Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • May 2022
    M T W T F S S
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Afganistán’ Categora

Malabares de Karzai

Sunday, July 19th, 2009

“Las operaciones militares no son suficientes (…) Tenemos que repensar la manera en la que hacemos las cosas. Sin esto no conseguiremos ninguna mejora (…) No pienso que el incremento de soldados va a enderezar el problema. Tenemos que encontrar otras vías para derrotar el terrorismo y encontrar la paz (…) Necesitamos ocuparnos en las negociaciones, traer a los talibanes que quieren volver, que se han ido por miedo y por coerción y por los errores que todos hemos cometido. Son parte del país y tienen que volver (…) Hemos estado hablando de esto hace años pero no teníamos el suficiente apoyo y entendimiento de nuestros aliados (…) He visto en la nueva administración suficiente disposición para implicarnos en conversaciones de paz (…) Si el Mulá Omar quiere venir y hablar, es bienvenido. Es un deseo que tenemos y que tenemos que intentar (…) Sin un sincero proceso de paz desde todas las partes, las cosas solo irán a peor (…) No queremos que las madres británicas se encuentren con sus hijos de 18 años volviendo a casa en ataúdes (…) Sentimos mucho lo que ha pasado en Helmand (…) [Karzai asegura que ha hablado con el primer ministro británico Gordon Brown, que le pidió más fuerzas afganas] Tiene razón. Nosotros también queremos nuestras propias fuerzas presentes sobre el terreno, que den seguridad y protección. He prometido hacer todo lo que pueda para incrementar las fuerzas afganas. He pedido también al Reino Unido y otros países que den más rápidamente entrenamiento a las fuerzas afganas (…) Estamos dispuestos a dar al Reino Unido toda la ayuda que necesite para reducir las bajas y devolverle la confianza que se necesita (…) Cuando Mullah Sher Akhundzada era gobernador, Helmand tenía 180.000 niños y niñas que iban al colegio. ¿Hoy que tenemos? Con todas esas tropas, Helmand tiene cuatro veces más producción de droga, y no hay niños ni niñas yendo al colegio. Luchamos en una guerra y perdemos ocho soldados británicos cada día(…) Ir a bombardear un pueblo y causa muchas víctimas no fue solo insensato sino también totalmente fuera de sus mentes (…) El pueblo afgano quiere que la comunidad internacional permanezca aquí pero el contrato tiene que ser renovado y ciertos temas corregidos (…)”

El presidente Karzai, en su palacio blindado, a un grupo de periodistas a los que no se les permitió llevar ni siquiera bolígrafo. Ya saben: “Yo no dije eso: han manipulado mis palabras”. Vía: The Times. Karzai transmite siempre la sensación de que, como otros presidentes y mandatarios afganos que se apoyaron en fuerzas extranjeras, va a terminar solo frente a sus enemigos.

Facebook lapidario

Tuesday, July 14th, 2009

«La guerra è uno sporco lavoro, ma qualcuno dovrà pur farla» (La guerra es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo): escrita por un soldado italiano en su Facebook, antes de morir hoy en un ataque a 50 kilómetros de Farah, Afganistán.

Una frase

Sunday, July 12th, 2009

“Las emotivas imágenes de soldados repatriados en ataúdes han intensificado la presión sobre los ministros para que expliquen que las perdidas de vidas es por una causa que se puede ganar”. Esta frase aparece en The Guardian, pero podía haber sido leída en otra cabecera británica. Empieza a ser un problema de opinión pública. Si ayer Brown decía que la extrategia era la correcta, hoy parece que la táctica fallaba: según The Guardian, el gobierno británico estudia enviar 2.000 efectivos más a Afganistán.

En The Times la vertiente afgana es fundamentalmente política: los laboristas acusan a los jefes del Ejército de hacer política, al reunirse con tories y trasladarles la necesidad del envío de, precisamente, 2.000 efectivos más a la provincia de Helmand (actualmente tiene 8.000 efectivos). Los tories están en una posición cómoda: no se espera de ellos que hagan política sobre este tema (siguiendo el tradicional whit my country), pero la ineficacia del gobierno laborista puede quedar de manifiesto por sí sola: es difícil explicar que el sacrificio merece la pena y sobre todo que se puede ganar.

