Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • June 2021
    M T W T F S S
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for the ‘Libano’ Categora

ONU, ¿qué ONU?

Friday, January 9th, 2009

13 días. Es lo que ha tardado la llamada comunidad internacional en ponerse de acuerdo para pedir un alto el fuego. 13 días. 758 palestinos muertos después. EE UU ha impedido hasta ahora una resolución que pida a las dos partes parar de disparar. El resto de países — UE y los países árabes — han hecho de cara a la galería el show: viajar mucho, hacer muchas declaraciones, no siempre afortunadas, porque saben que, en el fondo va a dar igual. “Israel ha actuado, actúa y actuará sólo de acuerdo a sus consideraciones, las necesidades de seguridad de sus ciudadanos y su derecho a la propia defensa”, asegura Livni, la ministra de exteriores de Israel. Es decir: pasa del derecho internacional, de las resoluciones de la ONU y de la comunidad intarnacional. Lo mejor es que todos los actores han hecho ese show de cara a la galería, con sonrisas y besos en público a Livni.

Las relaciones con el “estado amigo de Israel” seguirán igual. Nadie dará el paso de llamar, al menos como pataleta, a consultas a los embajadores, y menos expulsar al embajador de turno, altavoz de las acciones terroristas del estado de Israel. En esto no hay ambages.

No tiene que haber ambages desde luego cuando el agresor, el matón, no respeta las mínimas leyes internacionales, respetar los códigos mínimos. El matón que decide destruir un convoy con ayuda humanitaria, decide bombardear una escuela de la ONU con refugiados dentro. Uno, que ya ha vivido muchas acciones de éste matón, ya sabe cual son las excusas — no en el sentido de perdón, que ellos nunca piden perdón ni se avergüenzan de su falta de humanidad –. Son las mismas: las escuelas de la ONU sirven de refugio para terroristas y los convoy son usados para trasportar sus armas.

Y la ONU — la real, la que actúa sobre el terreno, no la de los diplomáticos con pajaritas y corbata — ha decidido suspender sus actividades en Gaza. Ayudan, pero no son héroes. Que maten a uno de sus trabajadores es casi la mejor garantía de terminar con la ayuda. Israel parece saberlo, porque siempre que puede bombardea a la Cruz Roja o la ONU. ¿No se acuerdan como en 2006 bombardeó un refugio de la ONU en el sur del Líbano?

No tan al margen:

¿Obama dispuesto a hablar con Hamás? Ya dijo Obama — lo único que ha dicho sobre el tema– que el ya diría su opinión a partir del 20 de enero. Leo en The Guardian que Obama está dispuesto a entablar vías de contacto con Hamás, tal y como hizo EE UU con la OLP en la década de los 70, pese a que Israel no estaba por la labor. No les extrañe un declaración en breve diciendo que “EE UU no dialoga con terroristas”, y así se fuerza al nuevo presidente a seguir por la misma senda.

Gaza salpica los estadios.

Preguntas sobre Líbano y Sudán

Monday, May 12th, 2008

Robert Fisk, en The Independent: “Lebanon does not want another war. Does it?

Jeffrey Gettleman, en NYT: “After a Quixotic Attack in Sudan, a Question Lingers: Why?

El arte de titular: una tormenta en el desierto

Thursday, May 1st, 2008

Hay veces que no hay más remedio que el titular deje de ser puramente informativo para pasar a tomarse determinadas licencias literarias, como es en éste caso:

 

El titular informativo habría sido: “La cantante libanesa Haifa Wehbe, vetada por el parlamento de Bahrein”. Creo que cambia todo el sentido del gancho del titular. Por cierto, para los posibles puretas: está en la sección de Gente y TV, donde éste tipo de licencias son más admisibles que en otras secciones de un periódico.

El líbano: una mecha de un gran polvorín

Monday, June 25th, 2007

Todo parece señalar que una furgoneta cargada de explosivos fue la que terminó con la vida de los seis soldados del ejército español, en Jiam, el Líbano, a poco más de nueve kilómetros de la frontera con Israel.

