Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • October 2008
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for October, 2008

Vietnam, 1968, Irak 2008

Friday, October 31st, 2008

“He ordenado que todos los bombardeos aéreos, navales y de artillería cesen a partir de las 8 a.m hora de Washington, viernes por la mañana.He tomado esta [esta decisión] con la creencia de que esta acción puede llevar a progresar hacia un establecimiento pacífico de la guerra vietnamita”: así comunicaba el presidente de EE UU, Lyndon B. Johnson, el cambio de estrategia en la guerra de Vietnam, el 31 de octubre de1968, hace hoy 40 años.

La National Public Radio publica hoy un reportaje sobre este acontecimiento, trazando paralelismo con la guerra de Irak, paradojas de la historia, el día antes en el que Petreaus asume el mando del CENTCOM. Por aquel entonces quien comandaba las tropas en Vietnam era el general Creighton Abrams, quien redujo la presencia militar de los 500.000 a los 30.000 efectivos en los cuatro años en los que estuvo al cargo. Petreaus mira ahora Vietnam, repasa las lecciones y no le importa decir que hay que sentarse a hablar con los talibanes.

El arte de titular: Cagnazo pictures days

Friday, October 31st, 2008

Forges da de nuevo en el clavo

 

Yo añadiría Rafael Nadal, Ingrid Betancourt, Paris Hilton, Penélope Cruz, Bardem, la Duquesa de Alba, Raúl (cuando marca un gol) …

El arte de titular: retratar la confianza

Wednesday, October 29th, 2008

Retratar la crisis agudiza el ingenio, aunque no siempre los medios son muy originales.El índice de confianza elaborado por la Universidad de Michigan” es un termómetro para medir como están de ánimos los consumidores de EE UU. Y de ánimos no andan muy bien.

TIME retrata, con otros datos,  el estado de ánimo de los consumidores. Sencillamente genial.

Elecciones USA: recta final

Wednesday, October 29th, 2008

Una semana y se acabó: sabremos si Obama alcanza la Casa Blanca o McCain protagoniza el milagro de vencer pese a los sondeos en contra. He aquí unos cortos apuntes:

Obama y el sobre exceso: los chicos demócratas están forrados en estas elecciones. Hoy Obama tiene contratado 30 minutos de espacio en pleno prime time, en CBS, NBC, y MSNBC. La CNN ha renunciado al paste diciendo que  no pensaba variar su programación. Se rumoreó que hasta la FOX iba a variar las series mundiales del baseball. Hay ya un sobre exceso del candidato demócrata. Si pierde las elecciones, más de un experto dirá que salir tanto no le ha beneficiado. Pero si gana, tenemos Obama para rato.

No tan lejos, querido.  El sondeo diario de Gallup sitúa a Obama tan solo dos puntos por delante de McCain. ¿Quién dijo que estaba cantado? Precedentes de fiascos hay. Por si acaso, Gallup se marca este artículo sobre candidatos que ganaron las elecciones en EE UU con los sondeos perdidos.

Obama entre los árabes. Dicen muchos que en Gaza hay una pintada en la se puede leer “Obama, inshallah”, es decir, Obama, si Dios quiere”. Se ha usado esa presunta pintada en muchos blogs retorcidos para decir que como los árabes — en este caso los palestinos de Gaza — van con Obama, Obama va contra Israel, es un terrorista, etc. La pintada ha sido usada por The Guardian para recoger un sondeo, en el que seis países árabes y musulmanes muestran sus preferencias por Obama, después de 8 años de Bush. Por cierto, en Palestina es, según ese sondeo, donde les importa menos que vaya a pasar en EE UU: ya están curados de espanto.

Las tres gabadoras . En todos los manuales no escritos de plumillas dice que todo entrevistador tiene que acudir a una entrevista con dos grabadoras, por si falla una. Hace unos días hablábamos de la entrevista a Obama realizada por Klein; ahora, TIME monta una fotogalería comentada por el entrevistador. En la imagen vemos tres grabadoras: las dos del periodista y una del responsable de prensa de Obama, por si acaso escriben lo que no dijo:

 Las tres grabadoras

 El odio de los McCainianos. A la salida de un mitín republicano en Pennsylvania, unos cuantos energúmenos cantaron: “Bomb Obama”.