Un paseo en cisne por Afganistán

Friday, June 19th, 2009

En la fotografía, el embajador estadounidense Karl W. Eikenberry y el ministro afgano de desarrollo urbanístico, Mohammad Yosouf Pashtun, en una barcaza a pedales en el lago de Band-e-Amir, provincia de Bamiyan, a unos 310 km de Kabul. Band-e-Amir es la primera reserva natural declarada por el gobierno afgano, que espera con imágenes como esta que los turistas del mundo entero acudan a subirse a un cisne con pedales.

Fotografía de Reuters, de su ‘día en fotos’

 No tan al margen:

Artículo de The Washington Post sobre la nueva política de reconstrucción estadounidense en Afganistán. Tiene similitudes a lo que empezó a hacer la URSS antes de perder del todo (granjas, desarrollo agrónomo, etc). La fórmula es intentar que los cultivadores del opio se pasen a cultivar alimentos, en un país cuya agricultura ha quedado más que deteriorada.

Historia de una fotografía: la guerra en calzoncillos rosas

Sunday, May 24th, 2009

Normalmente esta sección se dedica a fotografías históricas, con cierta enjundia, y por la que ha pasado ya el tribunal del tiempo, que suele ser bastante selectivo a la hora se salvaguardar las buenas imágenes en la memoria del público. En el caso de este post contamos la historia de una fotografía que llegó a ser portada el pasado 12 de mayo en The New York Times: en ella aparece un soldado estadounidense combatiendo contra los talibanes en calzoncillos rosas.

La fotografía fue tomada por el fotógrafo de AP Guttenfelder  (recomiendo que lean esta entrada en fotoperiodismo ciudad de Gijón) . La unidad del soldado Zachary Boyd fue atacada por los talibanes, mientras él dormía. En calzoncillos rosas y chanclas se lanzó a disparar contra los atacantes destrás de la trinchera. Lo grotesco y significativo de la escena, pero sobre todo el lema imprimido en su ropa íntima (I Love NY), hizo que New York Times eligiera esta fotografía para llevarla en portada, tal y como explica Michele McNally, assistant manager editor del periódico.

“Me resulta muy difícil calcular el impacto de las fotos mientras estoy fuera aquí en el monte”, aseguraba el foótografo David Guttenfelder desde Afganistán. Y el impacto de la fotografía ha sido grande. El propio secretario de Defensa se refirió el viernes en un discurso a la fotografía del soldado Zachary Boyd: “Cualquier soldados que vaya a la batalla contra los talibanes en calzoncillos rosas y chanclas tiene una especie de valentía. Solo imagínate viendo esto, un chico en calzoncillos y chanclas en tu punto de mira. Qué increíble innovación en la guerra psicológica”. Gates se le olvida que el valor propagandístico de la fotografía puede ser interpretado de muchas formas (desde que hace un chaval de 19 años disparando en Afganistán, hasta una dura crítica al pobre equipamiento de las tropas y al escaso número de las mismas).

La fotografía está llamada a pasar a ser un icono, como lo fue, por ejemplo, el caso del soldado que fumaba un pitillo durante la batalla de Fallujah. Al contrario que este ( cabreado por haber sido retratado de esa guisa) el soldados Boyd no le ha molestado ni lo más mínimo que su imagen haya salido en los periódicos de medio mundo en calzoncillos, con el agravante del color rosa (yo le hacía pasar por un consejo de guerra por lo hortera de los mismos). Su familia se consuela con un “es típico de él“, de este chico de 19 años con tan solo los estudios de instituto terminados.

Biblias en Bagram

Wednesday, May 20th, 2009

El pasado 4 de mayo, Al Jazeera en inglés emitió un reportaje sobre biblias en la base estadounidense de Bagram (Afganistán). Eran biblias no destinadas para el uso de las tropas porque estaban escritas en los idiomas locales, el dari y pastún.

Las normas del Ejército estadounidense prohíben taxativamente cualquier intento proselitista por parte de su tropa. Al Jazeera aseguraba en otro programa más extenso que no había tenido evidencias de que esas biblias hubieran sido destribuídas a la población local, aunque si se aludía a que en Irak si se habían destribuido.

El Pentágono requisó todas estas biblias y las ha quemado.El asunto había que cortarlo de raíz, porque podía incitar a una violencia mayor contra las tropas, que no solo son vistas como tropas de ocupación, sino como cruzados por parte de los talibanes. Y mejor no dar argumentos al enemigo por la insensatez de lo que el Pentágono asegura es asunto de un solo soldado.

Afghansty

Tuesday, May 19th, 2009

“Una nueva generación está apareciendo en el seno del Ejército francés, aquellos de los Afghansty, del nombre de los militares soviéticos que sirvieron en Afganistán de 1979 a 1989”: así empieza un post de Secret Defense, blog de asuntos de defensa en Liberation.