El verano pasado, Israel decidió lanzar una guerra contra el Líbano para terminar con la milicia chíi de Hizbulah, tras el secuestro de dos soldados israelíes en territorio libanés; Israel no solo no rescató a los dos soldados sino que perdió la guerra, y la milicia chíi salió reforzada. Un refuerzo de las fuerzas internacionales bajo mandato de la ONU buscaba garantizar que Israel no volviera a atacar el Líbano, y que Hizbulah bajara su perfil contra Israel.

Como recuerda Maruja Torres en su columna de hoy, “antes de que Abu Ghraib se hiciera con la corona de la infamia en materia de torturas a prisioneros, la cárcel de Jiam se llevaba la palma”. En la guerra del verano pasado, Israel terminó con ese museo de los horrores, tal y como recordaba Algarabía.

España tiene desplegados a 1.100 soldados en esa zona, donde Hizbulah es predominante. Cuando hace poco más de un mes comenzaron los enfrentamientos entre el ejército libanés y el grupo palestino de Al Fatah al Islam (situado en la órbita de Al Qaeda), los responsables de inteligencia de Francia, Italia y España se reunieron en Sidón con altos responsables de Hizbulah para garantizar la seguridad de las tropas internacionales. Como asegura Robert Fisk en su columna de hoy, Hizbulah se mostró entonces preocupada por la posible extensión de grupos satélites de Al Qaeda extendieran su actividad también al sur del país; por tanto, si se confirma esta autoría, también es un golpe para Hizbulah.

Las operaciones del ejército libanés contra estos grupos no se limita al campo de refugiados de Nahar el Bared: en el de Tiro (bastante cerca del lugar donde están desplegadas las tropas españolas) también tuvieron lugar algunas escaramuzas, sofocadas por el resto de grupos palestinos que garantizan, en teoría, la seguridad en el interior de los campos de refugiados.

Pero tampoco se limita solo a los campos de refugiados: ayer domingo fuerzas de seguridad libanesas mataron a cuatro o cinco militantes en un apartamento de Tripoli, en un enfrentamiento que se prolongó durante horas y que también terminó con la vida de un soldados, un policía y dos civiles. Además, siete atentados (uno que acabó con la vida de un diputado antisirio) se han producido en el Líbano desde que comenzó el asedio sobre Nahar el Bared.

“No habrá problemas en tres o cuatro meses, porque al menos Hezbolá está un poco debilitada. Pero en tres, cuatro o cinco meses puede ser peligroso. Estoy un poco inquieto por el futuro”, le aseguraba Chirac a Zapatero al inicio de la misión, en septiembre pasado. Chirac tenía razón, pero se equivocó en el tiempo y tal vez en la autoría del ataque.

En Oriente Medio no se puede ver lo que sucede en un país sin echar la mirada en lo que pasa en los vecinos.

Palestina está atravesando una de las peores crisis, con Hamás y Al Fatah batallando por el poder. La última se reúne con Israel en Egipto para “relanzar el proceso de paz” y contrarrestar a la primera. Hamás, por su parte, ya ha rechazado cualquier contacto con Israel: “Los americanos no nos van a dar nada. Israel no nos va a dar nada. Nuestra tierra, nuestra nación, no se conseguirá salvo con firmeza y resistencia”, según declaraciones del líder de Hamás, Ismail Haniya.

Irak vive en su continua guerra civil (en lo que llevamos de lunes han muerto al menos 30 iraquíes en distintos atentados), con el ejército estadounidense e iraquí lanzando una operación de gran alcance contra la insurgencia suní en Baquba, y que Estados Unidos relaciona con Al Qaeda. Esta operación está demostrando, de nuevo, la falta de preparación y de equipamiento del ejército iraquí, en boca del general de brigada estadounidense Mick Bednarek, y la dificultad de imponerse a la insurgencia.