El Congo, o la guerra en breves

Tuesday, October 28th, 2008

La República Democrática del Congo es el país número 12 en cuanto a extensión. Pocos países han sido tan inestables. Sólo hay que fijarse en los cambios de nombre: el Congo Libre — estado privado del colonialista rey Leopoldo de Bélgica –, el Congo belga, el Congo-Leopolville, Congo-Kinshasa, Zaire (con el dictador Mobutu a la cabeza) y finalmente República Democrática del Congo.

Viejos enemigos, nuevas amenazas: así titulaba The Economist un artículo hace un par de semanas. El Congo no ha dejado de ser escenario de conflictos étnicos, sobre todo en su zona fronteriza con Uganda, Burundi y sobre todo Ruanda, con los mismos enemigos de siempre, que ponen encima de la mesa su pertenencia a un grupo étnico. 17.000 cascos azules velan por acuerdos que todas las facciones se han saltado. La región de Kivu es ahora escenario de los movimientos del grupo rebelde , liderado por el general Nkunda, un psicólogo metido a militar, actor en la guerra de Ruanda, y ahora metido a señor protector de los Banyamulenge, los tutsis del Congo.

Laurent Nkunda, de 41 años, licenciado en psicología. Durante la guerra de Ruanda a principios de los 90 fue fiel aliado del ahora presidente ruandés Paul Kagame, otro tutsi que desde el exilio llegó al poder, en un avance que ponía fin al genocidio de los tutsi de mano de los hutus. Nkunda se quedó en la región de Kivu, como guardián, protector de los tutsis, frente a la presencia de hutus huidos de Ruanda y el propio gobierno del Congo, protagonizando la primera y segunda guerra del Congo. En 2003 se negó a que su grupo rebelde se integrara en el Ejército congoleño como se estipulaba en los acuerdos de paz. Contra él pesa una orden internacional de detención por crímenes de guerra. Siempre ha negado responder a las órdenes del Gobierno de Ruanda, aunque admite que Kagame es su aliado. Un factor importante para entender a Nkunda es su retórica llena de carga religiosa: “Cuando ellos luchan, Dios está de su lado”, dice el líder hablando de sus propios soldados en un reportaje del NYT de 2007, realizado en el territorio de este señor de la guerra .

Sin oposición, de momento. La inoperacia de los cascos azules se ha puesto encima de la mesa cuando una turba ha atacado su cuartel general, cansados de que los soldados que están para protegerles no lleguen a tiempo o no quieran llegar. El general de brigada español, Vicente Díaz de Villegas, comandante de la misión, presentó su dimisión ayer por “falta de medios”. Hoy la ONU anuncia la retirada de su personal humanitario ante el avance de las tropas de Nkunda. El Ejército estatal también cede el paso. Vía libre para Nkunda, cuya tropa está a tan sólo 20 kilómetros de Goma, ciudad fronteriza con Ruanda.

El momento de esta ofensiva del tutsi Nkunda no es casual. El presidente ruandés Paul Kagame, que combatió a principios de los 90 con Nkunda para que los tutsis tomaran el poder después del genocidio hutu, revalidó su poder en unas elecciones más o menos limpias en el mes de septiembre. Nkunda acusa al gobierno del Congo de apoyar a la guerrilla Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR, siglas en inglés), un grupo armado formado por hutus, responsables del genocidio tutsi de 1994. La intencionalidad de Nkunda — en consonancia o no con Kagame — es dar una vuelta más a un conflicto en una región es fuente de minerales tan importantes como el coltán, con el que se fabrican móviles, consolas o ordenadores, tal y como se retrató hace unos meses en un sensacional documental , Blood Coltan. No habrá aventura humanitaria, pese a los 200.000 refugiados desplazados en la región. El coltan — a precio más o menos barato — seguirá en el mercado, lucrando a unos u otros.

Será un guerra que ocupará breve espacio en los medios de comunicación, tal y como sucedió hace unos meses ante avances de estos mismos rebeldes. Los periodistas harán malavares para que la noticia pueda interesar algo, no destacando la muerte de los civiles, sino la suerte que corran los gorilas, otras víctimas del conflicto. Es así: al público le puede interesar más la suerte de unos primates que la de sus congéneres.

