Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • September 2020
    M T W T F S S
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Corea del Norte’ Categora

Una guerra en Corea

Wednesday, May 26th, 2010

En caso de guerra entre las dos Coreas, la parte sureña solo tendría que repartir unas cuantas raciones de comida a una tropa norcoreana famélica para neutralizar cualquier movimiento. Dicha táctica bélica no es mía. La escuché el otro día, y mi interlocutor hablaba en serio (en la línea de este análisis publicado en The Guardian). Corea del Norte es el peor de los peores regímenes. Con unas fronteras casi totalmente cerradas (por las sanciones internacionales derivadas de su programa nuclear armamentístico, el único en desarrollo que existe sin ningún disimulo, y por su propio cerramiento ) la situación del Ejército no puede ser la mejor para batallar con sus vecinos del sur, bien equipados y bien apoyados por cerca de 30.000 efectivos estadounidenses. El número de efectivos reales de los que dispone el medio metro de dictador se eleva a unos 600.000, según la propia propaganda del régimen, a las que hay que sumar unos tres millones de reservistas, cifra que también procede del propio régimen.

Partiendo de la premisa del hambre como arma fundamental que juega a favor de Corea del Sur, al Norte solo le queda el potencial nuclear del que ha sacado pecho con ensayos sin ningún rubor (incluido un ensayo en el subsuelo y la prueba de varios misiles de largo alcance) y el fanatismo por el que se pueden mover los propios norcoreanos, en cuyos cerebros han sufrido un aislamiento total y una veneración al Querido Líder. Consta también que Corea del Norte tiene capacidad de actuar. De hecho es capaz de hundir una fragata, origen de esta crisis.

No se puede entender lo que sucede en las dos Coreas sin mirar hacia EE UU y China, que mueven sus influencias en ambas Coreas. Hilary Clinton viaja hoy a Seúl, seis días después de que el Sur confirmara la autoría del ataque, que el Norte niega. Mientras, tan solo una semana después del ataque fue Kim Jong Il quien visitó en persona China, algo insólito dentro del régimen, con el que sin duda se quería hacer marcar cierto respaldo por parte de Pekín.

En todas sus reacciones a las declaraciones surcoreanas (que tienen también su componente nacionalista), Pyongyang dice sentirse agredido por “la propaganda” de su vecino. Parece que es lo que más le duele. Y eso que no ha habido una campaña de comunicación para minar al régimen. Quizá el arma más potente puede ser emitir culebrones surcoreanos y anuncios de la vida desarrollado del sur, como proponen algunos desertores y disidentes norcoreanos.

El juego de Corea del Norte es claro: tensar la cuerda (hundiendo un buque) para ver qué puede sacar de nuevo, en un momento en el que la economía mundial no se puede permitir una guerra. De momento.

Medianoche en Pyongyang

Tuesday, May 26th, 2009

En las últimas 48 horas Ha lanzado cuatro misiles , Corea del Norte ha realizado una prueba nuclear subterránea, y ha lanzado varios misiles balísticos de corto . La prueba nuclear tenía una potencia similar a la bomba lanzada por Estados Unidos sobre Nagasaki en la Segunda Guerra Mundial. Un desafío del régimen dictatorial más demente que hay sobre la tierra.

No se sabe con certeza que pasa por la cabeza del dictador Kim Jong-il. Sus problemas de salud (más allá de la locura que impregna a los que tiene alrededor) está en boca de todos. Puede que estos lanzamientos sean una manera de tensar la cuerda para dejar lista la sucesión, con una lista de candidatos al trono que va desde familiares a generales próximos; puede que Corea del Norte busque sacar algo de provecho antes de volver a una mesa de negociación de la que se levantará de nuevo para preparar unos nuevos chicharros nucleares; ahora, tras una primera declaración de condena del Consejo de Seguridad, toca lo que The Guardian llama una ‘Diplomacia radioctiva’: volver a las negociaciones, pero esta vez más alineados con China, el socio más estrecho de Corea del Norte.

No es, por tanto, solo un ensayo con bombas nucleares. Es dejar patente la capacidad de la dictadura para negociar, con la única arma que posee. Irak abrió la precedente de cubrirse las espaldas ante los ataques preventivos. Desde entonces, los que tienen o aspiran tener armas de destrucción masiva no lo disimulan, porque es su única garantía ante un ataque preventivo. Irán trabaja en esa línea, con ensayos con misiles de largo alcance; Pakistán tiene aún más armas, y los aspirantes ven que tener la bomba nuclear te permite salvaguardarte de cualquier locura.

