Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • April 2012
    M T W T F S S
    « Feb   May »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Twitter

La madera, para la segunda vuelta

Moeh Atitar de la Fuente - Monday 23 de April de 2012

Sobre Sarkozy parece que se tendió ayer la maldición de los líderes políticos, que en medio de una crisis económica sin precedentes, pierden en las urnas ante el descrédito de sus ciudadanos por las medidas tomadas. Parece instalarse la idea de que no es el aspirante (Hollande) el que logra a victoria, si no el desgaste del reelegible el que lo manda a casa.

Números.  La segundas vueltas siempre dan la opción de sumar y restar los votantes de la primera.  Hollande apenas aventaja en un punto y medio a Sarkozy (28,63 frente al 27,18%); la tercera en liza, la ultraderechista Marine Le Pen, consigue un 17,9%, superando en votos absolutos al récord cosechado por su padre en la segunda vuelta de 2002 frente a Chirac. El socialista lleva la vitola de ganador y los sondeos le auguran hasta un 54% de los votos.

Los votos de Le Pen. Este último resultado se lee hoy en dos sentidos: Por un lado el Frente Nacional ha conseguido en esta primera vuelta hacerse con el voto de cierto sector de la derecha, descontenta con un Sarkozy al que votaron en 2007. Por el otro, Sarkozy caerá con toda seguridad en esta segunda vuelta un discurso basado en valores como el patriotismo, los valores de la república francés, la política antinmigración y sobre todo el descrédito a la izquierda en la gestión de la crisis. Es lo que ha hecho durante estos primeros lances electorales. No perderá a ese 27% logrado, pero, con ‘más madera’, es posible que movilice a los votantes del FN que decidan acudir a votar. Habrá que estar atento a la participación de este sector del electorado: tras un resultado excelente de la ultraderecha, puede que gran parte de este 17% de los votantes de la primera vuelta directamente se queden en casa.

El electorado. Si esto fuera tan fácil, con una calculadora nos bastaría para atisbar qué puede pasar el 6 de mayo. Sumaríamos los votos de la derecha y su extremos (Sarkozy y Le Pen 45%) y la izquierda y su extremo (Hollande y Mélenchon, 39% ).  Es seguro que Hollande logre movilizar más a los votantes de Mélenchon que Sarkozy a los de Le Pen. También podrá arañar votos por el centro, como ese 9% del electorado que ha apostado por Bayrou.

Pero los números responde a la lógica, y el electorado no, particularmente el de Le Pen: según los sondeos para la segunda vuelta, Sarkozy solo lograría movilizar entre un 40% y un 60% de este electorado; serían, posiblemente, sus electores naturales que le han castigado en primera vuelta; entre un 18 y un 27% de este electorado votaría por Hollande, en su tendencia estratega de ‘cuanto peor para nosotros, mejor’ (es más fácil hacer una campaña posterior contra un presidente Hollande de izquierdas que contra un presidente Sarkozy de derecha).

A Sarkozy solo le queda la cuadratura del círculo: tener una cara de moderado y una cara de ultraderechista a la vez. Veremos mensajes muy segmentos, guiños a uno y otro lado, y una campaña por su parte que pueda caer en lo desesperado, con una máxima: si radicaliza en exceso su discurso, logrará movilizar aún más a un electorado de izquierda. Lo tiene difícil, pero Sarkozy siempre parece tener un as en la manga.

Los verdes no pintan nada. El discurso netamente ecologista, con una obsesión casi monotemática, sobre sus temas, no es significativo.

Comments are closed.