Historia de una fotografía: Fenton se va a la guerra

Monday, October 27th, 2008

La guerra de Crimea , con William Howard Russell y sus trabajos para The Times, es sinónimo del nacimiento del corresponsal de guerra. Esa labor es posible gracias a la extensión del telégrafo, que hace que la crónica del periodista pueda llegar en horas a la redacción. Hasta ese momento, los periódicos tenían la versión del soldados que les llegaba por una correspondencia siempre tardía. El trabajo de Rusell es más fresco, y es una visión de un periodista, de un reportero, que nada tiene que ver con la batalla, más allá de la convivencia con los soldados y con el hecho de ser simplemente un narrador de lo que ve.
Poco se destaca sin embargo en los libros de historia del periodismo que la Guerra de Crimea es también donde nace la fotografía de guerra, de la mano de Roger Fenton, y precisamente para contrarrestar el trabajo crítico de Russell.

La guerra ya no se pierde solo en el combate. La Rusia de los Romanov se enfrenta a Francia, Reino Unido,el imperio Otomano y el Piamonte. El motivo: Rusia pretende arrancar partes del imperio otomano, que considera lugares claves para defender a los cristianos ortodoxos. La guerra se desarrolla en varios centros — por ejemplo en el Báltico, o incluso escaramuzas en el Pacífico. Pero Crimea es el lugar que da nombre a la guerra, porque a esa península se dirigen soldados de la alianza contra Rusia, en pleno Mar Negro para taponar un espacio clave para los zares.
La opinión pública británica tiene hasta ahora un concepto en muchos casos romántico de la guerra, y espera una gloria más del Ejército de su Majestad. Russell va a ser el encargado de romper esa visión. En su epitafio en la catedral de St Paul, se dice fue el primer corresponsal de guerra. Como recuerda P. Knightley en The First Casualty Russell no fue el primer corresponsal de guerra, pero sí el que estableció por primera vez un trabajo sistemático para informar a los civiles por parte de un reportero también civil.
Su trabajo es demoledor para los intereses del Reino Unido: describe la cruda realidad de la guerra, y sobre todo la situación paupérrima de un Ejército que va a la guerra mal pertrechado para un territorio de clima hostil, y una oficialidad llena de pijos que van al combate con sirvientes, cocineros y que están más preocupados por la salud de sus corceles que la de sus propios soldados. La crónica que pasa a la historia es La carga de la Brigada Ligera, donde Russell describe la desastrosa carga realizada por Lord Cardigan. La lectura de esta crónica motivó, por ejemplo, que Tennyson escribiera el poema con el mismo título. Un ex ministro de guerra llegó a decir que los soldados tenían que linchar al reportero Russell, mientras el Gobierno de Aberdeen se va al garate, en parte por las críticas que llegan por la mala conducción de la batalla.

La fotografía para acallar a la palabra. El trabajo sistemático y crítico de Russell, intentará ser respondido de varias maneras por el Reino Unido; una de las medidas será restringir los pasos del corresponsal: dirán que Russell y el resto de incipientes reporteros hacían una descripción tan detallada de las batallas que podía ayudar al enemigo. Esta restricción será una herencia para la mayoría de conflictos donde la prensa ya es un actor a tener en cuenta.
Si la censura es un camino directo para entorpecer la palabra, la propaganda es siempre otro método con artes más sutiles que nunca se desdeña. Cansado de las noticias poco favorables, al esposo de la Reina, el príncipe Alberto, se le ocurre que la mejor manera de acallar las críticas es mandar a un fotógrafo para que haga un trabajo tan sistemático como el de Russell, pero con una visión positiva de la tropa: nada de muertos, nada de soldados sucios y mal equipados.
El elegido es Roger Fenton, uno de los fundadores de la Sociedad Británica de Fotografía, fotógrafo habitual en Buckingham y el oficial del Museo Británico. Fenton, como la mayoría de los fotógrafos del siglo XIX, empezó con el pincel. En París llegó a ser uno de los copistas oficiales del Louvre. Y allí fue donde descubrió la fotografía. Pasará a la historia precisamente por su trabajo en Crimea.
Un cuarto oscuro en la guerra. Subido a un carromato — donde lleva su cuarto oscuro — y acompañado por un ayudante, Fenton tomará más de 350 fotografías — que se puede ver en este enlace — para gloria del Ejército de su Majestad en los cuatro meses que pasará con la tropa. No sacará muertos, pero tampoco es que Fenton ceda de todo a una visión edulcorada de la guerra. Una de las fotografías más conocidas es ésta:

