Guerra y Paz

autor

Moeh Atitar de la Fuente

Periodista, fotógrafo y blogger. Más sobre el autor.

  • August 2014
    M T W T F S S
    « Jun   Sep »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Buscar

  • CATEGORÍAS


  • ARCHIVO





  • ADMINISTRACIÓN

  • Instagram
  • Twitter

Archive for August, 2014

Platon fotografía a Snowden

Thursday, August 14th, 2014

Platon es uno de los mejores retratistas de fotografía editorial actual. La revista Wired lo eligió para que firmara el reportaje y la portada sobre el fugitivo número de EEUU, el exagente de la NSA Edward Snowden, huido de su Gobierno y refugiado en Moscú.

La fotografía de portada ha levantado cierta polémica en EEUU: el exagente, para muchos un traidor, para otros muchos un héroe de la libertad de expresión, sale abrazando una bandera de su país, el símbolo que tanto les une. Allí el primer acierto del fotógrafo o/y de la revista, al no hacer solo un buen retrato, sino un retrato con mucho significado.

Portada de Wired

Portada de Wired, firmada por Platon.

El estilo de Platon, tan característico, deja marca en el retrato: el viñeteado es una de sus principales marcas, muy acentuada en esta ocasión. Para gustos colores, pero en mi opinión demasiado acentauda.

EL reportaje también incluye otras fotografías realizadas por Platon. Como podemos ver en el vídeo ‘making of’ de la sesión-entrevista, las fotografías del más reportaje (no del retrato) están tomadas con una Leica (no consigue acertar el cuerpo, podría ser una Leica M9, o la Leica M.Monocromo o otra de la serie M).

Platon fotografía a Snowden con una Leica.

Platon fotografía a Snowden con una Leica.

El tratamiento de la fotografía está muy bien logrado. Si no es analógico, lo parece, con un grano potente y uniforme.

Del vídeo también podemos sacar el esquema de luz que usa para el retrato, tan sencillo como eficaz: fondo blanco, un flash con paraguas en picado, y una ventana al techo para rebotar. Sencillo sí, pero además bien medido.

Esquema de luz de Platon durante al sesión a Snowden

Esquema de luz de Platon durante al sesión a Snowden

Si algo sabe hacer Platon (además de excelentes fotos) es contar la historia que envuelve a los retratos. Dicho en otras palabras: sabe venderse. Allí está la delicia de libro ‘Platon Republic’, con un apéndice donde cuenta la sesiones a personajes de primera magnitud con su puño y letra. Pero también está como contó la sesión a Putin (con los Beatles como estrategia para entrarle al presidente ruso) o a la líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, con supuesta persecución de la policía secreta birmana.

Los niños pixelados

Thursday, August 14th, 2014

La ley en España en relación a la protección de menores es bastante restrictiva: casi no deja lugar a los medios de comunicación a publicar las fotografías de menores si se les puede identificar. Incluso si se tiene  el consentimiento del tutor legal, la Fiscalía puede entrar de oficio si se considera menoscabado el honor del menor. Y hay un miedo instalado a publicar la foto de un niño. Fíjense en la vuelta al cole, en esas noticias en los periódicos, y casi siempre verán a los menores, de espaldas, entrando de la mano de uno de sus padres hacia su centro educativo, mochila arrastras. Todo menos sacarle la cara. Ya ven, en algo tan inocente y tan de niños como ir al cole.

Luego está la coherencia. Si un medio decide  pixelar la cara de los menores, lo debe hacer en todos los casos donde no obre el consentimiento.

Empecemos por un caso de ayer mismo. Una niña llega en una embarcación de plástico a Tarifa.  Llega sin padres, según relato de sus compañeros de travesía. La apodaron ‘Princesa’, para hacer más redonda la historia.  La foto ha recorrido las redes sociales y los medios de comunicación.  Nadie la ha pixelado, ni siquiera en los perfiles de organizaciones de prestigio. No había consentimiento alguno, como marca la ley.  Se podrá argumentar que alguien en su familia la podría reconocer. Un servicio público. A mi me parece un argumento aceptable, pero endeble: los padres de la criatura sabrán que su hija ha llegado con pixeles y sin pixeles mediante.

En ‘El País’ leo la historia de la familia del senegalés Mboca, que consiguieron llegar ayer a Tarifa. La pequeña, de 13 meses, sale sonriente y sin pixelar.  No me llamaría la atención si en ese mismo periódico no hubiera leído el periplo de los dos parejas españolas que han ido a adoptar a Etiopía y se han encontrado con todo tipo de trabas para traerse a los niños asignados. Allí sí, allí el menor sale con la cara pixelada. ¿Unos sí y otros no? ¿Unos han consentido y otros no? Puede, pero también solo puede ser una falta de criterio, como en esta fotogalería de hace unos días, donde el pixel viene dado de agencias y a correr.

No es un debate fácil. A veces hasta caemos en la psicosis del pixel para proteger la imagen de menores. Pero es un debate que está constreñido por lo que dice la ley.

PS: Una anécdota: Hace unos años desapareció una menor. La familia distribuyó la fotografía, que los medios, en un afán legítimo decidieron reproducir. Servicio público, lo llaman. La menor apareció un par de días después. Se había fugado con un tipo mayor de edad. Recuerdo cómo un subdirector me llamó a su despacho: “Quita todas la fotos de la menor y ni pixeles ni hostias”, me dijo, para luego dirigirse a la redactora: “En la noticia decimos que la menor ha aparecido, que está sana y con sus padres. Nada más.”. Es un tipo con criterio.

(*) Los comentarios están cerrados por cuestiones técnicas. Podéis comentar en mi twitter @guerraypaz. Disculpad las molestias.