Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • May 2010
    M T W T F S S
    « Feb   Jun »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Israel, en su línea

Moeh Atitar de la Fuente - Monday 31 de May de 2010

A nadie le puede sorprender el ataque de Israel a una flotilla con ayuda humanitaria destinada a la sitiada Gaza, aunque siempre queda la duda previa: “¿No será capaces?”. Y son capaces, de parar una flotilla con ayuda humanitaria, porque fueron capaces tan solo hace año y pico de asesinar a más de 1.000 civiles. Califequemos ya de hecho de que los gobiernos israelíes, buscaron, buscan y buscarán tener sometidos, humillados a los palestinos, con la denuncia, el silencio o la aprobación del resto de mundo, pero siempre sin pagar las consecuencias de sus contínuos crímenes.

22.15 Las armas de los activistas. Estas son las armas con las que los activistas hicieron frente a un abordaje  a todas luces ilegal (en aguas internacionales):

Resultado: un soldado israelí herido, y 10 activistas muertos. A todas luces los activistas respondieron de forma desproporcionado: frente a armas de fuego, usaron tirachinas, palos de sombrilla y sillas de plástico. Las imágenes son del ministerio de Defensa Israelí.

15.00 El menú de Gaza. La maquinaria propagandística israelí llega a niveles de manipulación supinos. Escribe Moniga G. Prieto en su blog en Cuarto Poder:

En la ofensiva israelí de 2006 contra el Líbano, uno de los muchos correos electrónicos de la Oficina de Prensa del Gobierno de Israel llamó mi atención. Se trataba de la petición de una ONG local en la que se pedía la movilización internacional para proteger los perros y gatos del norte de Israel, objetivo de los cohetes de Hizbulá. Allí me encontraba, cubriendo el conflicto y constatando los limitados daños en territorio israelí mientras, al otro lado de la frontera, llegaban imágenes de destrucción total y noticias de centenares de muertos. Al principio pensé que era una broma de mal gusto, pero el lacónico mensaje carecía de ironía. La misma que le sobraba al último e-mail del mismo servicio de prensa que me ha vuelto a desconcertar, recibido hace dos días y titulado “Restaurante en Gaza”.

“Ante la llegada prevista de corresponsales extranjeros a Gaza para cubrir las supuestas dificultades humanitarias del territorio administrado por Hamas, y como parte de los esfuerzos para facilitar el trabajo de los periodistas en la región, la Oficina de Prensa del Gobierno se complace en llamar su atención sobre el menú del Restaurante y Club Roots de Gaza. Nos han dicho que el filete de ternera y la crema de espinacas son especialmente recomendables”.

El simpático mensaje electrónico se refiere al único restaurante que se puede considerar de lujo en la franja, frecuentado exclusivamente por extranjeros y en rara ocasión por palestinos adinerados, e impensable para el 95% (siendo generosos) de la población. Critica la existencia de un lugar sin carencias visibles –gracias a los productos de contrabando que llegan por los túneles egipcios más que a los autorizados por Israel- para así apoyar el argumento de que la flotilla humanitaria que se dirige a Gaza para distribuir ayuda a 1.5 millones de personas es innecesaria y “una provocación” en palabras del coronel Moshe Levy, alto responsable israelí para Gaza, dado que en la franja palestina “las tiendas rebosan productos”, según el portavoz israelí Mark Reguev.

11.00.- España convoca al embajador israelí en Madrid, para que se explique (ojo, no parece ser una llamada a consultas).

Imágenes, no hechos. Tratar un hecho de esta magnitud como si solo importara el daño que le puede hacer a la imagen de Israel: “Las imágenes no son ciertamente agradables. Solo puede expresar mi lamento por todas las víctimas”. Declaraciones del ministro de industria israelí Binyamin Ben-Eliezer en una radio del Ejército. Y el mismo agrega, preparando la estretegia venidera de Israel, convirtiendo a las víctimas en culpables: “En el momento e el que alguien trata de arrebatarte tu arma,  para robar tus armas, es cuando empiezas a perder el control”.

“Israel navega en el mar de la estupidez”. Gideon Levy escribe en Haaretz:

The Israeli propaganda machine has reached new highs its hopeless frenzy. It has distributed menus from Gaza restaurants, along with false information. It embarrassed itself by entering a futile public relations battle, which it might have been better off never starting. They want to maintain the ineffective, illegal and unethical siege on Gaza and not let the “peace flotilla” dock off the Gaza coast? There is nothing to explain, certainly not to a world that will never buy the web of explanations, lies and tactics.

Only in Israel do people still accept these tainted goods. Reminiscent of a pre-battle ritual from ancient times, the chorus cheered without asking questions. White uniformed soldiers got ready in our name. Spokesmen delivered their deceptive explanations in our name. The grotesque scene is at our expense. And virtually none of us have disturbed the performance.