El fotógrafo se desplaza al mismo lugar escenario la desastrosa carga de la Brigada Ligera, y la retrata sin ningún muerto, pero con todo lleno de balas de cañón. Sin sacar a ningún muerto, Fenton estremece con ésta fotografía a todo aquel que tiene en el imaginario tanto la crónica de Russell como el poema de Tennyson, al que hace un guiño al titular la imagen “El valle de la sombra de la muerte”. El propio Fenton escribiría más tarde sobre ésta fotografía: “Llegando al barranco llamado valle de la muerte, la vista se vuelve a la imaginación: balas redondas y obuses dispuestos como una corriente en la parte inferior de la depresión hasta el final, sin que puedas caminar sin pisar sobre ellos”.Pero Fenton tomó dos fotografías del mismo escenario: una primera, con el camino casi sin balas, y donde desde luego era difícil tropezar con un resto de la batalla; segunda, con el camino repleto de proyectiles, una clara manipulación del escenario de la batalla para hacer más sugerente el resultado: la batalla, que ya tenía una cruda crónica y un heroico poema, quedaba retratada meses después sin muertos.
Fenton cumple con su misión de sacar “bonita” a la guerra. En las instantáneas que toma el fotógrafo a sueldo de Buckingham Palace no hay acción: el frágil material fotosensible de la época solo permite retratos de soldados que tienen que permanecer muchos segundos parados por la alta exposición que necesita. Curiosamente uno de los que posa para Fenton es el propio Russell:

Las altas temperaturas — trabajando con materiales muy inflamables — , el clima hostil, las enfermedades — Fenton tuvo un ataque de cólera y se volvió con un par de costillas rotas– y sobre todo estar en la guerra, hace que su trabajo sea más meritorio. La gloria acompañó a Roger Fenton a su regreso a Londres: 321 fotografías fueron expuestas en una galería, y parte de ellas difundidas en las páginas de The Illustrated London News y en las de un libro que recoge su obra edulcorada de la guerra de Crimea.

Otros post de Historia de una fotografía:

Detrás de la estación de St Lazare.
Bismarck muerto.
Dewey defeats Truman.
Gloria Swanson por Steichen.

Elecciones USA: los ocho años de Bush destrozan a los Whassup

Saturday, October 25th, 2008

Año 2000: Bush llegaba a la presidencia. Una pandilla de cuatro chalados protagoniza un anuncio en televisión de la cerveza Budweiser:

Año 2008: los cuatro años de Bush han hecho estragos en la pandilla. Uno en Irak, otro enfermo sin asistencia sanitaria, otro arruinado en bolsa, otro intenta sobrevivir al Katrina, otro pierde su casa, el trabajo…Pero tienen la esperanza depositada en el cambio, depositada en Obama:

Vía | Daily Cost, con colección de mejores vídeos pro Obama

Elecciones USA: NYT se moja

Friday, October 24th, 2008

La tradición periodística en EE UU es otra. Allí los medios definen, editorial mediante, “su voto” para un candidato. El sábado pasada, Obama se llevo unos cuantos al bote. Hoy, como no podía ser de otra manera, recibe el apoyo de NYT: Obama for president. El periódico insignia, no está mal recordar, apoyó con otra editorial, a Hillary Clinton en las primarias.

Punto por punto, Obama es mejor que McCain, un candidato que se ha decantado “por una campaña fea”. La victoria planea sobre la candidatura demócrata: el último sondeo de NYT/CBS da el 51% para Obama y el 38% a McCain. Lo curioso es que la tendencia de Obama es hacia abajo, y la de McCain hacia arriba. Como dice el NYT, algunos piensan que la victoria es una opción para McCain. Una hipótesis: en los sondeos, más allá del factor racial, puede estar operando el factor “yo no voto tonto, yo no voto al perdedor”. Y la etiqueta de tonto y perdedor la lleva McCain.

