Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • September 2017
    M T W T F S S
    « Sep    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Historia’ Categora

El sobrino de Hitler

Tuesday, April 1st, 2008

Un interesante post de Daniel Finkelstein publicado en THE TIMES sobre qué fue de los niños de los nazis. Y de todo hay, con lo cual muchos que fueron niños de nazis no fueron niños nazis.

Llama la atención la historia de Paddy Hitler, sobrino de Adolf. Hijo de Alois Hitler y una irlandesa, William Patrick Hitler nació en Irlanda, hasta que pronto el matrimonio se trasladó a Liverpool. Luego Alois marchó a Alemania, y en unos años, cuando su tío llegó al poder, Paddy le siguió para beneficiarse. Tito Adolf lo colocó en un banco primero, luego en La Opel, pero Paddy quería más, y como el tito no se lo dio deshizo sus pasos, volvió en el 38 a Londres, y escribió un sonado artículo: “Porqué odio a mi tío”.

Paddy, o Willy, marchó luego con su madre por EE UU, en una gira para dar conferencias, organizadas muchas de ellas por Hearst, el magnate de la prensa sensacionalista que en el 33 había entrevistado al propio Hitler. La rebelión contra su tío — por negarle un enchufe mayor — le llevo a enrolarse en el Ejército estadounidense. Cuando se presentó en la oficina de reclutamiento con su propio nombre, el oficial le contestó con sorna: “Encantado de verle, Hilter. Mi nombre es Hess”.

Poco se supo más de Paddy – Willy, salvó que se licenció del Ejército en 1947, al parecer por heridas de guerra. Su historia fue luego retomada en 1998 por David Gardner, que descubrió que el sobrino de Adolf Hitler se había casado, y había tenido cuatro vástagos. Ninguno de ellos ha perpetuado hasta el momento el apellido de uno de los mayores asesinos y dictadores de la historia. Paradojas de la historia: el apellido Hitler se extinguirá en Estados Unidos.

PS: Si alguien le interesa más la historia de William Patrick Hitler, puede consultar los archivos del FBI, que como es lógico, le miraron hasta la última muela.

PS2: Premio para el que averigüe que le pasa a esta foto manipulada de la Wikipedia.

Frase del día: “Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”

Saturday, March 15th, 2008

“Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”, frase pronunciada por el alemán Horst Rippert, de 88 años, y que el 31 de julio de 1944 abatió el Lightning 38 del escritor padre de Le Petit Prince.

La république des Livres, blog literario de Le Monde, titula: “Saint-Exupéry abatido por uno de sus lectores“.

En ese blog encontramos más detalles de ese día, en boca de quien disparó sobre el avión del literato francés:

Si lo hubiera sabido, no habría disparado. No sobre él (…) Me lancé en su dirección y disparé, no en el fuselaje, sino en las alas. Le toqué. El zinc se precipitó. Derecho al agua. Se estrelló contra el mar. Nadie saltó. El piloto, no le vi. Me enteré unos días después que era Saint-Exupéry. Esperé, y espero aún, que no fuera él. En nuestra juventud, lo habíamos leído todo de él, adorábamos sus libros. Sabía admirablemente describir el cielo, los pensamientos de los pilotos. Su obra ha suscitado la vocación de muchos de nosotros. Adoraba al personaje.”

Cincuenta años del Explorer I

Thursday, January 31st, 2008

No fue el primero. Al Explorer le ganó por pocos meses el Sputnik, primero un satélite, luego con la perra Leica. Los soviéticos ganaban la primera batalla espacial de la Guerra Fría. La respuesta estadounidense, el lanzamiento de su primer satélite, se precipitó sin duda. Había que estar. Por eso en diciembre lanzaron el Vanguard, que no llegó a ningún lado.

El programa espacial estadounidense solo fue posible en los primeros años gracias a un hombre, Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun, un ingeniero alemán que no solo estuvo al servicio de los nazis, sino que formó parte de la SS. Von Braun, además, había dado a Hitler el primer misil balístico de la historia – V-2 – con el que se bombardeó entre otras ciudades Londres o Amberes.

Al terminar la guerra, soviéticos y estadounidense se lanzaron a la caza de este hombre y su equipo, no para corgarlo de la horca como otros nazis, sino para que desarrollará sus conocimientos. Ganaron la batalla los EE UU, y Von Braun y los científicos imprescindibles fueron perdonados. El resto, los que nada podían ofrecer, fueron juzgados.

Volviendo al Explorer I, los tres responsables del proyecto (Wernher von Braun, responsable máximo; William H. Pickering, director del laboratorio donde se construyó el satélite; y James A. Van Allen, el científico reamente responsable del Explorer I), mostraron a la prensa la fotografía de este icono, que iba a ser la respuesta al bip-bip del Sputnik, y de los ladridos de la perra Laica a bordo del Sputnik 2.