Y sin olvidar otras ramificaciones de un conflicto en la región, con infinidad de frentes y una multitud de actores, como puede ser Irán y Siria, que son acusadas de tener un protagonismo en todos los frentes (Palestina, Irak y Líbano), sin olvidar el contencioso nuclear iraní y las incursiones de Turquía en el norte de Irak para atacar a supuestas guerrillas kurdas.

Oriente Próximo sigue siendo un polvorín con muchas mechas.

Bajas en el Líbano

Monday, June 25th, 2007

El ejército español — desplegado en misión de paz con la FINUL en el sur del Líbano — ha sufrido un “ataque premeditado”, en palabras del ministro de defensa español.

Son las primeras bajas de la misión “Operación Libre Hidalgo”.Tres españoles y tres colombianos han fallecido como consecuencia del ataque. El último de los fallecidos tenía tan solo diecinueve años, y el mayor de ellos apenas veintiuno: Los tres soldados de origen colombiano eran Jefferson Vargas Moya, de 21 años de edad; Jackson Castaño Abadía, de 20 años; y Juan Erickson Posada, de 20 años; los tres militares españoles son Jonathan Galea García, natural de Madrid y de 18 años de edad; Juan Vidoria Díaz, de 20 años y nacido en Avila; y Manuel David Portas Ruiz, de 19 años de edad y natural de Sevilla.

Con estos seis fallecidos, el número de soldados del ejército español fallecidos en misión internacional asciende a 135.

España mantiene en El Líbano 1.100 efectivos, todos ellos desplegados en el sur. El territorio está controlado por Hizbulah, que ha asegurado que es “una acción sospechosa, que perjudica a los habitantes del sur del Líbano y aumenta la inseguridad”.

Si en la comparecencia pública el ministro Alonso tomaba todas las cautelas sobre el origen de la explosión, todos los medios internacionales hablan de ataque. Algunos medios libaneses, con todas las cautelas, hablan de un ataque suicida, al tiempo que insinúan la autoría de Al Fatah al Islam, grupo yihadista vinculado a Al Qaeda que ya avisaba que iba a extender sus ataques al sur de el Líbano, acusando a las tropas internacionales de colabora con el ejército libanés que mantiene asediado al grupo en el campo de refugiados Nahar al Bared.

El Líbano es un polvorín lleno de complejidades, y hoy han muerto seis soldados del ejército español.

Líbano, ¿reflejo de Oriente medio?

Friday, January 26th, 2007

Las universidades suelen ser la vanguardia de lo que en una sociedad va a pasar. Las libertades comienzan a reclamarse en el mundo académico, que por definición ha de ser libre. No es de extrañar, entonces, que cuando una dictadura esté en el camino del triunfo ponga sus ojos en la libertad académica, la diezme y la convierta en una extensión de su propia perversidad. Las universidades también son un microclima social de lo que pasa en el resto de la sociedad: si los universitarios se dividen en bandos, se pegan, se matan, el resto de la sociedad o está ya igual, o va camino de hacerlo.

Dos adolescentes se refugian detrás de unos escombros, que forman parte de una improvisada barricada. Demasiadp jóvenes para estar en la universidad. Foto NYT

En Líbano las universidades han sido escenario de escaramuzas y batallas de una sociedad dividida. La universidad es solo un reflejo de la sociedad libanesa, fragmentada en dos partes a todas partes irreconciliables: por un lado los partidarios del gobierno, suníes y critianos. Por otro lado la llamada oposición, que lleva un tiempo movilizando a los suyos para pedir la salida del gobierno y unas nuevas elecciones. Si el gobierno es suni y cristiano, la oposición es Hezbollah, chii, junto a partidarios de Aoun, principalmente cristianos.