Jean-Dominique Merchet asegura que la guerra en Afganistán “hoy hace vibrar a los militares” y que todos quieren ir a servir en esas misión. “Los soldados franceses de Afganistán se parecen exteriormente a los militares americanos”, dice, pero sin olvidar que están en una misión bajo mando estadounidense con el cotidiano apoyo aéreo también estadounidense. Secret Defense no se mete en si será mejor o peor, porque quiere incidir en que esta generación de nuevos militares (desde la soldadesca a la oficialidad) va a estar marcada por esta guerra, distinta a la anterior, que tuvo que superar los estigmas de la Guerra Fría para enrolarse en misiones de paz, sobre todo en los Balcanes.

Puede que Afganistán contribuye a despejar esa visión que se tiene de los Ejércitos como ONG que llegan a un sitio a repartir caramelos a niños sonrientes. Es la visión dulce que nos han hecho llegar a través de gabinetes de prensa y toda la maquinaria con la que se narcotiza a una sociedad reacia a pensar en guerras. ¿Qué sucede en Afganistán con esta proyección pública? En el caso español, nada de nada. No hay caramelos, pero tampoco leches. Parece instalarse la tendencia de “mejor que no sepamos que están haciendo en Afganistán nuestros chicos”.

Lo que bien señala Merchet es trasladable al caso español. Las Fuerzas Armadas quedarán marcadas por esta misión, pero aún es demasiado pronto para saber cómo. Los ejércitos aprenden a hacer lo suyo (ya lo llamemos guerra o imposición de paz) haciéndolo. Cambian, modifican y pretenden mejorar. Valga un ejemplo de apariencia banal: la primera vez que el Ejército británico entró en Afganistán allá por el siglo XIX lo hizo con su uniforme rojo. Cayeron como chinches: el color se disimulaba poco sobre el terreno árido y amarillento, y los afganos, con ropajes que mimetizaban con el terreno, podían disparar desde las colinas sin mucha dificultad. La siguiente vez los británicos entraron con uniformes marrones, cambiando la moda cromática que ha llegado hasta nuestro días.

Un rambo para Afganistán

Tuesday, May 12th, 2009

Obama ha decidido destituir al actual general a cargo de la misión en Afganistán. “Probablemente” será el final de la carrera de la carrera del general David D. McKiernan, en palabras de Robert Gates. Se trata de la primera destitución de un general en el mando de una operación desde que fuera distituido McArthur en la guerra de Korea.  “Éste es el momento justo para realizar cambios. Nuestra misión requiere un nuevo enfoque por parte de nuestros líderes militares”, aseguró Gates.

El nuevo enfoque ha sido encargado al teniente general Stanley McChrystal, que ha sido comandante de las Fuerzas Especiales. A McChrystal se le apunta el tanto de la captura de Sadam y luego del líder de Al Qaeda en Irak Al Zarqaui, pero también tiene sus puntos oscuros.

El pérfil del liderazgo no encaja en la ‘visión renovada en Afganistán’: hasta ahora las operaciones más importantes en Afganistán las han llevado acabo  operaciones especiales,  en las que demandaban apoyo aéreo, responsable tantas matanzas de civiles; ha sido una manera de no arriesgar tropas terrestres, en operaciones presumiblemente quirúrgicas, pero  con tantos errores que ha demostrado que falla la inteligencia sobre el terreno. Y se le da el mando a aquello que ha sido más representativo en la manera de conducir la guerra hasta ahora en Afganistán.

El ticket afgano

Tuesday, May 5th, 2009

Con Karzai tenemos que poner siempre cara de sorpresa, y no solo por sus coloridas túnicas. Parece siempre querer jugarse el sostén de quien le apoya (EE UU, la misión de la OTAN en Afganistán, occidente, o como le quieran llamar), porque está convencido de que es imprescindible. Da igual que firme una ley que rebaja a la mujer a la calidad de animal doméstico en la comunidad chií. Da igual que su hermano esté metido en asuntos turbios relacionados con la amapola. Es un hijo de puta, pero como siempre, es nuestro hijo de puta.

La última de Karzai es presentarse a las elecciones del 20 de agosto junto al tayico Muhammad Qasim Fahim. Su trayectoria responde al perfil político afgano: señor de la guerra, uno de los comandantes que combatió junto a Ahmad Sha Massud durante la guerra contra los soviéticos, acusado de crímenes de guerra durante la contienda civil posterior a la marcha de los rusos y que terminó con la llegada de los talibanes a Kabul. El puesto no le es nuevo: Qasim Fahim ocupó el puesto de vicepresidente de Karzai en 2001, cuando fue sentado en el poder, para luego darle una patada en las primeras elecciones.