La Guerra Fría en el espacio había comenzado. Aún ni siquiera existía la NASA – que se iba a poner en marcha en julio de 1958 – y EE UU fue a remolque de la URSS hasta que logró poner a unos hombres en la luna. La batalla por el espacio, era la batalla por controlar el mundo desde arriba, pero también una batalla propagandística para demostrar la superioridad de un lado del mundo frente al otro.

En NYT encontramos un gráfico sobre este primer satélite estadounidense, y un repaso a estos 50 años de la conquista del espacio. En i-space, una historia del Explorer I. La NASA muestra una interesante galería de los hitos de estos 50 años en el espacio.

Dos aniversarios nefastos

Wednesday, January 30th, 2008

75 años  de la llegada de Hitler al poder.

Y 60 años del asesinato de Mahatma Gandhi, icono del pacifismo. Parte de sus cenizas serán esparcidas hoy en el Mar de Arabia. El día de su asesinato es ahora conmemorado como el Día Mundial de la Paz.

Hace poco usaron a estos dos iconos – Hitler icono del mal, Gandhi icono del bien y la paz – en un anuncio publicitario.

Epitafio en cifras de un dictador llamado Suharto

Sunday, January 27th, 2008

Se ha muerto Suharto en la cama de un hospital, sin pisar un tribunal y menos una cárcel. Todo un dictador – otro más – que muere tranquilo por lo que ha hecho.

El dictador en cifras: 86, sus años. De los cuales, 32 en el poder (1966-1998).  5 estrellas adornaban el uniforme del general. 1998, el año que dimitió. Los pobres pasaron del 60% de la población al 15% durante su mandato, con un crecimiento económico del 8% anual en los 80 , con el barapalo de las crisis económica en Asia , lo que formó su salida del poder.

Tanto crecimiento económico no fue en balde para las arcas del dictador y de su familia: entre 15.000 y 35.000 millones de dólares de fortuna personal, de los cuales solo fue acusado de haberse llevado unos 535. Su mujer, como tantos otros cónyuges, hijos o hermanos de dictadores, recibió el sobrenombre de ‘Madame 10%’.

El dictador Suharto tocando la guitarra

En los primeros años de su mandato, la represión dejó entre 400.000 y 500.000 muertos, por simpatizar por el Partido Comunista, que por cierto fue ilegalizado. Estábamos en la Guerra Fría, con un Vietnam muy cerca, y había que evitar que el comunismo se impusiera por todo el continente, y la CIA, por supuesto, le apoyó.

Timor Oriental fue otro lugar donde a Suharto no se le recordará muy bien, ya que se encargó de eliminar a unas 100.000 personas tras la invasión del país en 1975. Timor Oriental no se quitaría el yugo de Suharto hasta 1999.

En EL PAÍS hay una galería con imágenes de este dictador, muerto hoy en la cama de un hospital.

Leonardo sigue dando juego

Sunday, January 20th, 2008

Si Leonardo Da Vinci hubiera vivido en nuestros días, sin duda trabajaría para una de las grandes empresas del armamento. Sería tal vez tan misterioso como entonces, pero usaría un sistema informático para encriptar sus planos.

El semanal XL publica hoy un curioso reportaje sobre los planes de Leonardo para construir una especie de ejército autómata: “El genio toscano escondió en el Codex Atlanticus las instrucciones para construir una armada de autómatas. Ahora un grupo de italianos ha podido descifrarlas”.

Al más estilo Código Da Vinci, los investigadores del grupo Loenardo3  están recreando  los inventos militares que Leo dejo en sus planos, llenos de trampas que sólo él sabía interpretar . Y dejo muchos, porque solo dormía unos minutos cada dos horas, bebía solo para saciar la sed, y comía lo justo para saciar el hambre. El resto del día lo ocupaba para sus invenciones, pinturas, esculturas, disección de cadáveres…

Pero no todo el legado de este genio está en buen estado. Leo en EL PAÍS que los dibujos que “la mugre amenaza los dibujos de Da Vinci en la Ambrosiana“.

Murió el perro de guerra Bob

Monday, October 15th, 2007

Robert DenardRobert Denard murió el pasado sábado a los 78 años en su cama . El Alhzeimer que le fue diagnosticado hace unos años, borró parte de sus memorias de guerra. Porque el comandante Bob, el Viejo Bob o Said Mustapha Mahdjoub (todos ellos apodos de guerra, sin contar con los numerosos nombre falsos que usó) vivió de la guerra y para la guerra: Denard era un dog of war, un perro de guerra, un mercenario, que sirvió como inspiración para el personaje de Forsyth, Cat Shannon.

En su ficha de combate cuenta con numerosos golpes de Estado en el continente africano y la península Arábiga, con intervenciones en Zimbabwe (la antigua Rodhesia), Nigeria, Benin, Yemen, Angola, Gabon, el antiguo Zaire, un largo etcétera y sobre todo Comoras.

El viejo Bob nació en Francia en 1929. Su padre era un militar que desarrolló su carrera en las colonias. Con 16 años, se unió a la resistencia durante la II Guerra Mundial; luego Denard se fue como voluntario a Indochina, a luchar contra el comunismo, su primera batalla, porque él se declaraba ante todo anticomunista.

