Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • August 2013
    M T W T F S S
    « Jul   Sep »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Apaga y vámonos

Moeh Atitar de la Fuente - Wednesday 21 de August de 2013

Leo con retraso esta noticia: “Los errores del abuelo fotógrafo“. No salgo de mi asombro. Los duques de Cambridge han distribuido un par de fotos en las que posan con su vástago, futuro rey, que con la longevidad que les caracteriza ya puede esperar la pobre criatura a tener un trabajo. Las fotos son un horror: a contraluz, pésima composición, gestos cercanos a la desgana y unos perros que parecen un trofeo de caza más que otra cosa. ¿La razón? El fotógrafo es suegro y abuelo de los futuros reyes, y claro… En The Guardian las califican directamente de ‘desastre’ y se han marcado este gráfico explicativo:

Es significativo que una institución como los Windsor tiren de un aficionado para hacer y distribuir unas fotos que medio mundo está esperando (y el otro medio se mueve entre la crítica y la indiferencia). Significativo porque el poder siempre ha necesitado de la imagen para proyectarse. Por eso siempre en las cortes y palacios (reales o republicanos) han pasado los mejores artistas para inmortalizar (y proyectar) la imagen de los poderosos.

Solo un ejemplo: Cecil Beaton fue el fotógrafo de la Reina Isabel II en sus primeros años. Inmortalizó, por ejemplo, las primeras fotos del príncipe Carlos. Las diferencias son abismales con las que ha hecho el abuelete Midelton.

La reina Isabel II de Inglaterra con el príncipe Carlos (Foto: Cecil Beaton)

La reina Isabel II de Inglaterra con el príncipe Carlos (Foto: Cecil Beaton)

La reina de Inglaterra posa con el príncipe Andrés (Foto: Cecil Beaton)

La reina de Inglaterra posa con el príncipe Andrés (Foto: Cecil Beaton)

Cualquiera puede hacer una foto. O dicho de otra manera: a cualquier cosa le llamamos fotos. Seguro que los sesudos asesores de comunicación han considerado que el personal se iban a poner tiernos al ver las fotos hechas por el abuelo. Menos mal que la prensa inglesa le ha sacado los colores.

Ps: gracias a ‘Patricia M.’ por corregirme unas erratas. Es un lujo tener lectores así.