Karzai y  Qasim Fahim se hace la fotografía de rigor para registrarse en las elecciones presidenciales. No es gratuita la elección de quien hace la fotografía: una mujer. Así, la foto importante, la que hacen los reporteros, es la de una joven capturando el rostro de su presidente. Se ve que los asesores de imagen llegan hasta Afganistán.  (Foto NYT

Para la otra vicepresidencia del país (en un país con tanto magnicidio político es necesario tener garantizado varios relevos) Karzai cuenta con el actual vicepresidente, el chii Mohammad Karim Khalil, un ex aliado de Teherán durante su oposición al gobierno talibán, que se distanció convenientemente de Irán cuando la administración Bush comenzó a acusarles de colaborar con los talibanes.

La elección de Qasim no ha sentado, de manera extraoficial, muy bien a la ONU.  “Una decisión como esta puede cortar a Karzai el apoyo de la comunidad internacional y del pueblo afgano. Las Naciones Unidas quieren que los jefes de la guerra pasen el testigo a las fuerzas políticas más modernas”, asegura un diplomático de la ONU que se mantiene, como no, en el esperado anonimato. ¿De qué partidos más modernos habla?

El único rival serio que tenía Karzai era el gobernador de la provincia de Nangarhar, el pastun Gul Agha Shirzai. De nuevo, como señor de la guerra, sus credenciales políticas era lo mucho que combatió contra los talibanes en la ofensiva de EE UU en 2001, tomando Kandahar, fuedo de los talibanes y de Al Qaeda, y  una de las batallas más cruentas. Hablamos en pasado porque Shirzai decidió el domingo no presentarse a la contienda, ya que para concurrir a las elecciones debía de dimitir de su actual puesto de gobernador, y mejor tener algo que perder frente al hombre de las túnicas y la barba milimétricamente cortada y aseada.

Paradojas de la vida: la principal cantera de la oposición a Karzai en estas elecciones son precisamente ex miembros de su gobierno, que dicen querer unirse en un frente común.

Este es el mapa de la democracia en Afganistán. ¿Alentador verdad?

No tan al margen:

— Afganistán puede pasar a un relativo segundo plano: los talibanes en Pakistán están a las puertas de Islamabad. El gobierno pide a los residentes del valle de Swat que evacuen la zona. El acuerdo entre los talibanes e Islamabad (imponer la sharia, y que los extremistas sean quien la impongan) ha saltado por los aires, y una operación militar está en ciernes. Si muchos muyahidines primero contra la URSS, y luego talibanes contra la OTAN, encontraron refugio en Pakistán, ahora Afganistán está destinada a alimentar la ofensiva taliban en Pakistán.

War Lord of Afghanistan : una página curiosa con biografáis sobre los dirigentes reales de Afganistán.

Una historia de drogas

Thursday, April 16th, 2009

Ella tiene 30 años y seis hijos. Vive en una casa de los suburbios de la capital junto a otros familiares, comos sus padres, también adictos a la droga. La mayor de todos sus hijos tiene 12 años. Es la encargada de ir a buscarle, a comprarle la droga. Heroína o hachís. “Mi madre me da la lata para que vaya a coger hachís o heroína para que pueda ser feliz. Sino usa esto, se enfada y nos pega”, dice la niña. “Cuando fumo esto, no siento infelicidad. Mis nervios se calman. Si no hago esto me vuelvo loca”, justifica la madre.

Los niños no van al colegio, y sufren de malnutrición. La de 12, tiene una talla y un peso de una niña de 6; han sido fumadores pasivos de heroína desde que nacieron. De hecho, la ONG que intenta sacarla de las drogas encontraron un día a la mayor dándole una calada a un porro de la madre. En su desesperación por conseguir dinero para las drogas, esta madre intentó incluso vender al menor de sus hijos.

La madre se llama Karima; la niña de 12 años, se llama Fahima; viven en Kabul. A lo mejor así alguien entiende mejor la historia. Yo no.

Vía | National Public Radio, que tiene una impresionante fotogalería sobre drogadictas en Kabul. Recomiendo también la lectura de éste post de Hernán Zin que escribió sobre los adictos al opio ( y su segunda parte) también en Kabul el pasado mes de junio.