Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • February 2015
    M T W T F S S
    « Jan   Mar »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    232425262728  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for February, 2015

‘Distorsionar’ la realidad

Friday, February 27th, 2015

No hay World Press Photo (WPP) sin polémica. Con el cacareado 20% de descalificados en la ronda final por manipulación y trampas digitales que se saltaron las normas del concurso, el debate se sitúa ahora en la otra manipulación: la del fotógrafo que coloca la realidad para construir una historia. Su historia. Este extremo es más serio que la de da por subir o bajar de forma exagerada las luces y las sombras para darle dramatismo a una foto plana.

Giovanni Troilo se alzó con el primer premio en la categoría de temas contemporáneos con un reportaje sobre Charleroi, titulado nada más y nada menos que ‘El corazón negro de Europa‘. Charleroi es un pueblo situado a unos cuantos kilómetros de Bruselas y que conocemos de paso todos los que hemos ido a la capital de Europa Ryanair mediante. Fue uno de esos trabajos del WPP que a mí no me llamó nada la atención.

La polémica salta ahora a la palestra porque el alcalde, ejerciendo de alcalde, se ha sentido ofendido. Dice que el reportaje no representa para nada la realidad del pueblo. ”El sujeto fotográfico construido por el fotógrafo es una seria distorsión de la realidad que mina la ciudad y a sus habitantes, así como la profesión de fotoperiodista”, escribe el ofendido regidor al miembro del jurado de los WPP Michele McNally, del NYT. Si cada alcalde marcara lo que es fotoperiodismo en función de cómo se retrata a su pueblo íbamos aviados.

El señor alcalde (“Alcalde, todos somos contingentes, pero usted es necesario“) se agarra un argumento sólido: el propio Troilo, sobre una de sus fotografías en la que se ve un coche mientras unos brazos, piernas y cabezas se contorsionan, admite que uno de los contorsionistas es su primo contorsionando con su novia en el vehículo aparcado, algo que según él es todo muy normal en el postindustrialmente deprimido pueblo de Charleroi. Y de esto infiere el alcalde que si ha puesto a su primo a fornicar en un coche, que el resto a saber si es ‘verdad’ o es también fingido [Hasta el momento no sabemos hasta dónde llega el fingimiento del contorsionismo].

¿Y el fotógrafo que ha dicho? Se preguntarán a hasta altura de la historia. Al principio guardó silencio y luego pensó que lo mejor era pasar al ataque: ”Ma non è un reportage investigativo. È storytelling…“. Lo que viene a ser que no era un reportaje sino una historieta…Y añade: “Mi reportaje no es un reportaje clásico, es un historia, es mi historia de lo que he visto, que conozco, que sé que ha sucedido”. También se le pregunta por la suerte de bodegón con armas y dinero, algo que él asegura que es muy frecuente en el postindustrialmente deprimido, perverso y oscuro Charleroi. “Nadie va a la cárcel por una foto mía”.

WPP ha anunciado que abre una investigación.  El jurado y la organización han alardeado este año de ser implacables con la manipulación digital y parece ser que se les ha colado la manipulación de toda la vida: la de colocar frente al objetivo la realidad recreada.

Unos premios de fotografía, pero más en concreto de fotoperiodismo, no se puede permitirse el lujo de tener a un ganador que alardee de que su trabajo no es un “reportaje clásico”, sino una recreación de una realidad presumiblemente vivida por él. [Podrían optar también por abrir una nueva sección llamada 'falso documental' y todos tan contentos].

Pero también hay que añadir que es algo normal que sucedan estas cosas, cuando al fotoperiodista se le dice que es ante todo un artista, que tiene que sacar de sus entrañas todo su ser y plasmarlo en su fotografía, que tiene que ser una fotografía conceptual, recreada, que lo de la realidad es lo de menos, que todo es ficción, que todo es pose, que todo son efectos especiales, que el reportaje tiene que ser ficción basada en hechos reales… y que encima todo el elenco de críticos, galeristas y medios de comunicación aplaudan fuerte ante el género del falso documental.

