning 38 del escritor padre de Le Petit Prince.

La république des Livres, blog literario de Le Monde, titula: “Saint-Exupéry abatido por uno de sus lectores“.

En ese blog encontramos más detalles de ese día, en boca de quien disparó sobre el avión del literato francés:

Si lo hubiera sabido, no habría disparado. No sobre él (…) Me lancé en su dirección y disparé, no en el fuselaje, sino en las alas. Le toqué. El zinc se precipitó. Derecho al agua. Se estrelló contra el mar. Nadie saltó. El piloto, no le vi. Me enteré unos días después que era Saint-Exupéry. Esperé, y espero aún, que no fuera él. En nuestra juventud, lo habíamos leído todo de él, adorábamos sus libros. Sabía admirablemente describir el cielo, los pensamientos de los pilotos. Su obra ha suscitado la vocación de muchos de nosotros. Adoraba al personaje.”

Murió el perro de guerra Bob

Monday, October 15th, 2007

Robert DenardRobert Denard murió el pasado sábado a los 78 años en su cama . El Alhzeimer que le fue diagnosticado hace unos años, borró parte de sus memorias de guerra. Porque el comandante Bob, el Viejo Bob o Said Mustapha Mahdjoub (todos ellos apodos de guerra, sin contar con los numerosos nombre falsos que usó) vivió de la guerra y para la guerra: Denard era un dog of war, un perro de guerra, un mercenario, que sirvió como inspiración para el personaje de Forsyth, Cat Shannon.

En su ficha de combate cuenta con numerosos golpes de Estado en el continente africano y la península Arábiga, con intervenciones en Zimbabwe (la antigua Rodhesia), Nigeria, Benin, Yemen, Angola, Gabon, el antiguo Zaire, un largo etcétera y sobre todo Comoras.

El viejo Bob nació en Francia en 1929. Su padre era un militar que desarrolló su carrera en las colonias. Con 16 años, se unió a la resistencia durante la II Guerra Mundial; luego Denard se fue como voluntario a Indochina, a luchar contra el comunismo, su primera batalla, porque él se declaraba ante todo anticomunista.

Hasta 1952 estuvo enrolado en el ejército francés; luego se trasladó a Marruecos, formando parte de la Policía del protectarado hasta la independecia del país. Denard dejaba los uniformes y se convertía en un perro de guerra.

El comandante Bob vivió en los procesos de descolonización, en plena Guerra Fría. Había que parar al comunismo en África, y mantener los intereses de Francia, pero respetando siempre las apariencias de no ingerencia. Para eso les services de renseignement tenía a tipos como Denard.

Si hubo un destino y un objetivo predilecto para el viejo Bob ese era Comoras. Hasta cinco golpes de Estado protagonizó Denard y sus chicos en el pequeño país desde 1975.

En 1995, el comandante Bob, salió de su retiro, y al frente de un grupo de treinta combatientes (todos ellos europeos), derrocó al presidente Said Mohamed Yoharr. Bob y sus chicos (sobre todo Dominique Malacrino) saltaron a las páginas de todos los periódicos.

Denard detenido por tropas francesas en 1995Yohar, a quien Bob había llevado al poder tras asesinar en 1989 al anterior presidente (también ayudado por Denard, con guardia pretoriana incluída), fue hecho prisionero. Era el aparante seguro del comandante, ya que, pese a que todo señalaba que detrás del golpe estaban los servicios secretos galos, Francia se lavó las manos y decidió intervenir, enviando a 1.000 efectivos a los que Denard y sus chicos se rindieron. “No comprendo lo que ha pasado. Seguramente me neutralizarán para que no hable. Tengo enfrente, como enemigos, a compañeros de armas. Estoy descorazonado. Los servicios secretos no están envueltos en esto. Por eso se ha formado este lío”, decía Denard en declaraciones recogidas por El País el 5 de octubre de 1995.

Francia mandó al presidente Yohar al exterior para que se recuperara del susto, pero luego no le dejó volver. Denard había cumplido su misión, en el siempre teatro de falsedades y apariencias.

En febrero del 2006, el teatro de las apariencias llegaba a los tribunales: Denard, ya enfermo, era juzgado en Absentia por este último golpe de Estado. La sentencia se conoció el pasado mes de julio: cuatro años de prisión que nunca iba a cumplir. En proceso, con documentos, entrevistas y demás, en Comores95.

9 de mayo, día de la victoria

Wednesday, May 9th, 2007

El 9 de mayo de 1945 los aliados y la URSS celebraron la victoria frente al fascismo (no todo el fascismo, claro). El día de antes, los alemanes habían firmado la rendición incondicional. Desde entonces, con un paréntesis de 1991 a 1995, Rusia celebra el día de la victoria???? ??????, Den Pobedi.

Soldados soviéticos portan los estandartes nazis antes de ser destruídos en la Plaza Roja

He aquí algunas fotos de la celebración en Rusia de ese día. También podéis visitar la página del 60 aniversario, donde os recomiendo la fotogalería.

Soldados rusos destruyen los estandartes nazis en la Plaza Roja de Moscú

La gesta rusa de la Segunda Guerra Mundial ha quedado siempre ensombrecida por tres cuestiones: pactaron con los nazis primero, y hasta que no se vieron invadidos no hicieron nada; la Guerra Fría; y por las salvajadas de uno de los más grandes dictadores de la historia: Josif Stalin.