Pese a todo, desde el año 2007, la situación de riesgo de una apocalípsis nuclear no ha aumentado, según un indicador realizado  por The Bulletin of Atomic Scientists. Desde el año 47, un grupo multidisciplinar evalúa la posibilidad de esa hecatombe nuclear. Y lo hace de una manera gráfica, como expliqué en otro post: conforme los riesgos aumentan, nos acercamos más a la medianoche, a esa hecatombe. El reloj está desde la última actualización a cinco minutos del desastre. La mejor situación (17 minutos para la medianoche) se alcanzó en el año 91, cuando se materializó el final de la guerra fría, y se creía que tener bombas nucleares ya no era garantía para la seguridad nacional; el peor momento se registró en el año 53 (a tan solo dos minutos de la medianoche), cuando EE UU y la URSS testaron nuevo armamento nuclear. Quizá Pyongyang nos haya acercado entre ayer y hoy aún más a las temidas cero horas.

PS: en NYT podemos ver una gráfica cronología del desafío nuclear de Corea del Norte, jalonado de incidentes y vueltas a la mesa de negociaciones.

Una pizza en Pyongyang

Monday, March 16th, 2009

Las excentricidades del dictador norcoreano no tienen límite. Es el malo ideal para una película de James Bond, o para una desternillante comedia que se ríe de los estereotipos de las películas de acción. Leo hoy en The Guardian que el General Kim Jong-il va a permitir la entrada de la pizza en Corea del Norte. “El General Kim Jong-il dijo que hay que la gente también tiene que poder comer los mundialmente famosos platos”, según un periódico editado en Japón por Pyongyang (siempre tiene que haber de todo en un kiosco).

La excentricidad llega ahora: el régimen dictatorial ha tardado diez años en permitir que se abra un restaurante de pizza. La aventura culinaria empezó a finales de los noventa, cuando Corea del Norte contrató a un grupo de chef para que instruyeran a oficiales del Ejército en la cocción del famoso plato italiano. A los chefs se les pasó por rayos-x, se les hizo análisis de sangre y orina, antes de entrar en contacto con la superioridad. Y fue entonces cuando un oficial de alto grado les preguntó cual era la distancia que tenía que mantener una aceituna de la otra.

Recordar que Corea del Norte es uno de los países más pobres del planeta. A mediados de la década de los 90, murieron más de dos millones de personas de hambre. Y ahora el dictador les abre una pizzería en la capital.

Las instalaciones nucleares de Corea y Siria

Thursday, April 24th, 2008

EE UU acusará a Corea del Norte de haber ayudado a Siria a construir una central nuclear, según desvela hoy el Washington Post.

A la izquierda, una central nuclear coreana; a la derecha el embrión de su supuesta gemela en Siria, antes de ser bombardeada en Siria.  

La central en concreto era una copia de las situadas en Yongbyon. Como ya contamos aquí, Israel redujo esta supuesta instalación nuclear en un bombardeo el pasado mes de octubre.

Siria niega que haya recibido dicha ayuda, mientras el secretario de Defensa, Robert Graves, y la secretaria de Estado, Condolezza Rice, aseguran que la CIA explicará pronto al Senado y a la Cámara de Representantes de esta joint venture.

La diplomacia de la batuta

Tuesday, February 26th, 2008

La diplomacía del ping pong se conoce al restablecimiento de las relaciones entre EE UU y China, tras unos partidos de ping pong entre jugadores de los dos partidos.

400 estadounidenses llegaron ayer a Pyongyang, la mayoría de ellos miembros de la Orquestra Filarmónica de Nueva York. Se trata de la mayor delegación estadounidense que visita Corea del Norte. La música puede ser un inicio, pero no hace milagros.

El director Lorin Maazel, en el control de pasaportes antes de poner pie en Corea del Norte (Foto: NYT)

En la página web de la orquestra, un diario del viaje. NYT ha hecho una muy buena fotogalería sobre el acontecimiento histórico, con imágenes que fastidiarán mucho a los histéricos dirigentes de la dictadura coreana.