Pues no. El fotoperiodismo es real.  Llámenme clásico.

Actualización, 2 de marzo 2015. Los WPP han decidido mantener el premio a Giovanni Troilo: 

“The conclusion of this investigation is that World Press Photo finds no grounds for doubting the photographer’s integrity in carrying out his work. No misleading facts have been uncovered in the caption information that was made available for the jury. As a result Giovanni Troilo’s award stands in the 2015 Photo Contest”. 

Queda admitido el posado de un primo y las historietas que uno se monta a partir de la realidad.

PS: La banda sonora del post la propone Lara Hermoso.

Ausentes y otros vencedores de los World Press Photo

Sunday, February 15th, 2015

Los grandes ausentes. Llama la atención que este año ni un solo fotógrafo de las agencias Associated Press o Reuters se hayan llevado algún reconocimiento en los WPP. Y ha sido un año con mucha información de carácter internacional, principalmente Ucrania, la crisis del ébola en África o el Mundial de Fútbol en Brasil, donde estas agencias reinan. AFP se ha alzado con dos, los mismos que la European Press Agency (EPA); Gettyimages, otras de las grandes, solo se ha llevado un premio en la categoría de deportes. En este caso es sangrante la ausencia de John Moore, el fotógrafo que bajo mi criterio ha cubierto como nadie la crisis del ébola.

Si este es el análisis entre las grandes, la de información generalizada, la del fotoperiodista que cubre lo que mande su agencia, también nos tenemos que parar en las agencias más de autor, donde prima más los proyectos personales del fotógrafo que el encargo de la propia agencia. En esta clasificación está Magnum Photos, VU o Contrasto. Las tres agencias se han alzado con dos premios cada una. En el caso de Magnum, los dos premios se los lleva el fotógrafo Jérôme Sessini por dos temas realizados en Ucrania (en la plaza Maidan y sobre el derribo del avión malasio).

Los otros vencedores. WPP son también una oportunidad para husmear entre los trabajos de las agencias premiadas:

- La italiana agencia Contrasto, con sus dos premios (con una foto de un emigrante escondido bajo un coche en Melilla y un reportaje en Mongolia)

- Prime Collective, que se lleva el único premio a un tema relacionado con el ébola.
Panos, que se ha llevado el premio gordo.

- VIIphoto, con un solo premio, es una de las agencias que tiene proyectos fotográficos más interesantes.

- Moment Agency, con un premio, es más bien un colectivo de fotografía sueca. Y se nota su aire nórdico [desconocida por servidor hasta ahora].

- Oculi, agencia australiana [desconocida por servidor hasta ahora] con un premio.

- Luz Photo, otra agencia italiana que se ha llevado un premio con un trabajo bastante potente en la sección de retratos [desconocida por servidor hasta ahora]

¿Qué pasa con los periódicos y las revistas de toda la vida? Hay una escasa presencia de trabajos comisionados o encargados por medios tradicionales. The New York Times, con una de sus jefas de fotografía como presidenta del jurado, se ha llevado dos premios, ambos realizados durante el bombardeo israelí sobre Gaza (una foto del bombardeo a niños mientras jugaban en una playa y este excelente reportaje del día a día durante el bombardeo) . San Antonio Express News, el Clewinston News y los chinos ‘Chengdu Economic Diary y City Express son los otros periódicos con un trabajo fotográfico premiado. National Geographic sigue reinando en temas de bichitos con tres galardones.

Puede haber varias razones para explicar esto: la primera, más obvia, es que los medios, las publicaciones, tiran más de los trabajos de agencias que de sus propios fotógrafos ¿Por qué? Básicamente porque donde primero se ha recortado en la estructura de las publicaciones para ahorrar durante la crisis ha sido en correctores y en fotógrafos. También algo tendrá que ver la falta de talento en la dirección fotográfica de los medios, que no apuestan por trabajos propios netamente fotográficos o multimedia.

