Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • June 2024
    M T W T F S S
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Globalización’ Categora

La kufiya ‘made in’ china

Friday, March 21st, 2008

La kufiya ya no es lo que era. De ser una prenda típica de Oriente Próximo – sobre todo en Palestina, Jordania e Irak, y no confundir con el agal – pasó a ser la prenda natural y emblemática del movimiento de liberación palestino, saltó de allí a ser un símbolo de rebeldía, pasó a ser complemento de las pasarelas de la mano de marcas de alta costura como Balenciaga, pasaron a los escaparates de la Quinta Avenida, lo vistieron personalidades como la actriz Kirsten Dunst, Zapatero se lo puso en una ocasión (organizándose un revuelo absurdo) hasta venderse en cualquier H&M o Zara para adornar los cuellos de cualquier joven, desvirtuando eso sí los colores originales, en blanco combinado con el rojo o el negro .

Arafat, portando su Kefiya, es recibido por el presidente Adolfo Suárez en el Palacio de la Moncloa en 1979 (Foto EFE)

Leo en CNN (vía FP) que en Palestina están cerrando muchos talleres porque las prendas esta prenda ahora la fabrican y la importa de China, que desde mediados de los años 90 importa productos a Palestina tras establecer relaciones diplomáticas con Israel.

Esta historia me recordó la anécdota, quizá leyenda urbana, que tuvo lugar en Marruecos hace unos años: un comerciante procedente de China se presentó con un contenedor lleno de babuchas. La respuesta de las autoridades fue obvia: ni hablar de la China. Pero tiempo al tiempo…

PS: Por si alguien se lo quiere poner para combatir la arena del desierto, aquí te explican cómo ponértelo.

Los playmobil, made in Europe

Tuesday, September 18th, 2007

Los playmobil pueden sentirse orgullosos de ser europeos, y no estar hechos en China. Después del escándalo de los juguetes de Mattel fabricados en China (que cómo se trató el tema parecía que las Barbies estaban hechas con plutonio enriquecido y que los niños, tras chupar una de las extremidades de la rubia desporporcionada iban a tener que hacer frente a una malformación mortal), los escasos fabricantes de juguetes que no se han ido a China a producir, sacan rédito de estar hechos en Europa. Es el caso de Playmobil o de Lego, como cuenta hoy NYT.

Es curioso, pero vemos que la etiqueta made in, sigue teniendo mucho sentido en un mundo cada vez más globalizado. Conozco a personas que van las grandes tiendas de ropa y miran la etiqueta. No compran las ropas que están hechas en países donde no se respetan los derechos de los trabajadores. Sin mencionar las tiendas especializadas en el llamado comercio justo.

La extensión del made in viene de finales del siglo XIX, con la llegada al mercado de productos realizados en las grandes industrias europeas. Además de para evaluar las importaciones y exportaciones de los países, Gran Bretaña impuso len 1887 os made in para distinguir sus productos de los de fuera, creyéndose que los suyos eran de mejor calidad. No era para distinguirlos de China, desde luego. El enemigo comercial estaba más cerca: Alemania.

Si parecía que los made in Germany iban a hacer daño a los productos alemanes, los británicos estaban muy equivocados. Los alemanes tardaron casi una década en reaccionar (1895), pero se dieron cuenta de que estar hechos en Alemania también podía suponer una marca de calidad, y se lanzaron a promocionar sus productos como los mejores.

Hoy en día los made in, siguen vigentes, con más complicaciones que antes: ahora, un ordenador puede tener componentes de 10 países distintos. Pero el capitalismo lo tiene todo bien pensado: si alguien se aburre puede ver las normas de la Organización Mundial del Comercio sobre los made in.

Los made in seguirán siendo la piedra arrojadiza de los boicots comerciales, no solo por la calidad del producto o porque se sepa que quien lo ha hecho ha sido explotado, sino también porque hay gente que bajo la etiqueta made in de un producto, es capaz de ver reflejado a todo un enemigo.

Los Playmobil también tienen su historia interesante: con la crisis del petróleo de los años 70, la fábrica de productos ornamentales y de juguetes hechos con plástico casi se arruina. Los playmobil son la salvación, porque al ser más pequeños usan menos plástico.

Además de estar hechos en plástico, los Playmobil tienen una ética detrás: nunca fabrican Playmobil con forma de soldados contemporáneos, aunque los niños pueden matar a indios americanos, o reproducir la guerra de la Secesión estadounidense. Pero eso ya es historia.

Post relacionados en Guerra y Paz: