Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • June 2010
    M T W T F S S
    « May   Aug »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for June, 2010

El arte del titular: el portero villano inglés

Sunday, June 13th, 2010

Protagonizar una portada durante el Mundial no debe de ser tan dificil: sólo hay que cagarla. Y si eres inglés el eco es mayor: viven el fútbol como si lo hubieran inventado y tiene una prensa especialmente amarillista, incluyendo a la de apariencia seria.

Ayer el guardameta Green fue el protagonista del Inglaterra – Estados Unidos. Los de Capello (pese a ser italiano el primer ministro Cameron aseguró estos días que era el tipo más importante de Inglaterra) se las daban de ganadores frente a un equipo que a eso lo llaman soccer, hasta que apareció Green: un balón fácil de atajar, lo acabó metiendo hasta el fondo.

Así que estaban casi cantadas las portadas del día siguiente en la prensa británica. Me quedo con estas dos: “Manos de patán” y “Oh no, otra vez no…”:

Y una frase de Di Stéfano (copiada a Tomás Ondarra): “No te pido que atajes las que van dentro, pero por lo menos no te metas las que van fuera”.

Helen Thomas y su nefasta relación con Obama

Monday, June 7th, 2010

La veterana periodista, la decana en la Casa Blanca, ha decidido, a los 89 años, retirarse de la primera línea y dejar la sala de prensa. Allí donde, durante los últimos 57 años ha seguido las comparecencias más importantes de las distintas presidencias. Thomas, como decana de los periodistas acreditados la Casa Blanca, tenía el privilegio de abrir y cerrar las ruedas de prensa con sus preguntas. Ha trabajado para varias agencias, y su última nómina le llega de la Hearst Corporation que la tenía en nómina como columnista. Sus preguntas ponían sobre las cuerdas a portavoces y presidentes, fueran republicanos o demócratas.

En marzo de 2006, Soledad Gallego-Díaz reproducía en una columna en El País una pregunta de Helen al entonces portavoz de Bush sobre los detenidos en Guatánamo. En Youtube hay bueno ejemplos de cómo Helen arrinconaba con sus preguntas a los portavoces, interrumpiendo si era preciso, con un “eso no es lo que le estaba preguntando”.

Pero Helen Thomas no había hecho buenas migas con la administración Obama, y fue una de las primeras en quejarse de la nueva manera de comunicar de la Casa Blanca, que saltaba a los periodistas para que los ciudadanos preguntaran directamente a través del blog o del twitter de la Casa Blanca. Thomas acusaba a la Administración Obama de responder solo a las preguntas que le venía bien responder, y no someterse al control de los periodistas acreditados en la Casa Blanca. Thomas se irritó, de manera especial, cuando un periodista del Huffington Post trasladó al presidente preguntas de los lectores sobre Irán. “¿Qué se cree que somos su mascotas?”, le llegó a decir al secretario de prensa, terciando en una polémica con el corresponsal de la CBS. Para Thomas estaba claro que, de todos los presidente, Obama iba camino de ser el que peor trato dispensaba a la prensa.

Ahora Helen Thomas ha decidido retirarse. O han decidido que ya era hora de que se retirara: Lo hace tras unas declaraciones en las que decía que los israelíes tenían que largarse de Palestina y volver a Polonia o Alemania. H. Thomas se disculpó en su página web el pasado día 2 de junio: “[Estas declaraciones] no reflejan mi profunda creencia de que la paz solo llegará a Oriente Próximo cuando todas las partes reconozcan la necesidad del mutuo respeto y la tolerancia. A lo mejor ese día llega pronto”.

Helen Thomas dejará para la memoria periodística muchos momentos de los que aprender, sobre todo en estas latitudes españolas donde una práctica generalizada ha sido la de arrinconar a los periodistas en las ruedas de prensa, donde el personaje público del momento no permite ni las preguntas. Leo mi discurso, y me piro. Para el final, este vídeo con, quizá la última pregunta espinosa de Thomas a un portavoz de la Casa Blanca: “¿Cómo podemos tener relaciones tan estrechas con  un país (Israel) que mata deliberadamente a personas?(…)¿Por qué no condenan estos actos?”. Allí queda eso:

Robbert Gibbs, el portavoz de la Casa Blanca y toreador de Helen Thomas, podrá ya dormir tranquilo.

Una resolución elíptica para Israel

Tuesday, June 1st, 2010

El Consejo de Seguridad de la ONU es especialista en aprobar resoluciones que solo saca los colores a medias a Israel tras sus continuos atropellos a la legalidad internacional y a los Derechos Humanos. Tras el asesinato ayer de diez civiles en aguas internacionales, reunido de urgencia el máximo órgano de la ONU, ha aprobado una resolución en la que se condenan “actos” no a un Gobierno que los permite:

El Consejo de Seguridad lamenta profundamente la pérdida de vidas y heridos resultantes del uso de la fuerza durante la operación militar israelí en aguas internacionales contra un convoy que navegaba hacia Gaza. El Consejo, en este contexto, condena estos actos de los que se derivan la pérdida de al menos 10 civiles y varios heridos, y expresa sus condolencias a sus familias.

El Consejo declara, en el resto de la resolución, la situación en Gaza de “insostenible”. La elipsis es importante: detrás de los actos que condena el Consejo parece que no hay nadie. No hay un gobierno que ordena el asalto. Ni siquiera un Ejército que dispara. La resolución condena los actos “resultantes del uso de la fuerza por la operación militar israelí”, “los actos resultantes”, no la operación militar en sí, con lo que Israel (como hace siempre en su continua manipulación) usará este papel mojado de la ONU para decir que la comunidad internacional también condena la violencia de los activistas, que respondieron a un asalto ilegal con tirachinas y palos, frente al mejor Ejército del mundo. El uso de la fuerza resulta a todas luces desproporcionado: frente a palos y tirachinas, armas. El resultado son diez muertos, todos ellos activistas. El resto es enredo.