Se impone, así, dos tipos de manera de trabajo: comisionado a través de una agencia, con más o menos libertad en el tema, y ‘a lo loco’ y por libre, sin encargo ni estructura alrededor. Tanto para lo primero como para lo segundo, además de ser bueno, no vendría mal trazarse una estrategia: se sorprenderían de cómo hay fotógrafos que trabajan principalmente pensando en qué premios pueden obtener.

La cacareada manipulación. Estos premios son la máxima distinción en lo que a fotoperiodismo se refiere. Casi uno de los primeros datos que se hicieron públicos fue que el 20% de las fotografías que había llegado a la criba final habían sido descalificadas por “manipulación”. Dicho así podríamos pensar que la ‘trampa’, la ‘fechoría’ está extendida en la profesión. La respuesta es muy ambigua: depende. Y en este caso solo depende de las normas estrictas que se han ido imponiendo a base de que se les fueran colando en otros años caraduras y grandes falseadores de la realidad. La cuestión es muy recurrente y el debate se hace cansino, pero la duda nos asalta cuando vemos una fotografía ganadora tan perfectita que se nos hace imposible no pensar en un posado. ¿Esa manipulación vale? Para mí sí, pero entonces ya deberíamos empezar a pensar en saltarnos otros canones del fotoperiodismo y no olvidarnos que la fotografía es manipulación en sí misma. Tanto como la de un titular o el arranque melodramático de una crónica. Lo malo es cuando nos pasamos de frenada y plasmamos una realidad que no existe.

EN ANTERIORES CAPÍTULOS DE LOS WORLD PRESS PHOTO…

World Press Photo 2015

Reflexiones sobre el World Press Photo 2014

World Press Photo o la polémica que no debió de existir

-  Reflexión sobre el World Press Photo 2013

-  World Press Photo 2009

World Press Photo 2015

Thursday, February 12th, 2015

El fotógrafo danés Mads Nissen ha sido hoy galardonado con el World Press Photo, considerado el máximo reconocimiento en fotoperiodismo.

World Press Photo 2015

World Press Photo 2015

La fotografía retrata a una pareja gay, Jon, 21, Alex, 25, “en un momento íntimo” en Rusia. La imagen fue tomada con una Canon Mark III y un objetivo 35 mm.

Nissen trabaja actualmente como fotógrafo de plantilla de Politiken. La fotografía, lo más seguro que un posado, con una luz medida y trabajada, se aleja de los canónes del fotoperidismo clásico, que busca más lo espontáneo que lo preparado. Cuando los World Press Photo se alejan de este canon, suelen suscitar ciertas críticas entre los más clasicorros de la profesión. La imagen, de una excelente calidad compositiva, con un claro oscuro tan medido como trabajado, tiene una carga política-social clara, en un momento donde los homosexuales son perseguidos por las leyes represivas de Putin.

“Es un tiempo histórico para la imagen…la imagen ganadora necesita ser estética, para tener impacto, para tener el potencial de convertirse en icónica. Esta foto es estéticamente poderosa, y tiene humanidad”, declara en el comunicado la presidenta del jurado, Michele McNally.

El ébola, el tema que parecía iba a estar omnipresente, tan solo ha sido reconocido con este reportaje de Peter Muller en el primer premio en la categoría de ‘noticias generales’. El gran ausente es John Moore, fotógrafo de Gettyimages que ha seguido como nadie la crisis del ébola. Si Moore se ha postulado para los galardones — tienen que inscribirse– es incomprensible que no esté entre los premiados.

Si que está presente entre los reconocidos la fotografía de Massimo Sestini, que captó la llegada de una barcaza repleta de refugiados en las costas italianas.

 

Foto de Massimo Sestini, galardonada en los World Press Photo 2015.

