Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • April 2009
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Historia de una fotografía: Karo con Ak-47

Moeh Atitar de la Fuente - Wednesday 29 de April de 2009

El Ak-47 es una de las armas ligeras que está presente en todos los conflictos del planeta, especialmente en África. Ya hemos contado aquí que es un arma barata, fácil de fabricar, muy sencilla de manejar, y que soporta todo tipo de maltrato. Es un arma que mata bien, pero sobre todo muy barato.

El Ak-47 ha sido también un sistituto de armas tradicionales usadas en África. Muchos grupos tribales han reducido la lanza tradicional a un elemento simbólico, y se han decantado por el Ak-47 para la defensa de su territorio, de su agua y de su ganado, que son su vida. Es el caso de los karo, un grupo étnico que vive en Etiopía.

Ésta imagen la  tomó Don McCullin en el año 2003. McCullin (1935) es uno de los mejores fotoperiodistas vivos. Formado en la RAF (participó como asistente de fotografía en la Crisis del Canal de Suez en 1956), tuvo que abandonar el Ejército británico porque no pasó unas pruebas para un puesto en laboratorio. Gracias a ese tropiezo McCullin empezó a hacer fotografías, convirtiéndose en la referencia que es hoy. Desde la década de los 60 hasta 1986, McCullin trabajó para el dominical de The Times. Guerra del Vietnam, Palestina, Irlanda del Norte, Irak y un largo etcétera de escenarios de conflictos han sido recogidos por su objetivo. Su trabajo tan realista, tan provocativo para el poder, hizo que el Gobierno de Tatcher se negará a acreditarle para cubrir la guerra de las Malvinas, un conflicto donde la prensa tuvo un acceso restringido a un puñado de periodistas que fueron con el Ejército británico para no llegar ver nada de nada de la guerra.

El trabajo de McCullin tiene sobre todo una vertiente social, de denuncia, que le lleva a retratar los estragos no solo de la guerra, sino también del sida. “En la gran tradición del fotoperiodismo que a veces lo llamamos ‘fotografía comprometida’ o ‘fotografía de la consciencia’,” decía la gran Susan Sontag de él “la amplitud, la franqueza, el carácter íntimo, inolvidable y desgarrador del trabajo de Don McCullin no han sido nunca superados”.

McCullin también ha retratado al Reino Unido, sus paisajes, su gente, y sus celebridades. Inolvidables son sus fotos de los Beatles, o del pintor Francis Bacon en su estudio. “Yo amo a la fotografía, la respeto, la venero, pienso en ella todo el tiempo. Pero no quiero que digan que soy un fotógrafo de guerra. Soy un fotógrafo simplemente. Es el único título que quiero”, asegura de sí mismo McCullin.

PS: Reporteros Sin Fronteras publica “Don McCullullin supporting the freedom of the press” (la página de la organización debe de tener ahora algún problema), un libro que me ha regalado Ramón Lobo. La foto que motiva este post es el fondo de escritorio de uno de tantos ordenadores por lo que paso.

Comments are closed.