En la parte izquierda de la imagen, los soldados del ejercito; en la parte derecha, estudiantes huyendo de la batalla campal. Foto NYT

Las calles, tras una huelga general convocada por la oposición, se ha convertido en escenario de batalla entre partidarios y detractores del gobierno, con un ejército de por medio, desplegado pero con órdenes de no disparar. Las imágenes que llegan de Beirut recuerdan a las de principios de los ochenta: barricadas hechas con neumáticos quemados, y milicianos guardando el humo detrás. Ayer el balance de la batalla se cerraba con cuatro muertos.

Los líderes libaneses llaman ahora a la retirada de sus partidarios. Quizá ya sea demasiado tarde para controlar a los suyos.

Francia se ha querido volcar en la ayuda internacional a el Líbano, apoyando de forma incondicional a su primer ministro Siniora. Francia lidera la fuerza de la FPNL con 2.000 soldados desplegados en Líbano. España tiene un máximo de 1.100 efectivos desplegados en Líbano.

Lejos, en Paris, parte de la Comunidad Internacional, comprometía una millonaria ayuda para hacer frente a la reconstrucción de Líbano, después de la guerra de los bombardeos, y posterior ocupación terrestre por la parte sur del país, de Israel. Como señala Robert Fisk, todos estos millones no puede cerrar las fisuras entre esta sociedad. Millones por un lado, balas por el otro. ¿Casualidad? Nones.
¿Ayuda o préstamos? Desde luego, préstamos, vendidos a la opinión pública como una ayuda hacia el Líbano. Si el país ya tiene una deuda externa inmensa, esta “ayuda” es solo una dependencia exterior más: suma y sigue para las generaciones venideras, esas que ayer se pegaban en la universidad.
El principal donante ha sido Arabia Saudi, que era ya de hecho el principal acreedor del Líbano, dando 1.100 millones de dólares, de los 5.580 millones comprometidos. El ministro de Asuntos Exteriores saudí, el príncipe Faisal, ha reconocido que recibió una misiva del líder supremo de la revolución iraní, Ali Jamanei, en la que pedía “colaboración entre musulmanes” para poner fin a la calamitosa situación que vive Oriente Medio. “La respuesta fue que si ésta era su intención, sus acciones debían hablar más fuerte que sus palabras y que Irán debía hacer algo para tranquilizar a sus partidarios en la región, y que éste sería el mejor servicio que podía hacerse a la solidaridad entre musulmanes. Esto fue todo”, sentenció el ministro de Asuntos Exteriores.
Líbano hoy es un reflejo más de lo que es Oriente Medio. Suníes y Chiíes matándose en un Irak invadido. En Líbano más de los mismo. Arabia Saudi de un lado, Irán del otro. La simplificación ya está sobre la mesa. Quizá lo que pasó ayer en la universidad beirutí sea solo un reflejo, ya no solo del propio Líbano, sino de toda la región.

Huelga general en Líbano

Tuesday, January 23rd, 2007

El titular, partamos de allí, no es correcto: la Confederación General de Trabajadores, sindicato próximo a Siria, y la oposición, principalmente Hezbollah , han convocado una huelga general, para pedir la dimisión del gobierno actual y la convocatoria de elecciones anticipadas legislativas. De otro lado – ya hablamos pues de dos bandos, y por tanto no general –“las fuerzas políticas de Samir Gegea, la Corriente de futuro de Saad Hariri, los partidos de Kataëb, el Partido socialista progresista de Joumblatt, las direcciones de las universidad, las asociaciones industriales, los comercios, los bancos, los hospitales y el gobierno” han llamado a hacer del martes un día ordinario de trabajo. El primer ministro, Fuad Siniora, ha pedido al ejército y a la gendarmería que se despliegue.
Se trata de, nuevo, de la materialización de la fractura social que vive el Líbano, consustancial a su existencia. Atrás quedó la posible unión nacida durante la guerra contra Israel de este pasado verano. La guerra sigue trayendo cola.
Parte de la solución viene de fuera: Siria, por Hezbollah, y Arabia Saudí que apoya al gobierno. Y todo ello a menos de 48 horas de que se abra en Paris una conferencia de donantes para reconstruir el Líbano de las bombas del pasado verano, que no reconstruirán la fractura social que vive el país, fruto y materialización de los pulsos de poder en la región.