Editorial de 1860 en el que NYT apoyaba a Abraham Lincoln

Volviendo al editorial del NYT, el periódico vuelve a acertar hasta en las fórmulas para vender su propia trayectoria: en éste gráfico se puede ver “el voto” del periódico desde 1860, cuando se mojó por Abraham Lincoln. El gráfico va acompañado con el PDF de cada uno de esos editoriales. Datos curiosos: el último republicano al que apoyó NYT fue Eisenhower, en 1956; y en las dos últimas elecciones ha apostado por caballos perdedores.

NYT aparte — cuyo apoyo es obvio en estas elecciones — Obama conquista a otro supuesto republicano: Scott McClellan fue aquel secretario de prensa de George W. Bush que andaba como un robot, y que estuvo en el puesto desde julio de 2003 hasta abril del 2006, es decir cuando las Armas de Destrucción Masiva no se encontraban en ningún lado. En 2008 escribió un libro despotricando con la administración Bush y diciendo que había gente que se pasaba el día preparando una estrategia de mentira. La Casa Blanca respondió con un “este no es el Scott que conocíamos”. Un apoyo de un republicano arrepentido — ¿quizá es rencor? — de ser el vocero de Bush en tiempos de mentiras.

Un ministro metido a fotógrafo

Friday, October 24th, 2008

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, se pone a hacer fotos con una cámara de un reportero durante su visita a México, con éste desenfocado resultado:

 La secuencia entera la cuenta Daniel Aguilera en el blog de los fotógrafos de Reuters. Por el bien de Cuba esperemos que Pérez Roque tenga mejor ojo para la política.

Elecciones USA: Obama como comandante en jefe

Thursday, October 23rd, 2008

Artículo más que recomendable en TIME, escrito por Joe Klein: Por qué Barack Obama va ganando.  Va ganando pero no dice que vaya a ganar. En el artículo Klein retrata la evolución de Obama como candidato en el último año.

Fotografía que acompaña al reportaje de TIME. El candidato en su avión, después de una jornada maratoniana. ¿Es la imagen de alguien que va ganando? No: es la imagen de alguien preocupado, que piensa. Y es quizá la imagen que quieren trasladar. 

El eje principal del artículo es una conversación entre Obama y el general Petreus durante su visita a Bagdad. El general — que se ha colgado el mérito del llamado surge — pidió “máxima flexibilidad” de cara a una posible retirada de manos de Obama como presidente. El plan del candidato demócrata es retirar casi todas las tropas en 16 meses, algo que incomoda a muchos sectores; el plan de Obama es también poner el foco en Afganistán, un conflicto ya tildado por todos como una “guerra perdida”. La contestación de Obama fue clara:  “Sabe, si yo estuviera en su piel, yo estaría usando los mismos argumentos. Su trabajo es tener éxito en Irak, en los términos más favorale. Pero mi trabajo como potencial comandante en jefe es examinar sus consejos e intereses a través del prisma de nuestra seguridad nacional”.  Es decir, usted es un general que no tiene que dejar de estar a mis órdenes, no como hasta ahora, que Bush le ha dejado dirigir la guerra en Irak a su antojo.

Pero Petraeus ya no es comandante de las tropas destinadas en Irak, y será desde el próximo 31 de octubre jefe del CENTECOM, encargado de todo Oriente Próximo y Asia Central, donde está Afganistán, donde Obama quiere poner el foco de la llamada guerra contra el terrorismo. Y como Obama está ganando, el general Petraeus prepara ya sus discursos sin descartar una negociación con los talibanes ( o para ser más precisos con determinadas tribus pastunes), siguiendo la misma estrategia que hizo con los suníes en la provincia del Anbar, aqunque ésta vez “sin dar la espalda al gobierno de Karzai”, recuerdan desde la candidatura de Obama.

A todo esto: ¿y si Obama finalmente no gana?