Hasta 1952 estuvo enrolado en el ejército francés; luego se trasladó a Marruecos, formando parte de la Policía del protectarado hasta la independecia del país. Denard dejaba los uniformes y se convertía en un perro de guerra.

El comandante Bob vivió en los procesos de descolonización, en plena Guerra Fría. Había que parar al comunismo en África, y mantener los intereses de Francia, pero respetando siempre las apariencias de no ingerencia. Para eso les services de renseignement tenía a tipos como Denard.

Si hubo un destino y un objetivo predilecto para el viejo Bob ese era Comoras. Hasta cinco golpes de Estado protagonizó Denard y sus chicos en el pequeño país desde 1975.

En 1995, el comandante Bob, salió de su retiro, y al frente de un grupo de treinta combatientes (todos ellos europeos), derrocó al presidente Said Mohamed Yoharr. Bob y sus chicos (sobre todo Dominique Malacrino) saltaron a las páginas de todos los periódicos.

Denard detenido por tropas francesas en 1995Yohar, a quien Bob había llevado al poder tras asesinar en 1989 al anterior presidente (también ayudado por Denard, con guardia pretoriana incluída), fue hecho prisionero. Era el aparante seguro del comandante, ya que, pese a que todo señalaba que detrás del golpe estaban los servicios secretos galos, Francia se lavó las manos y decidió intervenir, enviando a 1.000 efectivos a los que Denard y sus chicos se rindieron. “No comprendo lo que ha pasado. Seguramente me neutralizarán para que no hable. Tengo enfrente, como enemigos, a compañeros de armas. Estoy descorazonado. Los servicios secretos no están envueltos en esto. Por eso se ha formado este lío”, decía Denard en declaraciones recogidas por El País el 5 de octubre de 1995.

Francia mandó al presidente Yohar al exterior para que se recuperara del susto, pero luego no le dejó volver. Denard había cumplido su misión, en el siempre teatro de falsedades y apariencias.

En febrero del 2006, el teatro de las apariencias llegaba a los tribunales: Denard, ya enfermo, era juzgado en Absentia por este último golpe de Estado. La sentencia se conoció el pasado mes de julio: cuatro años de prisión que nunca iba a cumplir. En proceso, con documentos, entrevistas y demás, en Comores95.

Cincuenta años del Sputnik 1

Thursday, October 4th, 2007

SputnikHace hoy 50 años que la URSS tocaba el cielo; y no solo en el sentido literal, sino también en el figurado: con el lanzamiento exitoso del Sputnik 1 (Compañero 1) la URSS conseguía ponerse por delante en la carrera por la conquista del espacio en plena Guerra Fría. Si EE UU había ganado la carrera por la bomba atómica (aún sin estar la Guerra Fría en marcha), Rusia iba camino de hacerlo por la conquista del espacio.

EE UU iría perdiendo las primeras batallas por la conquista del espacio: en 3 de noviembre de 1957, Laika se convirtió en el primer animal en salir de la Tierra y el 12 de abril de 1961 Yuri Alekséievich Gagarin pasaría a la historia como el primer ser humano en salir de la atmósfera terrestre, con viaje de ida incluido. La única manera que tenía EE UU de superar a la URSS fue lo que finalmente hizo: mandar a ser humanos a la luna, pero esa es otra historia.

Cincuenta años después, se calcula que hay 900 satélites en órbita, pertenecientes a más de 40 países, según Spacemen are from Mars, un artículo de The Economist. Y la mayoría de ellos no miran hacia el espacio, sino al planeta Tierra, y gracias a ellos podemos contar con una herramienta como Google Earth, inimaginable cuando se lanzó el padre de todos los satélites y durante el resto de Guerra Fría. Precisamente una de las maneras de sufragar la supremacía armamentística de EE UU y la famosa Guerra de las Galaxias que terminó con la Guerra Fría fue comercializar los satélites y que no fueran solo de uso militar.Pero esa también es otra historia.

9 de mayo, día de la victoria

Wednesday, May 9th, 2007

El 9 de mayo de 1945 los aliados y la URSS celebraron la victoria frente al fascismo (no todo el fascismo, claro). El día de antes, los alemanes habían firmado la rendición incondicional. Desde entonces, con un paréntesis de 1991 a 1995, Rusia celebra el día de la victoria???? ??????, Den Pobedi.

Soldados soviéticos portan los estandartes nazis antes de ser destruídos en la Plaza Roja

He aquí algunas fotos de la celebración en Rusia de ese día. También podéis visitar la página del 60 aniversario, donde os recomiendo la fotogalería.

Soldados rusos destruyen los estandartes nazis en la Plaza Roja de Moscú

La gesta rusa de la Segunda Guerra Mundial ha quedado siempre ensombrecida por tres cuestiones: pactaron con los nazis primero, y hasta que no se vieron invadidos no hicieron nada; la Guerra Fría; y por las salvajadas de uno de los más grandes dictadores de la historia: Josif Stalin.