Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • March 2007
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Twitter

¿Por qué no ayudaste a la niña?

Moeh Atitar de la Fuente - Sunday 18 de March de 2007

Acabo de leer un artículo, breve pero bueno, de John Carlin en El País Semanal sobre la tan manida foto que Kevin Carter tomó en marzo de 1993 en Sudán, mientras estaba de vacaciones:

Carter contó cómo estuvo unos 20 minutos esperando a que el pajaraco se acercara más a la famélica niña, para tener una instantánea algo mejor. Cansado, se fue, dejando al buitre y a la niña como los encontró.

El 26 de marzo, The New York Times publico la fotografía, que empezó a recorrer todos los medios del mundo – y aún lo hace – hasta ganar el Premio Pulitzer en 1994.

Todo el mundo le preguntó a Kevin Carter si había ayudado luego a la niña, y Kevin se terminó suicidando el 27 de julio.

La conclusión que todos sacaron es que la conciencia le había martirizado por no haber ayudado a la niña, cuando había sido ya testigo – droga mediante en vena – de atrocidades en su Sudáfrica natal. Posiblemente la niña fue solo el detonante.

Este caso es sacado a colación en las clases de ética periodística en muchas facultades, poniendo al alumno en el lugar del reportero gráfico. Ninguno, incluyendo el docto profesor, me ha dado una solución satisfactoria, porque en este caso no la hay. Ni hizo bien, ni hizo mal: simplemente la hizo. Sacudió conciencias, pero Sudán aún sigue allí con sus buitres y sus famélicas niñas.

The Bang Bang Club

Kevin Carter formaba junto a sus tres amigos Ken Oosterbroek, Greg Marinovich y Joao Silva, el llamado “Bang Bang Club”. Los cuatro eran fotógrafos, y se pasaban el día haciendo fotos de la violencia que sacudía Johanesburgo en pleno Aparheid.

A través de Balada del Elefante Azul, llegó a esta reseña de un libro de estos fotógrafos, de los cuales, y ya es indicativo, solo quedan dos con vida.