Líbano: un asesinado, demasiados sospechosos

Thursday, November 23rd, 2006

El asesinato del ministro de industria Pierre Gemayel pone al Líbano, de nuevo, ante un precipicio que parece, de nuevo, insalvable. El ministo fue acribillado en su vehículo, sin apenas tenían medidas de seguridad en un país que arrastra una crisis política y una clara fragmentación.

El asesinato llega en un momento en el que Siria, junto a Irán, toman protagonismo en Irak. Muchos señalan a Damasco como el ejecutor de este asesinato; si fuera asi, sería o una irresponsabilidad o un golpe de poder dentro de Siria para deslegitimar a Bashar al Assad en Damasco. La preguta sería clara: ¿el poder en Siria esta atado y bien atado? Sabiendo que iba a ser señalado como el principal sospechoso, el gobierno sirio se apresuró a condenar el asesinato del líder maronita perteneciente a una saga falangista, como bien recuerda Algarabía.

Precisamente la clase política antisiria no tiene dudas: “Parece que el regimen sirio quiere continuar con los asesinatos. Espero más asesinatos pero no importa lo que hagan, por que seguiremos aquí y saldremos victoriosos”, declaraba Jumblatt, líder druso antisirio. La ONU, que ya inició la investigación del asesinato de Hariri, anunciaba que iba a ayudar a Líbano en la investigación de quien puede estar detrás del asesinato de Gamayel.
Si Siria es la sospechosa número uno, es de sobra conocido que Hezbollah es señalada como el brazo sirio e iraní en Líbano. Este asesinato aísla aún más a la comunidad Chií de Líbano; el líder de Hezbollah ni ha llamado a la familia del asesinado ni ha mandado emisarios a los funerales que se celebran hoy. Recordemos que la crisis por la que arrastraba el gobierno libanés se debe, en parte, a la presión de Hezbollah para la creación de un gobierno de concentración nacional.
El que busca una escalada y una división dentro del Líbano, no le puede pasar desapercibida presencia de tropas bajo bandera y mandato de la ONU. Los soldados españoles, desplegados en el sur del Líbano, donde las banderas de Hezbollah hondean de manera ostentosa, han recibido la orden de extremar las medidas de seguridad. Jesús a. Núñez Villaverde en la tribuna libre de El País defiende, acertadamente, un refuerzo de las tropas españolas en Líbano: “El autoimpuesto límite de no desplegar en el exterior más de 3.000 soldados, que más parece un argumento partidista, para evitar ser vistos como más intervencionistas que gobiernos anteriores, que el reconocimiento de una incapacidad operativa real, no puede frenar la voluntad política de contribuir decididamente a evitar el continuado deterioro de una crisis que ocurre ante nuestros ojos.”
En esa misma columna se nos recuerda como el gobierno israelí quedó dañado en la guerra contra Hezbollah éste verano, y puede aprovechar toda esta confusión para terminar el trabajo pendiente. Se enlaza con otra imagen repetida en varios medios es que este asesinato viene a ser como una de las bombas de fragmentación lanzadas por Israel este verano. La hipótesis señala que a Israel no le interesa que triunfe una misión de interposición dentro de Líbano ya que ese sería un modelo a importar para el propio conflicto entre Israel y Palestina.
Demasiados sospechosos – posiblemente se nos escape alguno más – para un asesinato, y sería irresponsable señalar a uno de ellos de manera clara. Transcurrirán muchos años hasta que sepamos quien ha estado detrás de un asesinato que solo busca el estallido de una guerra civil en Líbano, con las facciones sacando las armas de donde las tenían escondidas. El funeral de hoy será una muestra de dolor, de duelo, pero también una muestra de fuerza.