Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • May 2022
    M T W T F S S
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Policias Y Ladrones’ Categora

Biggs, un ladrón enfermo

Thursday, October 2nd, 2008

Ronald Biggs ha pasado a la historia como el cerebro del robo del tren de Glasgow, conocido como el robo del siglo. Biggs y su banda se agenciaron en el robo del año 63 más de dos millones de libras, jamás recuperados. Consiguieron huir, pero poco después fueron capturados.

Fotografía de la ficha policial de Ronald Biggs

Biggs se llevó una condena de 30 años de prisión, pero como en las películas malas — en las buenas los presos se escapan con un túnel hecho con una cucharilla — se escapó saltando el muro con una cuerda hecha con su propia ropa. Primero París, con cirugía estética incluida, luego Australia, de nuevo capturado y poco después fugado otra vez, y de allí a Brazil, donde logró embarazar a Raimunda Rothen, brasileña, bailarina de profesión. Su paternidad es importante porque cuando lo cazó el detective Slipper — su madero antagonista, que le soltó nada más atraparle la frase “hace tiempo que no te veía, Ronnie. Supongo que sabes quien soy…” — en 1974 no pudo ser estipulado porque los que tienen un hijo brasileño no pueden ser extraditados, cosa que no hizo nuestro Dioni, pero mejor no comparemos. A Biggs también lo atrapó un grupo de mercenarios que se lo llevaron a Barbados para venderlo al mejor postor, pero las autoridades de barbacudas, lo liberaron y se negaron a extraditarlo, así que se fue de nuevo al paraíso brasileño.

Pero el cerebro del gran robo del siglo, cansado ya de caipirinha, echaba de menos una cosa: “Soy un hombre enfermo. Mi último deseo es entrar en un pub como un inglés y pedir una pinta de cerveza”. Así que escribió un correo a la Scotland Yard pidiendo un pasaporte. Biggs, el ladrón, llegó en avión privado, y fue detenido nada más poner sus pies en tierra.

Hoy leo en The Guardian que Ronald Biggs — que en 2002 aprovechó para casarse con su brasileña — está cada vez más enfermo, y que su familia cree que será liberado nada y más y nada menos que el próximo día de San Valentín, el punto casi final de un hombre que robó 2,6 millones de libras jamás recuperadas de un tren que iba a Glasgow.

Una de cine: Tropa de Elite

Saturday, July 19th, 2008

Un héroe decide retirarse de la guerra porqué está apunto de tener un hijo; por algunos que otros azares se le presenta dos candidatos: este es el esqueleto de Tropa de Elite, película trepidante de José Padilha.

El Capitan Nascimento interpretado por Wagner Moura -que recuerda a Charlie Sheen pero a la brasileña – es el capitán de un batallón del cuerpo de élite de la policía, BOPE (Batalhão de Operações Policiais Especiais, or Special Police Operations Battalion). Además de ser los que entran en las favelas donde no llegan los policías convencionales, es la única parte del sistema que no está invadida por el cáncer de la corrupción. Pero el capitan Nascimento, cansado de jugarse la vida y con su primer hijo por camino, tiene que buscarse un sustituto honrado, y encuentra dos candidatos: el impulsivo Neto ( Caio Junqueira) y el aparentemente más sensato André Matias ( André Ramiro).

Pero el sensato André quiere ser abogado (además de algo raro: ¡un policía de elite con gafas convencionales!), va a la facultad, y sin decir que es policía se mete en lo más hondo de las favelas. El resto es la película, una muy buena película de acción, pero no solo.

La película, basada en un libro escrito por un sociólogo y un ex oficial que contaba por primera vez la dinámica de este cuerpo de élite, refleja múltiples aristas de un contexto difícil de entender: una policía corrupta que se alimenta de su propia corrupción, la sociedad de clase media metiéndose la droga con la que se alimenta las favelas (en seguida te viene a la cabeza la película Ciudad de Dios), estas gobernadas por los señores de la droga, y un punto limpio en medio del caos: un grupo de élite de la policía, todos honrados, que entra, mata y no muere, pero imparte su justicia con un tiro en la nuca. El director consigue que enfatices con ese modo de justicia, porqué presenta todo como si solo esos chicos fueron los únicos de discernir el bien del mal, al más estilo western, pero sin duelos, sin sherif, y con pinceladas de realidad que te trae a la memoria, por ejemplo, los llamados batallones de la muerte.

Un aviso final: la mayoría de las sinopsis aseguran que la película tiene muchos rasgos del documental. No seré yo que lo niegue, pero esos rasgos son anecdóticos.

El Trailer de la película:

Otras opiniones:

Datos de la jungla, crítica de Carlos Boyero.

Cámaras de denuncia, reportaje publicado en Babelia.

Con Scorsese…¡por fin Cine!

Sunday, October 29th, 2006

Y Cine con mayúscula el que hace Martín Scorsese con su última película, The Departed – traducida como El infiltrado. Como he leído en Shandy King, esta es la disculpa de Scorsese por hacernos tragar el bodrio de Gangs of New York.

La película tiene un guión excelente, porque juega con todos los elementos que tiene, y el espectador no para de sorprenderse hasta de los finales previsibles. El eje central se plantea a partir de dos aspirantes a policías con vidas paralelas: Colin Sullivan (Matt Demon) es infiltrado en la policía estatal por Frank Costello (Jack Nicholson), jefe de la mafia irlandesa en Boston; Billy Costigan (Leonardo DiCaprio) es infiltrado por el jefe de la policía Oliver Queenan (Martín Sheen) en la panda de criminales que encabeza Costello. Asi se plantea todo un Thriller policíaco que te deja clavado en el asiento hasta el último fotograma. El guión solo flaquea en el planteamiento inicial: los policías saben todo de uno, y nada del otro.
Si el guión es insuperable – digno de Oscar – el plantel de actores se supera; DiCaprio está soberbio; Demon en su línea ascendente desde que protagonizara la saga Bourne (en 2007 se rodará la última entrega); de Jack Nicholson no se puede esperar otra cosa que un papel bordado; y Martín Sheen es el mejor jefe de policía de los últimos que he visto desfilar por la pantalla, con cigarrillos incluidos en estos malos tiempos para la nicotina.
Es indudable que Scorsese es un genio de esto del cine, hasta para elegir una banda sonora electrizante. ¿Volverá a ser nominado hasta la saciedad en los Oscar para no llevarse luego ni el pedestal de la estatuilla?
Scorsese es capaz de darle su atmósfera hasta a Bario Sésamo. Juzguen ustedes mismos:

Más en:
La argentinidad… al palo: entrevista al director.
Topmadrid
Un especial en Sobrecine
Ya me gustaría
Videodrom
Guitars of the rocks
Zootropo