Foto de Massimo Sestini, galardonada en los World Press Photo 2015.

También ha sido premiado en el terce puesto de la categoría ‘retratos’, el trabajo ‘Cadetes’, del italiano Paolo Verzone.

 

Foto de la serie Cadetes, de P.Verzone

Foto de la serie Cadetes, de P.Verzone

Otro trabajo que me ha llamado la atención, y que estaría más en la linea del fotoperiodismo clásico, es el reportaje de la iraní F.Behboudi, que captura la vida de madres que perdieron a sus hijos en la guerra Iran-Irak.

 

Foto de la serie 'Madres de la paciencia', de la iraní F.Behboudi.

Foto de la serie ‘Madres de la paciencia’, de la iraní F.Behboudi.

 

También ha sido reconocida la serie del iraní Arash Khamooshi en el que una madre perdona al asesino de su hijo en la misma horca. Un trabajo brutal y estremecedor.

 

 

Cabe destacar, como si ya fuera algo desgraciadamente normal, la ausencia de cualquier trabajo publicado o financiado por algún medio español  ¿La razón? La prensa de este país, la de siempre y la digital más moderna, pasa olímpicamente de la fotografía, y cubre con plantillas cada vez más reducidas el trabajo del ‘día a día’. Este año tampoco ha habido ningún galardonado español, que tiene que ver no solo con lo anterior sino con un factor de suerte, porque afortunadamente los fotógrafos españoles buenos pueden encontrar trabajo fuera de España.

Sorprende también la ausencia de fotografías de las vallas de Ceuta y Melilla, que han dado imágenes brutales. Está presente esa desesperación en esta imagen de G. Trippodo, de un emigrante escondido bajo un vehículo.

Un total de 97.912 imágenes realizadas por 5.692 fotógrafos han sido escrutadas por los miembros del jurado durante dos semanas. Las tribulaciones y diversiones de estos fotoperiodistas y editores las hemos podido seguir este año gracias a un perfil en Instagram.

El Jurado ha estado presidido este año por Michele McNally, editora de fotografía en The New York Times.  Entre los miembros del jurado destaca la presencia de Pamela Chen, editora jefa de la red social Instagram. De los 20 que lo componen, tan solo dos proceden del continente africano y otros dos del continente asiático, con una preponderancia anglosajona (9 jurados), que no deja de ser un reflejo del peso informativo a nivel mundial.

Según ha asegurado Lars Boering, director de los World Press Photo, un 20% de las fotografías que llegaron a la ronda final fueron descalificadas por manipulación. Cabe recordar que, para evitar escándalos de ediciones anteriores con premiados que luego eran descalificados, la organización elevó la exigencia para poder llegar a la ronda final.

Clasificación por marca de cámaras. Casi todos los trabajos premiados tienen adjunto la cámara con la que fueron realizados. Esta es la clasificación:

- Canon: Arrasa con 22 trabajos. El modelo más presente es la Canon 5d Mark III (no me extraña, es la más versátil). Llama la atención que la iraní Behboudi hizo su trabajo con una Canon 50D, una cámara que salió al mercado en el año 2008, y que ya está descatalogada.

- Nikon: A gran distancia de su máxima competidora nos encontramos a la otra marca japonesa, con tan solo 6 trabajos.

- Olympus: ocupa el tercer puesto con dos trabajos.

- Leica. Sorprende que entre las cámaras identificadas solo figure un trabajo hecho con una Leica.

- En cuanto a las cámaras de medio formato, Mamiya, Hasselblad y PhaseOne están presentes con un trabajo cada uno.

- También está presente el iPhone con esta foto. Juzguen ustedes mismos.

Boda eritrea, Foto con iPhone de M. FEZEHAI

Boda eritrea, Foto con iPhone de M. FEZEHAI

- No podía faltar los famosos drones. Para este proyecto, se ha contado con una cámara GR (Ricoch).

drone